miércoles, octubre 04, 2006

La diversificación

A veces me pregunto, "¿qué cojones estás haciendo con tu vida?". Luego miro las cajas de libros que llenan mi casa y sonrío. Pues sí, estoy llenando el mundo, en una escala ínfima, de libros. Libros que gustarán, libros que no gustarán. Pero, viva Jacinto Benavente, libros al fin y al cabo.

Y de temáticas diversas. Para muestra, un botón, el de las novedades de otoño de Ediciones Parnaso.



Gel azul, de Bernardo Fernández.

Es ya el número 7 de la colección Vórtice. Cuando empezamos con esta colección, allá por el lejano octubre de 2003, no tenía muchas esperanzas de que nuestra aventura editorial fuera a llegar tan lejos. Pero, a trancas y barrancas (¡un saludo a Pablo Motos!) aquí estamos. Siete números, y el octavo en preparación ("Cristales de fuego", de José Antonio Suárez). Más de lo que podría haber imaginado. Y, cada nuevo volumen que llega a mis manos me llena de una felicidad inmensa, no podéis ni imaginároslo. Como ya dije en otro lugar, es casi un orgasmo.

De este libro en cuestión puedo decir muchas cosas. La primera, que me cautivó. Incluye, entre otras cosas (que tendréis que descubrir vosotros mismos) dos novelas cortas realmente espectaculares. La primera, que da nombre al volumen, es una mezcla de buena ciencia ficción y buenísima novela negra. La segunda, "El estruendo del silencio", fue finalista del UPC del 2004, y es una maravilla sorprendente.

Si no queréis gastaros los trece o catorce euros que valdrá el libro, no problem, pero echadle un vistazo si podéis en casa de algún amigo o en la biblioteca de vuestra ciudad, estoy seguro de que os va a dejar gratamente sorprendidos.

Bernardo es un crack, no digo más. Qué sencillo parece hacer lo que él hace, pero no nos engañemos, no todos tenemos ese don.

Pasemos a la otra colección, Hipocampo:



Nueve contribuciones a la Sociología de la Comunicación, de Varios Autores

Es un libro realmente interesante, una iniciativa de un grupo de estudiantes de los últimos cursos de Ciencias Políticas en la Universidad de Granada capitaneados por Jordi Molina (al que mando un saludo por si lee esto). Son nueve pequeños ensayos acerca de distintos aspectos de la Sociología de la Comunicación, abarcando temas tan diversos como El Graffiti, la información en tiempos de guerra, la repercusión de los medios de comunicación en las mujeres en relación a temas sanitarios, los grandes grupos de comunicación... Realmente interesante.



La Venganza, de Nefer

Nefer es el seudónimo del autor/a que se esconde tras esta obra. Y tras muchas otras obras, me atrevería a decir. Ésta es la segunda parte de un libro que verá la luz a principios del año que viene y que dará mucho que hablar, por lo que se trata de un caso casi único en el mundo, que yo sepa: primero verá la luz la segunda parte y luego la primera. Se trata de fantasía épica en el más amplio sentido de la palabra, con una fuerte base temática en el satanismo, las divinidades duales, etc. No se ha suavizado el argumento (al contrario de lo que ha pasado con la primera parte) por lo que habrá escenas realmente fuertes y difíciles de digerir. O sea, ideal para mentes calenturientas, jeje.



Repaso somero a medio siglo, de C. Díaz Aguado

Será por deformación profesional, pero este libro es de mis favoritos. Narra los hechos acaecidos aproximadamente desde la Restauración hasta el fin de la Guerra Civil desde el punto de vista de alguien que vivió en persona esos acontecimientos. Una obra muy curiosa y muy reveladora.



4, Barview Cottages, Pipinha de Sousa Muchacho

Sin lugar a dudas el libro más extraño que ha publicado Ediciones Parnaso en toda su historia. Está patrocinado por el British Council y por la Unión Europea, y narra las vivencias de una voluntaria portuguesa en Irlanda del Norte. Está escrito en portugués y en inglés, a partes iguales. Ahí queda eso.

Pues nada, por una vez me apetecía hacer un poco de publicidad, qué le vamos a hacer. No me odiéis, esto pasará muy de tarde en tarde (somos Parnaso, no Planeta; sacamos nuevos libros cada cuatro meses... desgraciadamente para los que tenemos que vivir de esto).

Hasta luego.

17 comentarios:

Juan Antonio Fdez Madrigal dijo...

Y todo ello con una pinta excelente... Enhorabuena por vuestro trabajo, debéis estar muyyyy orgullosos :-)

Violante dijo...

¡¡Me ha encantado la portada de Gel Azul!!
Tengo mucho que leer...

Javier Esteban Gayo dijo...

Y la diversificación es muy buena, tú di que sí :) (no, qué va, no es peloteo de escritor con un montón de excelente material publicable, qué va...)

Felideus dijo...

Me sumo a las felicitaciones :)
por cierto, a mí también me ha gustado mucho la portada de "Gel Azul"

Pily B. dijo...

Me sumo a los comentarios ahí arriba expuestos, tanto a las enhorabuenas como a lo de las portadas.

No me extraña que estés orgulloso. Y esto es sólo el principio... ;-)

Abrazos.

escritor1 dijo...

Bueno, haces bien en avisar de tantas novedades. Llevaré un capazo vacío a Dos Hermanas... y una cartera llena, me temo.

escritor1 dijo...

Por cierto... Gracias por especificar que sois Parnaso y no Planeta. Ej que me había confundido... ¡si hasta iba a pedir una cubertería de regalo por el lote!

AMS dijo...

Que catálogo tan interesante. A ver si editais ensayo de CF , que tengo un libro escrito en busca de editor :)

Gilda dijo...

Esa ilustración de Gel Azul me ha recordado a Moebius, qué tiempos. Felicidades por todos ellos (por cierto, si lograste enviarme el que me prometiste, me temo que ya no lo recibiré).

Un beso,

R.

Víctor Miguel Gallardo dijo...

Vayamos por partes, dijo Jack el Destripador:

Juan Antonio: Sí que estoy orgulloso, sobre todo por Vórtice. Hipocampo siempre será el hijo pródigo y Vórtice la niña de mis ojos. :)

Violante: ¿A que mola? Es de un autor mexicano llamado Bachan que ha dibujado o dibuja (según recuerdo) para DC y para editoriales francesas. Es el segundo dibujante profesional de cómic que nos hace una portada (la de "La ciudad de los muertos" es de Barony).

Javier Esteban: ¿Material publicable? ¿Y excelente? Joer, si tienes mi e-mail, ya estás tardando.

Felideus: Me alegro que te guste. Viendo lo que tú eres capaz de hacer con unos lápices (y otras técnicas ;) ), tu opinión me importa. Y mucho. Y, quién sabe, me parece que me ha dicho un pajarito que no vamos a tardar mucho en ver una portada tuya (y/o vuestra) en la colección Vórtice. O sea, que el nivel lo único que va a hacer es aumentar. :)

Pily: Me parece que te lo dije ya una vez: dentro de unos años nos vemos en los Madriles y te invito a sushi en el sitio más caro. Para entonces ya seremos como los directivos de Flaneta, gordos y acabados... pero con la cartera llena. Lo malo es que para progresar tendremos que publicar muchas cosas que no nos interesen lo más mínimo, e incluso que nos repugnen, pero supongo que las reglas del juego son así...

Escritor1 (alias "El niño-sol de los TeleTubbies): Pues llévate una maleta vacía a Dos Hermanas, que entre Raúl y yo te vamos a sangrar. Que lo sepas. Que ya lo tenemos hablado. :P

AMS: Vamos a ver, señor vocal, ¿tiene un libro por publicar y no nos habíamos enterado? :D Eso sí, el ensayo de ciencia ficción no sé si será santo de mi devoción. Los ensayos sobre Tolkien venden bastante, pero el resto... (sí, lo siento, es una actitud muy mercantilista, pero seguimos sin ser Planeta). En todo caso, todo es negociable.

Gilda: Pues has tenido suerte. El libro se envió pero fue devuelto al remitente por un fallo mío (o sea, por un fallo del remitente al poner el código postal).

Que por cierto, yo creo que muchos de los que trabajan en Correos y/o en empresas de mensajería no carburan. Vamos a ver, alma de cántaro, ya sé que suelo equivocarme con los envíos a Madrid y en vez de poner 28000 pongo 18000, que es el código de Granada, y lo mismo me pasa con el 08000 de Barcelona, pero... ¿es que no te puedes leer el resto de la dirección? Comprendo que a la hora de clasificar las cartas pasan absolutamente de las letras para centrarse en los códigos postales, pero el colmo fue una empresa de mensajería que me llamó en plan "Oiga, estamos en Granada intentando entregar un paquete y no existe la calle nosequé". La calle nosequé, que no me acuerdo de la que era, es una calle muy conocida de Madrid. Si te llega un paquete con código postal de Granada pero dirigida a "calle Fuencarral" o "Paseo del Prado", y encima compruebas que esa calle no existe en ese código ni en ningún código de la ciudad... ¿es muy difícil imaginar que es un error al poner el código postal?

Sí, ya lo sé, es una rabieta estúpida, la culpa es del que pone mal el código postal, no del que tiene que adivinar qué dirección es. Bastante tienen ya ellos como para que encima les tenga que exigir que adivinen direcciones. Lo siento, mea culpa.

Pues eso, R., que te lo tendré que reenviar a tu nueva dirección. Y prometo no joderla con el código.

Otro beso para ti.

AMS dijo...

Je, los de correos y los mensajeros muy listos no son.
Envío al MEC, Ministerio de Educación y Ciencia. Calle Serrano 150. Por error se pone 140. Pues el mensjaero no encuentra el Ministerio que es grande, muy grande. Y lo devuelven. 5 días perdidos.
Es que hay que ser imbécil, sobre todo si una vez a la semana mandas por la misma empresa envíos al MEC.

escritor1 dijo...

Lo mismo buscaba un taller de coches... Lo digo por lo de MEC-MEC
:-D

Juanma dijo...

Gel azul está un rato bien. Me la he leído recientemente para hacer el prólogo, y es de lo más recomendable.

Jorl, es verdad, la portada es puro Moebius. No la había visto, pero ahora una frase de mi prólogo tiene más sentido del que yo me imaginaba. :-)

Una penita no poder estar en Dos Hermanas para la presentación del libro. Pero está muy bien, insisto.

Abrazos.

Gilda dijo...

Bueno, yo no me puedo quejar de correos porque, cuando vivía con mis padres, llegué a recibir cartas en las que lo único correcto era mi nombre. Tenían la calle mal escrita, el número equivocado, el piso también y del código postal mejor no hablar. Supongo que el cartero me tenía fichada por la cantidad de correspondencia extranjera que recibía. Le molarían los sellos.

Para enviarme el libro a mi nueva dirección hay que esperar a que se disuelva la cooperativa (se prevé una reunión con ese objeto dentro de 2 meses), se constituya la comunidad de propietarios, se nombre presidente de la misma y éste notifique a correos que en esa dirección vive gente y no ratas.

Me encanta la burocracia.

Pily B. dijo...

¿Y tenemos que esperar hasta entonces? Pues vaya mierda, con perdón.

Por cierto, y no viene a cuento, pero me encanta el avatar de Gilda.

Ciaooo!!

Gilda dijo...

Gracias, Pily B., aunque no venga a cuento.

Anónimo dijo...

"4, Barview Cottages" será uno de los libros más extraños que habéis publicado, pero a mí me parece muy interesante, en especial sociológicamente hablando. Lo de las subvenciones tiene que ver con las necesidades económicas de mi amiga Pipinha, su autora. Conste que no escribo este comentario porque sea mi amiga (aunque la adoro), sino porque de veras creo que su libro nos puede aportar mucho.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...