jueves, diciembre 07, 2006

Ahora resulta...

... que los editores no podemos tener vida.

Ni montar un blog y decir gilipolleces, porque según parece (lo llevo notando desde hace unos meses y en un par de días dos personas me lo han constatado) eso repercute en la opinión que la gente tiene de nuestra editorial. Para bien y, sobre todo, para mal.

Oh. Pues vale.

Entonces podría optar por la opción fácil: cerrar el blog para que Ediciones Parnaso, mi editorial, no se vea perjudicada. Pero eso sería lo más fácil, como ya he dicho, y no me sale de los cojones hacerlo.

Hum... también sería muy fácil dejar de hablar de ciertas cosas. Por ejemplo, puedo dejar de quejarme de que no tengo un puto duro, o de que he empezado a trabajar de camarero por las noches de los fines de semana para poder llevarme algo a la boca y no tener que prescindir, por ejemplo, de editar libros. Pero no sé yo, no sé yo, no me convence tampoco esa opción.

Creo que voy a decidirme por lo más arriesgado: continuar como hasta ahora. Yo diré todas las gilipolleces que me salgan de los santos cojones, utilizaré el lenguaje que me dé la gana en cada momento (soez, culto, agresivo, mimosón) y hablaré de cosas que sólo me interesan o afectan a mí. De mi vida privada, por ejemplo, o de los desvaríos de la democracia o las actitudes fascistas de cada cual o de lo humano y lo divino. Según me apetezca.

También haré cosas nuevas: por ejemplo, mandar al carajo a unos cuantos que yo me sé, por activa y por pasiva, ya sean editores, autores o simples aficionados.

Y, por supuesto, los libros de Vórtice hablarán por sí solos de ellos mismos: si la gente prefiere obviarlos simplemente porque el editor es un capullo, que lo soy, ellos se lo pierden. Todos son tan rematadamente buenos que merecerían la pena aunque los hubiera editado Jiménez Losantos y prologado Pol Pot. Y los que vienen ahora no los desmerecen (que por cierto son de escritores que, desde un primer momento, han comprendido que no somos Planeta y que hacemos esto por amor al arte, ya que estamos; y, en algunos casos, son de escritores bastante más grandes, tanto por calidad como por éxito, de lo que muchos podrían imaginar).

Amén.

15 comentarios:

Alfredo Álamo dijo...

Amén, hermano

Sacamantecas... anonadada dijo...

Ahora no sabe una ni que decir; como en los duelos de los malos, que no sabe una si felicitar a los deudos o darles el pésame.

Anónimo dijo...

je...

Casinoyfurcias dijo...

Parafraseando al sabio filósofo: Tu blog es tuyo y te lo follas como y cuando quieres.

Y si a alguien no le gusta, dos piedras.

Anónimo dijo...

Ea, pues yo digo lo mismo que el señor casinoyfurcias. Y entiendo algo de lo que dices... es increíble, pero en fin, así somos y así lo contamos, como dicen por ahí.

Lo mío no sé si es más patético o no. Como ahora no hago pornografía emocional en mi blog, me tachan veladamente de ególatra. ¡No te jode, y todo porque soy lo más de Zamora y encima estoy buenísima! AAAAAAAAAJAJAJAAAAAAAAAAA, es que me parto, me parto.

En fin, que esto es lo de siempre, que nunca meas al gusto de todos. ¿Ein? Eeeeeeeeh, estoooo, que a mí me encanta tu blog, ea, que ya lo sabes. ;-)

PD: Ya he empezado Gel azul. YUPIIIIIIIIIIII!!

Javier Esteban Gayo dijo...

Don't get set into one form, adapt it and build your own, and let it grow, be like blogger. Empty your mind, be formless, shameless — like blogger. If you put blogger into a cup, it becomes the cup. You put blogger into a bottle it becomes the bottle. You put it in a teapot it becomes the teapot. Now, blogger can flow or it can crash. Be blogger my friend.

Siempre ocurre que alguien lea tu blog y se lleve una impresión muy desacertada sobre tí, pero es lo que hay. El problema de hablar en sitios más o menos “públicos” y el de que haya peña que confunda internet con la vida real. Pero vamos, que llevo leyendo tus blogs desde hace año y pico y compro los libros de Vórtice.

escritor1 dijo...

No te preocupes por tu blog, hombre...
Que yo siempre he tenido una opinión muy pobre de tu editorial y el blog no tiene la culpa.
:-D
Aclaro que todas mis opiniones suelen ser muy pobres. Les viene de clase.

sonia dijo...

Si el que te lo dijera te pagara la hipoteca, te invitara a comer todos los dias en los mejores restaurantes y corriera con todos los gastos de la editorial, a lo mejor se le podia permitir opinar pero aún asi tu vida es tuya y haces con ella lo que te da la gana. Besos y me encanta leer tu blog con tacos incluidos.

Santiago Eximeno dijo...

Te aseguro que aunque hubiera leído este blog (o cualquiera de los anteriores), hubiera publicado con vosotros. Respecto a Parnaso, las ventas, y el editor como personaje público... es el problema de Internet como medio de comunicación. Tú, como bien dices, ni caso.

juaki dijo...

Dos palabras: al carajo.

No los tomes en cuenta, oh amado editor, es que hay gente que no folla, o no se masturba, o no defeca bien a lo largo del días, y, claro, prefiere el sano (y español) arte de escupir culebras por la boca contra aquello que, sencillamente, no comprende. Todo es cuestión de hormonas.

Be Winnie The Pooh, my friend :))

Juanma dijo...

Como dijo Casinoyfurcias: Tu blog es tuyo y te lo follas como quieres. Quien no lo sepa entender, que no entre. Y punto pelota. (Vaya, me salió el gen madrileño.)

José Angel Muriel dijo...

El mundo no deja de sorprendernos.

Soy otro más que te anima a seguir haciendo lo que haces como lo haces y como te gusta hacerlo.

Gorinkai dijo...

Ah, pues no estoy de acuerdo con todo el jabón que está circulando en los comentarios. Es como lo que decían de la mujer del césar: los editores tenéis que ser serios, formales, presentables (a ver cuándo te cortas el pelo, coño), no decir tacos y absteneros de tener blog. O, si lo último es imposible, que estén dedicados a disertar sobre elevados temas literarios (cuanto más teóricos, mejor) y sobre todo, sobre todo, los posts deben ser publicados con una sintaxis, gramática y ortotipografía exquisitas, cuidadas y revisadísimas.

Que luego os despendoláis y pasa lo que pasa.

:-P

Víctor Miguel Gallardo dijo...

Jo, macho, pero es que a mí me gusta despendolarme. :(

Víctor Miguel Gallardo dijo...

Y que me den jabón. O friegas. Mientras sea en pelotas, me vale.

:P

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...