lunes, diciembre 04, 2006

Fin de semana fructuoso

Tenía en la cabeza hacer la broma y titular el post, precisamente, como "Fin de semana fructuoso" y no como "Fin de semana fructífero" porque quería hacer notar una cosa: se suele decir "Fructífero" cuando se habla en positivo, e "Infructuoso" cuando es en negativo. Es lo más común, lo cual no quiere decir que no existan "Infructífero" o "Fructuoso".

Pero como soy un friqui patán con más curiosidad que un gato me he ido a la página de la Real Academia y me encuentro con que:

-Fructífero: Que produce fruto.
-Fructuoso: Que da fruto o utilidad.

-Infructífero: Que no produce fruto ni utilidad.
-Infructuoso: Ineficaz, inútil para algún fin.

Si tomamos fruto como algo metafórico, "Fructífero" sería válido en la mayor parte de los contextos en que se utiliza. En todo caso, creo que debería cambiarse la definición para no inducir a errores.

Dicha esta soberana gilipollez (me hago cargo de que lo es, no me vengáis ahora con remilgos del tipo: "No, no, si ha estado interesante" o "Pobret, si te entendemos"), voy a pasar a relatar mi fructuoso fin de semana.

Jueves: Por la noche Charlotte, Dani y un servidor se van de parranda para ahogar penas (acaban de despedir a Dani, que es mi mejor amigo). La parranda se hace tan prolongada que la noche acaba de forma muy etílica. Tanto que casi da igual comprobar que el gato ha tirado una mesa, el muy hijoputa.

Viernes: Amanece y los tres protagonistas de la noche de parranda se van a un polígono industrial a buscar una empresa de seguridad que busca controladores. Es habitual, hago hincapié, en que cuando uno pierde un trabajo quiera encontrar otro enseguida, más que nada para continuar con el mismo lamentable modo de vida: aunque dicho modo de vida consista en vivir a base de sanjacobos congelados, cerveza del Día y macarrones con atún, uno siempre tiene la sana costumbre de imaginar que incluso esta vida puede ir a peor con un esfuerzo minúsculo por tu parte.

En fin, al polígono; una hora, dos horas, la empresa de seguridad no aparece, las indicaciones no llegan a ningún sitio, no hay empresa, no hay calle, no hay local alguno, la gente no conoce la empresa, se acaba en el McDonalds comiendo carne de ¿ternera? bastante sabrosa (¿o son las ganas de comer después de tres horas dando vueltas por un caos de naves industriales?). Charlotte se va a Málaga, Dani se va a su pueblo, yo me voy al mío. Unas horas después me voy a trabajar, mi primer día como camarero en el pub Organ Jazz (Cenes de la Vega, Granada). Quique, Miguel y yo capeamos el temporal (pese a que se ha muerto un loro, no es coña) de la marabunta de seguidores del grupo local Chicago Rails. Que por cierto ha cambiado de solista femenina. Al tecladista lo ha dejado la novia unas horas antes. La gente pide copas y no cerveza. Hablo con Álvaro, el bajista, al que hacía mucho que no veía, pero se me olvida preguntarle por su padre, un buen amigo nuestro. La noche acaba bien, cobro más de lo previsto, no he probado una gota de alcohol. Felicidad.

Sábado: Amanece, que no es poco. Me voy a un bar del pueblo para almorzar y descubro que el cocinero es nuevo y, a la vez, un viejo conocido mío. Me da comida gratis para reventar. Se lo agradezco de forma torpe y me voy a casa, a dejar pasar las pocas horas que me faltan para volver a entrar al trabajo viendo series estúpidas bajadas del BitComet. Veo "El anillo E", tres capítulos, Dennis Hopper aceptando cualquier estúpido papel, una serie de presupuesto medio y que, ideológicamente, da asco si es tomada en serio. Espero que los guionistas estén queriendo ser irónicos, si no es así, parece diseñada a propósito del entretenimiento de la familia Bush. En todo caso, no me disgusta del todo, incluso me entretiene. Me voy al pub después de cenar, por segunda noche consecutiva, mis adorados fideos Kung Fu instantáneos (ayer curry, hoy ternera). Ya allí, Quique, Miguel, Lucía, y novio de Lucía (ni idea de su nombre) capeamos el temporal de la (ahora sí) marabunta de seguidores del grupo local Contonía (www.contonia.com). Son una especie de mezcla entre La Oreja de Van Gogh y Fito y los Fittipaldis. Me bebo una cerveza y me enamoro de la percusionista. Me bebo otra y me pregunto la razón por la que Fito y los Fittipaldis está triunfando y, en cambio, la gente no conoce a Platero y tú (pregunta para iniciados, me hago cargo, así que explico: "Platero y tú" es el anterior grupo de Fito, y para mi gusto es mucho mejor, ya que considero que es un rock bastante decente en contraposición al de los Fittipaldis, rock para nenas, sin ánimo de ofender*).

Tras la tercera cerveza entro en estado de trance y empiezo a hablar con Ángel, un cliente argentino, de Maradona, de Messi, de Agüero y de la Copa Davis. La cuarta cerveza me sienta de maravilla y, simplemente, desaparezco y despierto en el

Domingo: ... dulce catre. El gato maulla y tira otra mesa. Le doy una colleja y le obligo a tomarse su pastilla (está en tratamiento anti-lombrices, vete tú a saber qué habrá hecho para tener gusanitos en su interior). Me vuelvo a dormir. Me voy a comer a casa de mis padres. A mi hermana le da una crisis de ansiedad. Reprimo la necesidad imperiosa de darle una colleja y me voy a casa. Dejo pasar las pocas horas que me faltan para entrar a trabajar viendo más series estúpidas bajadas de... bueno, ya sabéis como termina la frase. Hoy toca "Fenómenos". O como se llame. Una serie del Sci-fi Channel, titulada originalmente "Miracles", que no me desagrada del todo. Cosas peores se han visto. El gato viene, me mira, y se carcajea de mí. Le doy otra colleja y me voy al pub. Pasa una hora. Pasan dos. Pasan tres. La marabunta de seguidores del pub en sí (y no de los grupos que tocan viernes y sábados) no acaba de aparecer. Me subo al escenario y toco un poco la batería. Entra un tipo, se pide un Beefeater-tónica y se lo bebe (SIN EXAGERAR) en treinta segundos. Lleva prisa. Gastar 5€ en treinta segundos es algo digno de verse. Pongo cara de póker. Entra una pareja y piden un Cacique-cola y un refresco. No me queda Cacique, le pongo Cacique 500 al mismo precio, pero resulta que no le gusta tanto porque está más dulce. Apaga y vámonos. La pareja se va, Prince suena y resuena, y nadie más entra en el garito. Total: 12,50€ de caja (menos de lo que voy a cobrar). El dueño (Miguel) sonríe sin ganas y reprime sus ganas de pegarle una colleja al mundo. Me voy a casa, el gato maulla y se abalanza desesperado contra la última mesa que queda en pie. Le doy una colleja casi sin fuerzas y me siento en la butaca de delante del ordenador que tiene conexión. Fin del fin de semana.**

Ya en /MODE NORMAL: estoy muy contento, me lo he pasado de vicio en el club, he ganado un dinero que me viene muy pero que muy bien, he conocido a muchas personas. No obstante, hecho muchísimo de menos a Charlotte, que se ha ido a Málaga para ver agonizar a su abuelo. Ojalá vuelva pronto, aunque eso sería muy mala señal.

Amén.

* Sí, lo sé, hiero susceptibilidades: "Fito y los F." es un grupo que gusta a todo el mundo. Lo sé, carajo, lo sé, pero a mí me suenan a refrito de refritos, aunque su música no me haga vomitar, eso también lo reconozco. En todo caso, prefiero que me calienten los riñones con una bombona de butano antes que tener que soportarlos más de diez minutos seguidos.

Amén de nuevo. Y un saludo a todos y todas, claro. :-)

** He escrito de un tirón esta entrada. Y no pienso editarla, por muchas faltas de ortografía que haya. Hala.

7 comentarios:

Violante dijo...

A mí me gusta Fito... Aunque entiendo que sus fans plateristas piensen que se ha vendido, que hace música más generalista y suave... En fin :)

Dale un beso a Charlotte de mi parte y disfruta de tu estado de gracia (léase de Rodríguez) :P

Alfredo Álamo dijo...

Yo cada vez que veo a Fito pienso, pero tiiio, cámbiate de ropa, cohones, que ya no tienes veinte años. Y con eso ya me descoloca, no sé en que año vivo y me da una rabia tremenda.

Alfredo Álamo dijo...

...Y me pongo a escribir eso que tú sabes.. muahhahahahaha

Víctor Miguel Gallardo dijo...

:) Hosti... Pues entonces viva Fito (aunque sea como razón causal de eso).

Violante, yo se lo doy de tu parte. ;)

Anónimo dijo...

Vaya, ahora entiendo el último post de Gabriella. Espero que la cosa acabe pronto, aunque sea una putada, pero siempre es mejor que su abuelo agonice sin sentido, ¿no?

Y tu fin de semana, descrito muy a lo Henry Miller, jeje. ¡Me ha encantado! Sobre todo porque, por momentos también durante este finde, he pensado en buscarme también un curro así... lo malo es que no bebo y no tengo ni idea de bebidas, así que para eso, tendría que empezar tomando apuntes y hacer prácticas. AAJAJAJAAAAAAAAA

Me alegro que te lo hayas pasado bien.

Muchos besos, y a Charlotte si hablas con ella.

Víctor Miguel Gallardo dijo...

Me lo he pasado de vicio.

Yo se lo doy a Gabriella de tu parte, gracias. :-)

Víctor Miguel Gallardo dijo...

Y sí, que acabe pronto.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...