jueves, noviembre 30, 2006

El messenger y yo

Me preguntaba hace poco alguien algo así como: "¿Por qué no te veo en el messenger desde hace dos meses?". Yo puse cara de poker, algo bastante estúpido ya que la pregunta se produjo por mail. Veamos, me dije, he estado un mes despreocupándome del messenger (de mi verdadera cuenta de messenger, quiero decir, no de la del trabajo) porque tenía cosas más importantes en la cabeza. Por ejemplo: qué comer, como conseguir dinero para decidir qué comer, qué hacer con mi vida, qué hacer con el puñetero gato que no hace más que meterse en problemas, ese tipo de cosas. Luego, para más inri, mi cuenta de msn caducó, se perdieron todos mis correos electrónicos, mi agenda de direcciones, todo: se me quitaron las ganas de entrar al messenger, ese invento del maligno (aka B. G., of course).

Ahora tengo una cuenta msn-hotmail vacía y una cuenta de messenger llena. Misterios de la existencia. Pero no las uso. Las usaré, supongo, dentro de poco, cuando tenga algo de tiempo libre para gastar. Echo de menos a algunos (y sobre todo algunas, sobre todo a R.) pero, con sinceridad, ahora mismo soy un caos, y el haber perdido la cuenta de msn-messenger sólo ha hecho que el caos aumente. Entre otras cosas.

Volvamos a la realidad. Hoy me ha llamado David, mi drogadicto amigo ilicitano. De Elche, vamos. Estuvo enrrollado con mi hermana unas semanas, luego se hartaron mutuamente el uno del otro y santas pascuas. Yo sigo pasándolo de puta madre con él, de todas formas. El caso es que está aquí mañana. Pues mañana lo veré, carajo.

El lunes por la noche Charlotte y yo fuimos de tapas con Miguel y Vicky, los dueños de nuestro pub favorito. Nos sacan casi treinta años de edad (exagerando, que soy andaluz), pero me da igual: son geniales. Ir con ellos a un bar de cocainómanos no tiene precio (para todo lo demás... venga, cualquiera puede completar la frase).

Ahora viene el comentario friqui: pongámonos dentro de la piel de alguien que no tiene en qué pensar. De repente pueden suceder cosas muy curiosas tales como, por ejemplo, imaginarse pidiendo la ciudadanía de Kinakuta. Pero claro, hay que tener cuidado: Kinakuta es tan real como Latveria (Jack Kirby, Stan Lee, Bernardo Fernández) o Qwghlm (Neal Stephenson). O como Pelargir. O como Macondo (pista para los no friquis). ¿Cuál era el nombre de Oviedo en la otra realidad? ¿Vetusta? ¿Umbría? Lo mismo da que da lo mismo. Lo único cierto, ahora que estoy enfrascado en cierto libro, es que Alan Turing murió como murió: joven y tras haber ayudado a derrotar a los nazis. Joven y tras haber sido medicado para erradicar su homosexualidad. Joven y con pechos que obviamente no deseaba, joven y ultrajado por el país que salvó.

Joven y absolutamente jodido. Y eso que era un jodido genio.

Turing es un héroe. Igual que Círdan. Igual que el coronel que no tiene quien le escriba, o Jesucristo, o Amacaballo Fat, o John Abruzzi, o que tantos y tantos otros, igual que David (mi amigo de Elche) que, involuntariamente, salvan mi vida cada día con una llamada de teléfono, un par de frases impresas en papel ahuesado o una buena frase de guión.

Faltan pocos días para que cumpla años y cada vez soy más sentimental. Puta mierda de hormonas (o de lo que sea).

martes, noviembre 28, 2006

Otra niña

O sea, que luego irán a por el tercero. Y que se fastidie la madre (tener una licenciatura para esto...).

A otra cosa. Según parece, y cito textualmente: "La encuesta se detiene en la Comunidad de Madrid. Esperanza Aguirre registraría un notable incremento de intención de voto, hasta el 55,4 por ciento. Ganaría así nueve escaños más."

La encuesta en cuestión ha sido de Sigma Dos para el diario El Mundo (del Siglo XXI), y la cita la he sacado de Libertad Digital. En todo caso, nueve escaños más para Aguirre (y la cólera de... ah, no, eso era otra cosa) me parece excesivo incluso para un país como el nuestro.

55,4% Vaya. Ni Chaves en sus buenos tiempos.

jueves, noviembre 23, 2006

Los caminos son inescrutables

Reflexión de cinco y media de la tarde: ¿qué tipo de gente llega por error a mi blog?

MADURAS EN DOS HERMANAS
cancion finlandesa pablo motos
masturbo blogspot
como se puede ser tan absolutamente gilipollas
esposas de hermann wilhelm göring
hermann wilhelm göring su hija
requiem por un sueño la pelicula para ver la
me desvirgo mi mama
gilipollas
imposible pasar heroes of might and magic 5
torre eiffel
4+barview+cottages+pipinha
mision 2 los dragones esmeralda
el mono borracho blog
tanto gilipollas y tan pocas balas blog
tanto gilipoyas
tan pocas balas

(Todo ello puesto en Google y buscadores similares. Lo de "Me desvirgo mi mama" me ha dejado k.o.)

(Por cierto que me apunto lo de masturbo.blogspot.com) (Es que quiero crear un blog para hablar de Fórmula1 y coches de competición en general) (Hablo en serio)

Las 7 maravillas del mundo moderno (y otras gilipolleces)

Pues eso. Gracias a Violante, por cierto, por recordarme esta votación. Hacía tiempo que la había olvidado, pero hoy me he encontrado con ella de bruces y me he vuelto a sonrojar.

¡Tachán, tachán! ¡La democracia llega a sus últimas consecuencias!

Pues sí, por votación popular se está intentando elegir, de un total de 21 finalistas, las nuevas 7 Maravillas del Mundo. ¡Ah! ¡Qué guay! (http://www.new7wonders.com/index.php)

Los monumentos (o lo que sean) finalistas son estos. Mi opinión está a la derecha, claro:

-La Acrópolis de Atenas. COÑO, QUÉ MENOS.
-La Alhambra de Granada. ME TACHARÉIS DE NACIONALISTA, PERO COMO MÍNIMO ES LA OCTAVA MARAVILLA.
-Angkor, en Camboya. IMPRESCINDIBLE.
-Chichen Itza, en México. LA HOSTIA EN VERSO.
-El Cristo Redentor de Rio de Janeiro. NO ME LO PUEDO CREER.
-El Coliseo de Roma. ¿ES EN SERIO?
-Los Moais de la Isla de Pascua, en Ecuador. ESTOS DEBERÍAN ESTAR INCLUSO POR ENCIMA DE ESTA VOTACIÓN. MOAIS RULES!
-La Torre Eiffel de París. HOMBRE...
-La Gran Muralla China. SI HUBIERA JUSTICIA EN EL MUNDO (QUE NO LA HAY...)
-Santa Sofía de Estambul. QUITADLE EL YESO Y HABLAMOS.
-Kiyomizu-dera, en Kyoto. ¿HABÍA QUE INCLUIR ALGO JAPONÉS POR COJONES O QUÉ?
-El Kremlin de Moscú. AAAAAAHHHHH (SIN IRONÍAS, SIN SONIDOS ORGIÁSTICOS... SIMPLEMENTE UN AAAAAHHHHH DE SORPRESA)
-Machu Picchu, en Perú. SIMPLEMENTE GENIAL.
-Castillo de Neuschwanstein, en Alemania. AÚN PEOR QUE LA OPCIÓN JAPONESA.
-Petra, en Jordania. ALGO MÁS QUE CURIOSO, SUPONGO.
-Las Pirámides de Gizeh. ESTO YA ERA UNA MARAVILLA. ¿ES NECESARIA LA CONFIRMACIÓN?
-La estatua de la Libertad, de Nueva York. PFFFFF...
-Stonehenge, en Reino Unido. LAS COMPARACIONES SON ODIOSAS.
-La Ópera de Sydney. NO, SI NADIE NIEGA QUE SEA BONITA.
-Taj Mahal, en India. TURISTAS CON BUEN GUSTO LO FRECUENTAN, CUANDO MENOS...
-Tombuctú, en Mali. IN-CRE-DI-BLE (DICHO CON ACENTO MALINÉS) (O ALGO)

En fin, que es de muchas risas que se hayan olvidado de tantos y tantos edificios singulares/espectaculares/especialmente significativos y que, en atención a la corrección política y a la democracia, de repente países como España, Italia, Francia, México, China o Rusia se tengan que equiparar con otros como Alemania, Estados Unidos o... Australia. ¡Australia! Por Dios.

Pues nada. Yo ya voté en su tiempo: Acrópolis, Alhambra, Angkbar, Moais, Muralla China, Machu Picchu y Tombuctú. Sí, sé que me olvidé de Petra, de Gizeh... pero coño, son siete, y doy por sentado que las pirámides saldrán elegidas.

¬¬ Confío en la democracia.

¬¬

¬¬

No, en serio que confío.

¬¬ (Y una polla) (Con perdón)

En fin, en otra página (Howard Hillman's top 1000 wonders, http://www.hillmanwonders.com) se enumeran, divididas en Categoría Oro (1-100), Plata (101-200) y Bronce (201-1000) las mil Maravillas del Mundo. Desafían a contar cuantas has visitado. Pues bueno, pues vale, yo lo hago.

Inglaterra:

-British Museum (Oro)
-Tower of London (Plata)
-Big Ben y Casas del Parlamento (Bronce)
-Buckingham Palace (Bronce)
-National Gallery (Bronce)
-Tower Bridge (Bronce)
-Westminster Abbey (Bronce)
-Windsor Castle (Bronce)

Italia:

-Canales de Venecia (Oro)
-Coliseum de Roma (Oro)
-Casco Viejo de Florencia (Oro)
-Torre de Pisa (Oro)
-Galería Uffizi (Oro)
-El Panteón (Plata)
-La Plaza del Duomo (Plata)
-El Palacio Pitti y la Galería Palatina (Plata)
-Siena (Plata)
-Basílica de San Marcos (Plata)
-La Academia (Bronce)
-Galería Borghese (Bronce)
-Castillo de Sant Angelo (Bronce)
-Palacio de los Dogos (Bronce)
-Capilla de los Medici (Bronce)
-Catedral de Milán (Bronce)
-La Plaza de la Signoria (Bronce)
-La Plaza de España (Bronce)
-Plaza de San Marcos (Bronce)
-Fontana de Trevi (Bronce)

Portugal:

-Monasterio de Alcobaca (Bronce)
-Alfama (Bronce)
-Torre de Belem (Bronce)
-Monasterio de los Jerónimos (Bronce)
-Sintra (Bronce)
-Castillo de San Jorge (Bronce)

España:

-Alhambra (Oro)
-Mezquita de Córdoba (Oro)
-Museo del Prado (Plata)
-Barrio Gótico de Barcelona (Bronce)
-Sagrada Familia (Bronce)
-Plaza Mayor de Madrid (Bronce)
-Palacio Real (Bronce)
-Ciudad Vieja de Salamanca (Bronce)
-Santiago de Compostela (Bronce)
-Alcázar de Sevilla (Bronce)
-Giralda y Catedral de Sevilla (Bronce)

Ciudad del Vaticano:

-Capilla Sixtina (Oro)
-Basílica de San Pedro (Oro)
-Museos Vaticanos (Plata)
-Plaza de San Pedro (Bronce)

O sea, 49 de 1000. Wow. 4,9% de todo lo que, según esta página, merece ser visto (y que incluye cosas como Torremolinos, que sólo conozco desde la autovía). Pasmoso.

----

Con todo, la gilipollez más grande que he escuchado hoy ha sido esta: "El triángulo de las Bermudas", miniserie que está emitiendo Cuatro aquí en España. La chica protagonista, que tiene cuatro títulos (sic), se sorprende de que nosequién, siendo lituano, tenga conocimientos de manejar submarinos "no teniendo Lituania acceso al mar".

Obviamente ninguno de esos títulos eran de Geografía. Y obviamente los guionistas querían que la chica quedara como una imbécil. Si no, no se entiende.

Bah.

miércoles, noviembre 22, 2006

Dejad que los tuertos se acerquen a mí (y más estupideces telegráficas)

Tengo sueño. De ahí lo telegráfico.

He localizado al tuerto, pero me temo que no puedo guardarle rencor. Es un gato que vive junto a nuestra casa. Gris rayado, gordito, bastante curioso aunque por ahora no se acerca a más de dos metros (o sea, uno de esos gatos que, tarde o temprano, acaban comiendo de tu mano). Y sí, lleva exactamente un mes en el vecindario (o, al menos, hace un mes que perdió el ojo, aunque me conozco a casi todos los gatos del vecindario y yo diría que éste en concreto, aun completo, no lo había visto antes).

A otra cosa, que me ha hecho muchísima gracia, por cierto: me recuerdan desde la distancia (vía e-mail) que a) la masturbación ayuda a prevenir el cáncer de próstata; y b) la camarera del bar de al lado de mi casa es, efectivamente, muy apetecible. Y cuando digo que me ha hecho gracia no miento: cuatro de la mañana, abro mi correo electrónico y leo: leer y carcajearme ha sido todo uno.

Lo último: ¡tengo mi propio troll! Siempre había querido tener uno. Hasta ahora lo único que había tenido que se pareciera en algo era aquel americano que me quería matar por blasfemar y reírme del Papa de Roma. Pero no, ahora tengo mi propio troll (sin casino y sin furcias, je) que me trolea en base a lo que digo en mis posts... Joder, estoy hablando en serio, me hace ilusión. Sobre todo si no lo conozco de nada. Si es uno de mis antagonistas de siempre (o sea, de la vida real), pues casi que pierde el encanto. Pero nada, que encantado de tener troll propio en esta humilde cueva.

Y ya. Mañana respondo mails, respondo comentarios del blog, respondo cartas certificadas de la Tesorería de la SS, respondo lo que haga falta. Hoy ya no, hoy ya me voy a dormir. A no ser que venga alguien en los próximos 10 segundos y me quiera cerrar el chiringuito por no adecuarme a la norma ISO correspondiente. Esto último es una pista. Más información... en próximas ediciones. Hasta mañana.

martes, noviembre 21, 2006

Oh, venga

Lo último que quiero ser es elegante. Me conformo con ser educado (o sea, que no hablo con la boca llena a no ser en caso de vida o muerte, y le cedo mi asiento en el autobús a viejecitas, o a chicas embarazadas, cosas así). Ser elegante no sirve para nada: preferiría ser rico, ser el más simpático-y-divertido, ser tan intelectualmente superior que toda la raza humana no tuviera más remedio que idolatrarme, ser tan guapo como BradPitt antes de casarse con una activista coñazo, ser tan atractivo como PaulNewman y Yul Brinner juntos, ser... Pero, qué carajo, me conformo con ser educado. Y, no, no entra en mis planes inmediatos ser elegante. Más que nada porque la gente elegante me la trae al pairo, y lo último que quiero es menospreciarme a mí mismo.

En fin, llevo un mes bastante malo. He sufrido (y sobrevivido a) una gastroenteritis, una HispaCon, una reacción alérgica tras la picadura (casi treinta picaduras, más bien) de una araña, un error grave de planificación, una bancarrota, una borrachera (propia y ajena) mal llevada, un coche roto, la casi-muerte de un familiar cercano, la defenestración de un familiar cercano de un ser querido, incluso que mi gato se escapó e hirió al perro de la suegra de mi casero (incidente nada trivial cuando vives de alquiler, haceos cargo)... Bueno, bueno, poca cosa, pero para rematar este fin de semana he acabado por pillar uno de esos resfriados-gripe-loquesea que te tienen en cama un par de días. Yo de esos habré tenido tres en toda mi vida, pero este año tocaba, por lo visto. Me ha mirado un tuerto, y os juro que si me lo cruzo por la calle le arranco el ojo que le quede. Con alegría, además. Ya os digo, ni lo intento ni lo deseo: la elegancia no está entre mis aspiraciones.

En los últimos días he descubierto una serie que me está salvando un poco la vida. Se llama "Mi nombre es Earl". Es una comedia bastante normalita, pero me gusta su falta de pretensiones. Y, qué coño, lo que más me gusta es que siempre acaba bien: si hay escenas agridulces, son estrictamente temporales, todos los capítulos tienen final feliz. Eso es lo que quiero ver ahora, finales felices y personajes sureños más patéticos que la gente de mi entorno (inclusive yo/especialmente yo, elíjase lo que se prefiera).

Ah, claro, también vi el final de la primera temporada de Prison Break. La serie no me defrauda.

Y también vi el final de la segunda temporada de Los 4400. A los guionistas les calentaría los riñones con una bombona de butano, la verdad. Me gusta la serie, pero las neuronas ya chorrean de tanta incongruencia, vuelta de tuerca, retruécano y albricia, todo en una serie de cuarenta y tantos minutos el capítulo.

También vi la final de SuperModelo 2006. Ah, y el final de Friends (por tercera o cuarta vez). Y no me pierdo un programa de Todos contra el Chef. Como sigo sin sintonizar bien La Sexta (debo ser el único gilipollas en toda España a estas alturas), me conformo con escuchar los capítulos de Futurama... capítulos que ya tengo en DVD, por cierto, lo cual demuestra la estupidez humana. Vi por décima vez o así El Show de Truman, y me siguió gustando. Hoy he visto Vulcano mientras pegaba papel adhesivo en libros (ya os contaré, o mejor no, que se me hincha la vena del cuello), y también vi El Monje, mala a rabiar pero buena para pasar el rato. No he visto ningún partido de fútbol. Ni ningún telediario. El gobierno de Entesa me la repanfinfla. El especial sobre Tony King, también. Veo los diez primeros minutos de Noche Hache, y luego cambio a la teletienda de los canales locales. No veo ya Buenafuente porque a esa hora ya he vuelto a ponerme delante del ordenador. En los últimos seis meses lo único que he escrito son un par de artículos, un poema, y el principio de un par de relatos. Patético.

Pero, ojo, puedo llegar a ser aún menos elegante que todo esto: me masturbo a diario, me pongo muy cachondo con la dueña de la cafetería de al lado de casa (y, a la vez, me maravillo de que esté casada con un cenutrio pitecántropo que apenas si sabe vestirse solo), sueño con darle una hostia de una vez a la estanquera del pueblo (es lo mínimo que se merece alguien a quien visito diariamente desde hace tres años y que jamás me ha saludado), o con hacerle una visita a mis antiguos caseros y decirles cuatro cosas bien dichas, o con pasarme por casa de mi antiguo jefe y reclamarle el dinero que, en justicia, me debe (que no es poco, seguramente, aunque sólo él lo sabe). No, esperad, puedo ser aún menos elegante: me gustaría ir a casa de mis padres para decirles que ellos tienen la culpa de que yo no sea un albañil analfabeto, o un médico, que me tenían que haber dado de palos cuando saqué de la biblioteca el primer libro de Rushdie o de Sagan. Y luego me iría a casa de mi abuelo, y le recriminaría no haber muerto en la estepa rusa en el cuarenta y dos. ¿Qué coño le costaba? Total, aún no había conocido a mi abuela: se habría evitado el nacimiento de al menos una docena de parásitos.

En fin, que no soy nada elegante, pero sí lo suficiente para confesar la razón de la rabieta. Yo venía de la HispaCon, cansado y aturdido. Llegué a casa, sonreí al ver al gato, sonreí al ver que la casa no había ardido, sonreí al ver que todo estaba más o menos como yo lo dejé. Pero, qué cojones... era domingo por la noche y mi cuñado se había bebido mi última cerveza en mi ausencia. Y eso es aún más imperdonable que el culto al ego, la falta de elegancia o el creer que Ángel Acebes es un político honrado. La madre que lo parió.

miércoles, noviembre 15, 2006

Hum... eehh... ¡esto!

Mucho trabajo y poco dinero, pero mi coche ya ha salido del taller y me ha costado 0€. No tenía nada, dice el mecánico. Se calentó el motor porque el depósito del agua no estaba lo suficientemente lleno (y una polla, añado yo). O sea, que no me fío, que el coche va a reventar tarde o temprano y no hay diagnóstico.

De todas formas lo utilizo poquísimo: para ir a casa de mis padres los domingos, o para ir a Pinos Genil (un pueblo que hay a pocos kilómetros del mío y que es el más barato de Granada para tapear) un par de veces al mes. Pues nada, ahora lo cogeré con más cautela aún, y no lo cargaré, que el día que "petó" íbamos tres personas en el coche, aunque en total íbamos a ser cinco, y el maletero iba tan lleno (cajas y más cajas encajadas cual Tetris) que la garrafa del anticongelante iba aplastada contra la puerta, y los triángulos de seguridad (que me parece que llevo tres o cuatro, para que me falten) se habían quedado pegados a una de las cajas como si fueran una calcomanía.

A otra cosa.

En http://yarhel.blogspot.com/2006/11/pasajeros-de-la-habitacin-azul-vctor.html
Yarhel ha hecho un comentario a "Pasajeros de la habitación azul". Su opinión me ha sonrojado, claro, porque cosas como "Todo un conjunto de despliegues argumentales, con un estilo muy característico y muy propio que, a mí, particularmente me fascina que, entre otras características, suele insinuar y a veces dejar un final algo inconcluso a fin de que el lector lo complete", pues nada, que me suben el ego. :)

Y ya paro.

lunes, noviembre 13, 2006

La Ley de Jante

Realmente un decálogo vikingo, dicho esto último con todo el respeto.

1. Du skall inte tro att Du är något.
2. Du skall inte tro att Du är lika god som vi.
3. Du skall inte tro att Du är klokare än vi.
4. Du skall inte inbilla Dig att Du är bättre än vi.
5. Du skall inte tro att Du vet mera än vi.
6. Du skall inte tro att Du är förmer än vi.
7. Du skall inte tro att Du duger till något.
8. Du skall inte skratta åt oss.
9. Du skall inte tro att någon bryr sig om Dig.
10. Du skall inte tro att Du kan lära oss något.

O lo que es lo mismo (la traducción NO es mía, obviamente):

1. No habrás de creer que eres alguien u algo.
2. No habrás de creer que eres tan bueno como nosotros.
3. No habrás de creer que eres más inteligente que nosotros.
4. No habrás de creer que eres mejor que nosotros.
5. No habrás de creer que sabes más que nosotros.
6. No habrás de creer que eres superior a nosotros.
7. No habrás de creer que tú bastas para algo.
8. No habrás de reirte de nosotros.
9. No habrás de creer que alguien se preocupa por ti.
10. No habrás de creer que puedes enseñarnos algo.

Lo cual dice bastante del caracter escandinavo (la Ley de Jante es especialmente popular en Dinamarca y Suecia, y en menor medida en Noruega y en Yorkshire, Inglaterra, a menos que las páginas webs consultadas, que no son muchas, mientan).

Este post viene motivado por la labor de "investigación" que estoy llevando a cabo acerca de ese desconocido país que es Dinamarca. Sí, ME DOCUMENTO SOBRE DINAMARCA, ¿qué pasa?. Y, os preguntaréis, ¿para qué cojones? Bueno, echadle la culpa a Sergio. :-) No digo más.

viernes, noviembre 10, 2006

Hispacon 2006: breve álbum fotográfico

Un servidor y Francesita. Sí, y no hace falta que digáis eso de que tengo melena de cantaor flamenco. Calvos, que sois unos calvos envidiosos...

Francisco, Raúl y Antonio. Fíjaos en la mala cara del señor editor de AJEC. Hay que decir que pasó unos días muy enfermo... Pobre.

Joao Barreiros y señora, indecisos entre pedir pato a la naranja o directamente la cuenta.

Joaquín Revuelta y Ángel Torres Quesada, dos gaditanos de lujo.

Luisa María, Alfonso, Francisco (creo recordar que se llamaba así) y Kiril. Menos mal que en la foto aparece el gran escritor ruso, ya que si no sería difícil identificar esta foto como "de friquis".

Ian Watson y Sue Burke. Él no está posando, no, no...

Bef y Luis Filipe Da Silva, juntos y muy bien avenidos.

Gabriella y Rebeca antes de tomarse a medias una botella de vino.

Violante y Francesita antes de que esta última se tomara una botella ella sola. :-D

Trekkies... pfff... :-P

Alfredo y Sergio, presentando el Visiones. Venga, chicos, sonreid para la foto: ¡el este mola más!

Gabriella y Bef presentando "Gel azul" y hablando de la ciencia ficción mexicana.

La foto más buscada. ¿Dónde esta Wally? (invito a unas cervezas al primero que lo acierte).

Francisco, moi y Felicidad hablando sobre las hispacones futuras. El público se portó bien, pero repito: habría hecho falta más tiempo, y un horario decente (último acto del sábado... no, no es de recibo) para sacarle todo el jugo al tema y haber llegado a más conclusiones.

Santi, Gabriella y Fernando Ángel haciendo como que hacen. :-)

Un momentito para la publicidad...

Bef y Rebeca en la cena de gala.

miércoles, noviembre 08, 2006

Ciencia ficción bélica y Recepción

Y es que parece que me estoy encasillando. No os voy a engañar: me encanta escribir sobre la guerra y sus consecuencias, no tanto hablar de batallas sino de relaciones personales y entramados psicológicos (sic) en tiempos de conflicto bélico. Ya he dicho en otros momentos y en otros lugares que creo que la imaginación y la inventiva se acentúan en tiempos especialmente críticos. Y nada mejor que una guerra para eso.

Acabo de ver "Hijos de los hombres" y, aunque no he leído la novela original, me ha encantado. Sobre todo la ambientación, para qué nos vamos a engañar.

Al grano: mis dos últimos relatos publicados* son bélicos. Y llegarán más. En uno de ellos tenía grandes esperanzas: fue publicado en Artifex 3 (3ª época) y es mi ojito derecho. Se llama "Lo que significa tu nombre", y desde que lo escribí tuve una extraña sensación, una sensación que apenas he sentido en mi vida: la de haber escrito algo que merece la pena ser leído. No es falsa modestia, es realismo puro y duro: se escribe mucha mierda en la ciencia ficción española, y se publica casi cualquier cosa. Tenía la sensación de que, prácticamente todo lo que yo había publicado hasta ese entonces, era sencillamente monstruoso. Mejor o peor escrito, claro, y con ideas más o menos despreciables, pero todo era prescindible. Sin embargo, mea culpa in extremis (que dirían los Mamá Ladilla), tengo que reconocer que "Lo que significa tu nombre", al releerlo, me gustó. Me gustó mucho. Cuando llegó el Artifex a mis manos, y tras volver a leer, ya impreso, el relato, me dije: "creo que he caído enfermo: le veo fallos pero me gusta, carajo".

Publicar en Artifex fue un orgasmo mental de esos que no podéis ni imaginar. De repente ya jugaba en primera división. Soy un friqui irredento, y lector incansable de Artifex desde la mitad de su segunda época, que son unos cuantos años ha, por cierto. Estar allí es... no sé, sólo sería comparable a aparecer en la revista Gigamesh. O en una antología de Minotauro. No sé si me explico. Pensé que el relato era, en mayor o menor medida, digno. Luego, tras leer el resto de relatos, pensé que el mío era de los peores pero que, aún así, no desentonaba del todo. Era legible, el estilo era correcto (para lo que estoy acostumbrado) y la historia, sin ser nada del otro mundo, tenía su aquel.

Estos son algunos de los comentarios que al respecto de "Lo que significa tu nombre" he visto en internet:

"Lo que significa tu nombre de Víctor M. Gallardo es un buen cuento de ciencia ficción bélica. Un episodio de Terminator sólo que muy en serio."
Iván Olmedo en “C”

"Lo que significa tu nombre, de Víctor Miguel Gallardo, nos habla de la guerra, de su sinsentido y de las extrañas relaciones que en ella surgen: “Wilcox no era un buen tipo. Era un cabronazo, un soldado profesional y, desde luego, asesino por vocación. Pero era mi amigo”."
Jesús Lens Espinosa de los Monteros en El Parnaso

"Lo que significa tu nombre confirma, de la mano de Víctor M. Gallardo, [que] en las guerras sólo se pierde. Una visión en primera persona de un soldado que cada vez tiene menos interés por la guerra, sus pensamientos y sentimientos."
Manuel Colmenero en Rojo Fuego de la Sangre

"Lo que significa tu nombre (Víctor M. Gallardo) por desgracia –para mí, claro- toca un tema que me repele profundamente como lector: las historias de trincheras. Ni el escenario ni el protagonista apelan a mis gustos como lector, y ni siquiera los tintes poéticos que endulzan la historia consiguieron resucitar mi interés por ella."
Probot en Sedice


O sea, nada espectacular. Incluso una clara crítica, aunque lo que se valore negativamente sea la temática. Me hizo mucha ilusión, eso sí, una respuesta de un usuario de Sedice (Eumenides creo recordar) a Probot, diciendo que "Lo que significa tu nombre" era uno de los dos relatos de la antología que le hacían pensar que no había malgastado el dinero. Fue increíble leer eso.

En fin, a lo que iba: el otro relato "militar" publicado fue "Yo Winston", que apareció en el fanzine manresano Miasma. Era un relato que, aunque me parecía decente, me suscitaba muchas dudas. No lo hubiera intentado publicar de no ser por Charlotte, por cierto, que me animó a moverlo. Lo hice sin convencimiento, y fue rechazado para el Artifex. Luego lo envié a los chicos de Miasma, convencido de que, con probabilidad, también me lo iban a rechazar. Lo aceptaron, no obstante. Algunos comentarios son estos:

"Aunque no me ha desagradado la prosa de Gallardo, no le he encontrado demasiado bien la finalidad de este cuento corto".
Eloi Puig, La Biblioteca del Kraken

"Arrebatador cuento excelentemente construido tanto en forma como en fondo en que Gallardo muestra sus más amplias dotes de Historiador".
Ángel Padilla, Parnaso:crítica literaria

"Canto antibelicista a medio camino entre «Johnny cogió su fusil» y «1984». En una serie de flashbacks, el autor nos obliga a comparar la vitalidad de una vida normal con el horror de la guerra y el futuro que le espera al protagonista: el soldado Winston García, caído en las calles de Turín. En lo personal, el texto juega con la idea de lo que podría haber sido y no fue; en lo general, con una guerra que puede ser pasada, futura o presente. Un cuento para releer y descubrir nuevos detalles con otros ojos, escrito con un estilo impresionante, directo a la sensibilidad del lector. Afortunadamente, el cuento se incluye dentro de la reciente antología publicada por Gallardo «Pasajeros de la habitación azul»."
Mariano Villarreal, Literatura Fantástica

O sea, una opinión parcialmente negativa, otra positiva pero basada en premisas falsas (ya que el relato no es de tintes históricos, aunque juegue al despiste y a veces pueda parecerlo) y una que es... bueno, sencillamente lo mejor que se ha dicho jamás de algo que yo haya escrito. Una de esas opiniones que te dan ganas de enmarcar y poner sobre el monitor del ordenador, más que nada para recordarte que merece la pena seguir intentándolo. Mariano, que ya había valorado otros relatos míos, y no muy bien, por cierto, es una persona en cuyo criterio confío, y mucho, y ha colocado "Yo Winston" como el mejor relato nacional del año 2006 en el apartado de Revistas de su web Literatura Fantástica (sólo por detrás de sendos relatos de L.Schimel y B.Sue Mosiman, el primero, y Silverberg, el segundo; todo un honor, vamos).

Es curioso como un relato en el que tienes muchas esperanzas puede pasar absolutamente desapercibido, aunque se publique en una publicación "grande", y uno que casi ignoras por prejuicios personales puede gustarle tanto a alguien como para darle una valoración tan fantástica, y eso que ha sido publicado en un fanzine pequeño y que, como quien dice, casi está todavía empezando a labrarse un nombre.

Algo parecido, que no igual, pasó con "Desvío de llamada", que fue poco menos que despreciado aquí en España pero que en Francia obtuvo unas críticas excelentes (sin duda alguna muchas de ellas gracias a la traducción de Fermín Moreno, que de eso sabe y mucho).

Bueno, todo esto viene porque, tras venir de la HispaCon, un conocido fandomita me había enviado un e-mail avisándome de que la antología "Pasajeros de la habitación azul" le había encantado, felicitándome por mi estilo, invitándome a que siguiera así y diciéndome que en breve colgará en su blog una crítica de la misma. Me ha hecho mucha ilusión máxime tras una HispaCon en la que sólo dos personas se han interesado por el libro, y aún más después de que, tras haberlo enviado a una docena de medios "habituales" para ser reseñado, sólo El Parnaso (obvio el enchufe) y Literatura Fantástica (en este caso sólo otorgándole una valoración, la de "Interesante") han entrado en valoraciones. Tenía un gran interés en conocerlas, pero sólo sé que aparecerá algo en NGC3660; del resto de medios no tengo noticia. De hecho, ya ni tengo esperanza en que digan algo, sea bueno o malo, del librito en cuestión.

Es lo malo de ser un fanático de la Teoría de la Recepción: me guío, no por lo que me dictan los sentidos, sino por lo que dictan los sentidos de los demás, sean o no especialistas en el tema (lo de las discusiones de escritor-crítico se lo dejo a otros más entendidos, yo soy muy simple: quiero saber si lo que hago gusta o no, y me da igual que lo diga un Licenciado en cinco carreras de Letras o un ferrallista que tiene un blog casi por casualidad).

¡No me importa que me hundáis con vuestros comentarios! ¡Recepción forever! Ay.

*Realmente lo último publicado se llama "Muchachas perfumadas y maquilladas comen carne de venado casi cruda (o de como preparar un buen chop-suey), aparecido en el volumen especial Hispacon 2006 de la revista Valis. Es un relato bastante atípico en mí, más a estas alturas, y escrito a cuatro manos junto con Charlotte. Pero no es militar, lo juro, aunque algo de política sí que hay. Deformación profesional, claro.

martes, noviembre 07, 2006

Hispacon 2006

Soy de los que más he tardado en decir algo sobre la HispaCon pero, comprendedme, soy un lirón, y llevaba una semana durmiendo menos de tres horas diarias (y eso con suerte), así que desde ayer al mediodía hasta hoy he estado entre sábanas y edredones.

En fin, que iba a hacer una crónica extremadamente completa y profunda de lo que han sido estos últimos días, pero voy a preferir ser escueto.

Para mí la HispaCon empezó el miércoles pasado con la llegada al Aeropuerto Federico García Lorca Granada-Jaén de Bernardo Fernández "Bef" y de su prometida, Rebeca, y ha terminado en la Estación de Autobuses de Granada, ayer sobre las ocho y media de la mañana, dejando a Violante para que volviera a Motril.

Lo primero es lo primero, y es de recibo decir que la HispaCon salió adelante gracias a un grupo de personas muy bien avenidas que, además, han currado de lo lindo. Muchos ya sabréis sus nombres, pero hay tres personas de la Organización (en ningún momento Desorganización, por cierto, aparte un poco antes y durante la Asamblea) en especial a las que quiero mencionar. Bien es cierto que, por ejemplo, Joaquín Revuelta (¡ese Ignotus, pisha!), Rafa Marín, Alfredo Álamo, yo mismo... bueno, hicimos todo lo que estuvo en nuestra mano y dentro de nuestras posibilidades para que todo saliera bien. Joaquín, por ejemplo, parecía estar en todas partes (¿son cosas mías o participó en todas las charlas, conferencias, mesas redondas y, a la vez, se fumaba sus buenos Winston en los balcones?), pero tengo que hacer especial hincapié en Francisco (que tuvo un sábado realmente insoportable, ocupándose de todo el tema de las inscripciones, el recuento de los Ignotus y, finalmente, incluso tuvo que presidir un acto que no le correspondía por incomparecencia del encargado) y, sobre todo, en Gabriella y Alfonso. Dos monstruos, sin discusión (y al que me discuta esto lo mando a la chingada, como diría más o menos Bef). Gabriella hizo todo lo humanamente posible para que las cosas salieran bien. Alfonso, hay que decirlo, fue la piedra angular de la HispaCon: sabía qué hacer en cada momento y cómo debía de hacerse, delegó sólo cuando fue absolutamente necesario (parecía ser capaz de hacerlo absolutamente todo, y además bien) y estuvo a las duras y a las maduras. Alfonso, te lo digo de corazón, sin ti no sé qué habríamos hecho esta panda de imberbes. Sin ti, no me cabe la menor duda, la HispaCon no habría sido el acto modélico que finalmente fue. Te doy las gracias por todo: no sólo eres genial como persona, encantador y simpático aunque tú digas lo contrario, y un tío interesante con el que da gusto conversar; además eres la persona más trabajadora de todas con las que me he cruzado en los últimos tiempos. Mil gracias.

¡Pero basta de mariconadas! La pena fue que, como organizador, y al estar siempre de un lado para otro, no pude más que cruzar un par de palabras con tanta y tanta gente con la que quería pasar más tiempo. Por ejemplo, con Juan Antonio, con Pily, con Santi, Fernando Ángel, David Jasso (al que conocí en persona en la HispaCon y sufrí un "flechazo" instantáneo: es sencillamente encantador, me quedé con ganas de hablar más con él) y con tantos y tantos otros (Álex, Pau, Marisa, Curro, Juan, Ana, Luisa María, Ramón, Felicidad, David, Gorin... paro ya que se me van a olvidar mil y no es cuestión: dejémoslo en que a todos os hubiera querido dedicar más tiempo).

Los invitados de honor: no pude hablar con Richard Morgan, pero Ian Watson es un tío genial y Joao Barreiros es francamente encantador. Una delicia. Bef, y su inseparable Rebeca, son un caso aparte: son dos de las mejores personas que he conocido en mi vida, y lo digo de forma sincera. Desde que llegaron a Granada e intercambiamos las primeras palabras los adoré. Siempre estuvieron dispuestos a echar una mano, ya fuera cargando y descargando cajas, conduciendo (manejando, dirían ellos), o incluso consolándonos y animándonos cuando las cosas se empezaban a poner feas para Gabriella y para mí el día antes de empezar la HispaCon. No tengo palabras para expresar mi gratitud. Son geniales, y punto, y siempre tendrán una casa en Granada para venir cuando quieran.

Hay que dejar clara otra cosa, no sólo la Organización (los que siempre hemos figurado como tal) hizo posible sacar adelante la convocatoria: todos los inscritos lo hicieron. Y, además, hay un puñado de personas que realmente fueron imprescindibles. Por ejemplo, Raquel, siempre dispuesta a echar una mano. Los voluntarios de la biblioteca, entre los que yo destacaría a Carmen y, por encima de todos (y sin desmerecer al resto), Almudena, que fue probablemente junto con Alfonso, Gabriella y Francisco la que más curró en estos tres días. Juan José Parera y Sergio Mars, por otra parte, se portaron como unos campeones y nos echaron una mano, y no al cuello, siempre que lo necesitábamos (y sin pedírselo, ahí queda eso). Raúl y Antonio, de AJEC, como siempre estuvieron dispuestos a ayudar. Y, por encima de todos, y me vais a permitir que haga diferenciaciones, mis adoradas Violante y Francesita, que hicieron más de lo necesario para que los stands de la AEFCFT y de Parnaso nunca estuvieran desatendidos, y que además consiguieron que las ventas en ambos fueran realmente espectaculares. Chicas, creo que no hace falta que os diga que os quiero.

Dick bendito, este post parece más propio de un programa de corazón que de un blog friqui. Pues en fin, qué se le va a hacer, estoy emocionado y agradecido. No os acostumbréis, ya volveré a estar como siempre, cabreado y hastiado.

El año que viene nos vemos en Sevilla, y espero verles el careto a tantos y tantos que este año no habéis podido desplazaros a Dos Hermanas. No digo nombres, sabéis perfectamente a quienes me estoy refiriendo.

Sí, sí, a ti, a ti, por poner un ejemplo.

No, a ti no, que eres muy feo. :)

Etcétera, etcétera. Esta noche me voy a dar el gustazo de clausurar por tercera vez la HispaCon con Gabriella y Raúl, tomarnos una buena cena e ir al cine (llevo diez meses sin ir al cine, aunque lo que hacía antes era más bien trabajar [muchos sabréis que era operador de cabina en un cine granadino]). En fin, au revoir que diría Voltaire...

viernes, noviembre 03, 2006

Mal que bien llegaremos

Mi coche ha dicho "¡basta!" a eso de las diez de la noche. A eso de las once y media ya había alquilado un Renault Scénic para que Charlotte, Violante, Bef, Rebeca y yo mismo podamos estar mañana en Dos Hermanas, junto con todo el material de la AEFCFT (Ignotus incluidos) y de Parnaso.

Os lo puedo asegurar: este día ha sido un INFIERNO. Pero se alivia en parte por las risas en el Carrefour con Violante, por ejemplo. O por poder estar con Bef y Rebeca, dos personas sencillamente deliciosas, de esas que no esperas encontrar. O por la llamada de Txus, recién llegado de Iraq (en dónde ejerce de fotógrafo), asegurándome que mañana nos daremos un abrazo en Dos Hermanas. O por el siempre dispuesto Raúl (Melmek), que siempre está dispuesto a echar una mano. O por los labios de Charlotte.

En días como este, casi que tengo ganas de dormir. Pero merece la pena.

No os leeré hasta el lunes. Deseadnos suerte.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...