miércoles, febrero 28, 2007

Post que no existieron

Tengo en el disco duro unos cuantos "post" que, por una razón u otra, no acabaron de ver la luz. No sé si a alguien le pasará. A veces es la autocensura; otras, cuando sé de sobra que el tema es polémico, lo consulto con Charlotte (que, en efecto, me confirma con su mirada más asesina que el tema es más que polémico, y que mejor hago callándome). Últimamente ha habido dos de esos post que, después de escritos, han desaparecido, confundiéndose con los miles de archivos de "My documents".

El primero, hará un mes o mes y medio, por ejemplo, hacía referencia a los ejemplares de cortesía. Más o menos venía a resumir que, por suerte, siempre he tenido un ejemplar al menos de cualquier publicación en la que he aparecido. Al principio yo ni siquiera sabía que esto fuera así, por cierto: la primera vez que publiqué (más allá de en fanzines locales en los que era parte integrante) fue en "El Melocotón Mecánico", la primera (y recordada) publicación de esa pequeña gran editorial que es Grupo Ajec. Raúl Gonzálvez, al que por entonces no conocía en persona, eligió mi relato "Ad infinitum" para, creo recordar, el número cinco de su fanzine. Enseguida tuve uno en mi buzón. Yo vivía totalmente ajeno a estas lides editoriales, y me pareció un detallazo. Desde entonces me han publicado, ya fueran relatos, poesía, artículos o reseñas, entre otros, el Ayuntamiento de Málaga, Bibliópolis, Gigamesh, la Junta de Andalucía, la editorial Toro de Hierro, Sable, Miasma... y nunca me ha faltado un ejemplar, como mínimo, de la publicación en la que aparecía mi contribución, fuera o no remunerado mi pequeño granito de arena (he de decir que, en justicia, sólo me han pagado por lo que escribo Bibliópolis y el Ayuntamiento de Málaga). Sólo dos veces falló esto, y fue con el diario Ideal (Diario Regional de Andalucía, que se vende en Granada, Jaén y Almería), pero lo entendí: dos relatos míos ("El blues del taxista" y "Papá, ¿por qué me has abandonado?") aparecieron en sendos especiales de Navidad del diario. Tuve que comprar el diario para incluso saber si me habían seleccionado. Lo entendí a medias viendo el volumen de relatos que habían recibido.

Ese post que nunca fue hacía referencia a una de mis últimas publicaciones. Más que nada me quejaba de no haber recibido un ejemplar de cortesía (aunque conste que entiendo las razones), pero sobre todo fue censurado porque daba demasiados datos sobre los inicios de Parnaso y de la revista homónima. No me daba la gana editarlo, así que lo dejé como lo que fue: una entrada en mi blog que nunca se publicaría. Una pena.

El segundo post inédito, hace muy poquito tiempo, fue justo la noche del "Sí" al nuevo Estatuto de Autonomía de Andalucía. Andaba muy cabreado con el mundo y, especialmente, con los andaluces, así que despotriqué de lo lindo sobre la idiosincrasia andaluza, sobre que nos conformamos con ser una comunidad que vive del turismo y manejan desde Madrid, ese tipo de cosas. Escribí el texto de madrugada, pero con buen criterio lo dejé aparcado hasta la mañana siguiente. Al releerlo me di cuenta de que estaba siendo algo injusto (algo), así que nunca verá la luz (entre otras cosas porque no lo encuentro).

En definitiva, me gustaría saber si a vosotros, en vuestros blogs, también os pasa algo parecido. Aunque os parezca mentira me interesa mucho vuestra opinión, más que nada para saber si soy (o no) un paranoico de cuidado.

11 comentarios:

Violante dijo...

Pues a mí también me pasa, querido VMGB. Algunas veces me autocensuro (por muchas razones) y otras me desparecen en el propio blog (véase la última semana de Blogia). En este último caso desaparecieron un par, incluido uno muy significativo para mí, el de Mujercitas: lo he hecho otra vez pero ya no es el mismo. Ni siquiera lo pretendía. Su razón de ser era esa tarde de sábado y murió con ella. RIP.
Me hubiera gustado leer esa opinión tuya sobre el Eztatuto, cachis... Ya me lo contarás con una copilla de por medio ¿sí? ^^

Zapardiel dijo...

Yo me censuro mucho, la verdad. Cada vez que tengo problemas en el trabajo, con los fachas de la universidad o con un gilipollas que grita por la calle "¡a ver si otro día os violo, chochitos!" me entran ganas de escribir varios post de odio concentrado. Sin embargo al final me calmo y las borro porque prefiero que el blog sólo recoja cuentos estrambóticos y fotos del Valle, cuando lo abrí hace dos años y pico no quería que se convirtiera en un basurero de cabreos.

Además, hay cosas de las que no puedo hablar porque soy consciente de que me leen desconocidos (y algún que otro cretino conocido) que sacarían todo de contexto. Bastante especulaciones se han originado ya.

Y yo lo que suelo perder son microrelatos, los escribo para el blog pero luego los guardo en alguna otra carpeta y me olvido para siempre de ellos :D

Silvio Gnisci Morgach dijo...

Todo post parido es bien nacido.
Saludos, conocido de Alsen.

Francesita dijo...

Yo es que ya paso de post polémicos, pero a veces me da la vena, lo que pasa es que como se que no los publicaré, no los escribo. Además, como mi blog está dedicado a los tres o cuatro de siempre, que para eso lo tengo, pues tampoco voy a daros la vara. Además, aquí todos sabemos de que pie cogeamos y tendría poca gracia.

Francesita dijo...

Violante, puedes mándarme la dirección de tu blog? La que tengo, por alguna razón, me dice Not Found... Porfa pleeeeeeaaaase

escritor1 dijo...

Pues yo lo hago al revés... Todo lo malo y censurable, derechito al blog que para eso está. Lo de "ver la luz" porque aparezca ahí más bien es un chiste, jejeje. Que por cuatro que lo puedan leer es como si enterrara mis paridas en lo más profundo del disco duro. Así que sólo dejo de publicar aquello que considero Bueno y Con Calidad Contrastada.
Por cierto, hasta ahora vengo publicando todo cuanto escribo...
:-(

Violante dijo...

Claro guapa. Es http://violante.blogia.com. Es igual, pero cuando se cayó Blogia hace unos días dejó de reconocer la dire que tenías...
Zapardiel tiene mucha razón en lo de los desconocidos... A veces escribimos sin darnos cuenta de que realmente eso lo lee gente extraña. O aún peor: gente que nos conoce pero no son amigos o_0

Doris Day dijo...

Mi experiencia, después de varias peloteras surgidas a raíz de comentarios míos tanto en blog como por mail, es que hay que ser versallesco en las formas... y seguir siendo incendiaria en el fondo :)

Fran Ontanaya dijo...

Antes sí solía guardarme algunas anotaciones cuando se me iba mucho la pinza. A veces las volvía a escribir, aunque en general prefería olvidar el tema.

Pero ahora procuro opinar sólo cuando lo necesito para consensuar una posición con alguien. El resto del tiempo -en público- o trato de ser conciliador o hablo de cosas neutrales. Si en un momento dado opino que algo no está bien y no creo que por decirlo nadie más se vaya a implicar, intento buscar algo que pueda hacer por mí mismo, con la esperanza de que los hechos hablen luego mejor que las palabras.

José Angel Muriel dijo...

A veces guardo borrador de algunos artículos que no me parecen oportunos en un determinado momento, pero finalmente termino publicándolos. De todas formas, mi blog no es una declaración tan sincera de opiniones y principios como puede ser la tuya, así que no hay mucho que censurar o cohibir.

xalabin dijo...

En mi caso, si no publico algo es porque no me convence el estilo y me da pereza cambiarlo, o porque lo he pensado antes y ya no lo mismo al escribirlo.
Nunca por el contenido.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...