jueves, marzo 22, 2007

La única discusión



La única discusión que he tenido con Charlotte, aparte de "´¿Es que quieres capar a mi gato, furcia?´" o "´Hijodeputa, no llames más a Fuengirola ´esa puta playa llena llena de borrachos pedófilos´ o te ahostio´" ha sido por culpa de esta película. "Una historia verdadera", de David Lynch.

Yo no me considero un fan de Lynch. De hecho me la trae al pairo. Creo que es uno de los directores más sobrevalorados (ad infinitum, por cierto) de la actualidad. Me aburre hasta límites insospechables. Cronemberg a su lado es el más coherente de los realizadores de los últimos veinte años. Lynch es un coñazo, Lynch es pretencioso, Lynch es... bueno, cualquiera que haya visto "Mulholland Drive" medio dormido podrá comprenderme: es lo que todo gafapasta necesita para hacerse pajas en el asiento trasero de un Mégane Coupé.

Será que no me considero un gafapasta. O será que no tengo un Mégane Coupé. Un poco de las dos cosas.

La película que me reconcilió con David Lynch es, precisamente, "Una historia verdadera". Empecé a verla con la convicción de que no me iba a gustar, pero estuve durante todo su visionado absolutamente absorto en la belleza de sus imágenes y su mensaje.

(Lo cual no comprendieron mis dos acompañantes de esa tarde, Charlotte y Dani).

Me da igual. "Una historia verdadera" es una película muy superior a la media. Una película bella, emotiva, definitivamente superior. Un goce para todo alma sensible (¡ja!).

Lynch me sigue pareciendo un pretencioso intelectualoide que, sin embargo, supo parir una película que es algo más que perfecta. Cosa que no me pasa con Cronenberg y "Una historia de violencia", probablemente porque éste sí me parece un cineasta a tener en cuenta.

9 comentarios:

Francesita dijo...

"Una historia de violencia" me pareció muy decepcionante. Esperaba más de la película. Al final, sólo me dejó con dos escenas de sexo inusuales para el cine comercial y un final muy poco convincente...
"Una historia verdadera", pues no la he visto, pero ya que dices que está bien, se intentará.

Violante dijo...

Cuando la vea te digo. A ver si me uno al club que discrepa con Charlotte :P
La de Cronenberg me parece soberbia, me encantó, y Ed Harris se sale (como siempre...)

marco antonio raya. dijo...

lynch, como dios que es tiene sus fallos. Al margen de esa discusión en la que -por ahora- no quiero entrar, una historia verdadera es una de las películas más bien hechas en todos los sentidos que he visto. de hecho, su calidad me parece (y me doy hasta miedo diciendo esto, parezco pepero) absolutamente incuestionable.

dios mío, estoy de acuerdo pues con víctor en esto. me lo haré mirar... :P

Alfredo Álamo dijo...

Nah, no te preocupes, también hay gente a la que sólo le gusta la época realista de Picasso. :PPPP

Juanma dijo...

Una historia verdadera es muy buena, y también muy lynchiana. Lo único que la difererencia de sus últimas películas es que se entiende, y por eso no le gustó mucho a sus incondicionales más gafapastas.

De todos modos, mi reflexión mientras la veía era tope friqui:

-¡Jo, qué bonitas son las praderas de Wisconsin! ¡Esto parece una adaptación de Estación de tránsito, de Clifford D. Simak!

:-P

Con Mulholland Drive tuve un momento muy bonito: de cinco que fuimos a verla, cada uno de nosotros sacó una interpretación totalmente diferente.

De Carretera perdida no puedo opinar, porque la vi con uno de los peores dolores de dientes que he tenido en toda mi vida, y no me enteré de nada. Ejem, ya me entendéis. :-P

HK dijo...

Para mi carretera perdida fue una epifania, cambio mi manera de ver el cine.

Aun lo recuerdo como si fuera ayer: las tres de la mañana, sacando la cinta del VHS y pensando "en mi puta vida me vuelvo a comprar una pelicula original sin haberla visto antes la dirija quien la dirija, señor que plasta"

Una epifania, ya digo.

HK

Charlotte dijo...

A mí me pareció soberanamente aburrida y soberanamente empalagosa. Creo que hasta me quedé dormida.

¿Que soy la única? Vale. No discuto su calidad, lo que sí discuto es su capacidad de entretenimiento.

Gandalf Gafapasta dijo...

Una historia de violencia y Mulholland Drive me parecen dos de las películas más salvajes y hermosas de los últimos años.

No eres la única, Charlotte, que se aburrió con Una historia verdadera. Me pareció muy poco verdadera, y sí pretenciosa. Una aparente llaneza para contar verdades de perogrullo. Y sin chispa. Todo lo contrario que M.Drive. No, no voy a pedir cita al psiquiatra. Ni, en realidad, llevo gafas.

sonia dijo...

Es bueno que los directores de vez en cuando nos sorprendan. Hacen que no perdamos la fe.
Hacia mucho que no pasaba por aqui, y como siempre ha sido un placer. Un besote

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...