jueves, junio 28, 2007

De acuerdo con el PP (y que no sirva de precedente)

No, no voy a hablar de los inhibidores de marras, sino de la ley de Paridad (en el ámbito electoral). Como reza el título del post, por una vez, y sin que sirva de precedente, estoy de acuerdo con lo expuesto por el Partido Popular: dicha ley de Paridad me parece una gilipollez, una demagogia de cara a la galería que no se corresponde con la realidad y que, encima, me parece antidemocrática. Explico escuetamente ambos puntos:

-No se corresponde con la realidad porque, para cualquiera que haya tenido algo que ver con la política de base, es evidente que la mayor parte de los afiliados son hombres. Pero el porcentaje es aún mayor cuando hablamos de afiliados que se involucran, que asisten a Asambleas locales, comités, etc. Lo que hay que cambiar es eso: fomentar el interés de la mujer en la política, y fomentar también su participación en los órganos de base de los partidos. Distribuir equitativamente los cargos (o al 60-40) o las listas electorales sin otra variable más que el género no es de recibo.

-Es antidemocrática porque es una discriminación positiva, otra más, y encima nada trivial, y flaco favor le hace la sociedad política a las mujeres con este tipo de actuaciones. Tal y como concibo yo la democracia (ingenuo de mí), todo debería basarse en la igualdad; tal como concibo yo la sociedad perfecta, ésta debería ser una sociedad de mérito, en la que alcancen mayores responsabilidades los que estén más capacitados. Con la ley de Paridad, en mi opinión, nos estamos riendo de ambos conceptos.

El más capacitado será siempre el más capacitado, sea hombre o mujer. El problema de base no es la distribución de cargos y demás, sino los instrumentos que valoran la idoneidad de una persona para desempeñar determinada función. Estos sí que son discriminatorios para la mujer en la mayoría de los casos, y son estos los que tienen que cambiarse. Estas leyes no hacen más que marear la perdiz y esconder el verdadero problema machista: ¿qué Gobierno se va a atrever a exigir a los empresarios que igualen el sueldo de la mujer con el sueldo del hombre, por ejemplo? (1)

Estamos construyendo, como suele ser corriente por estos lares, la casa por el tejado. Es una manera de hacerlo, desde luego, y puede que dentro de un par de generaciones todo se haya normalizado gracias a este tipo de medidas drásticas e injustas. Seguramente. Es una manera de hacerlo, pero no creo que sea la mejor.

---

(1) Para la mayoría de los empresarios, de todas formas, lo ideal sería lo contrario: igualar el sueldo del hombre con el sueldo de la mujer. Obvio.

1 comentario:

abel dijo...

Totalmente a favor, excepto en una cosa: en vez de fomentar el interés de la política en la mujer, habría que rebajar el interés en la política del hombre, y todos igualados. Si a la mujer no le interesan los partidos políticos es porque es inteligente, ¡¡aprendamos de ellas!!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...