sábado, julio 21, 2007

El Juevés de Piqué y la Señorita Rotenmeyer (léase Ro-ten-me-yér). Y, aparte, evangelizando indios.


Cosas del alemán fluído que, ya lo sabéis, me gasto. Lo hablo sólo en la intimidad, más o menos como el catalán de Aznar, el estojanovismo de Titobobb o el clericarismo confeso de mis señores padres (hoy mismo he descubierto que los vecinos los llaman "El cura y la monja", y que piensan que mi padre estuvo muchos años en el seminario...).

Bien, lo de El Jueves. Otra gilipollez más del juez más absurdamente absurdo de nuestro país. Si Garzón sufre de megalomanía (no lo digo yo), ¿de qué sufre Juan del Olmo? Como mínimo (y digo bien: COMO MÍNIMO) es, como diría un inglés, un retentivo anal.

Ajá, Josep Piqué. Uno de los pocos que mantenían cierto grado (ojo, CIERTO GRADO) de cordura en el Partido Popular (añádanse nombres como Celia Villalobos y poco más, tal vez Gallardón en los días en que se levanta, lo digo sin retintín, con el pie izquierdo).

Ojo con la señorita Rotenmeyer. Que Iván Helguera se haya marchado al Valencia me la repanfinfla. De hecho me la repanfinflan tanto Helguera como el Valencia como las operaciones de alto standing de los equipos de fútbol españoles de Primera División. Que Kaká vaya a ir al Real Madrid el año que viene por 105 millones ya me la repanfinfla algo menos: ni los vale ni los merece. No por él, desde luego: las veces que me he ido de copas con el susodicho, que han sido cero, me lo he pasado de puta madre con sus ocurrencias. La cuestión es ¿hasta dónde vamos a llegar en este absurdo que es el fútbol?

Pues hasta el extremo, me temo. El Granada 74, según parece, acabará jugando en Motril. Un pajarito, esta misma noche, me dijo que sería en el Salto del Caballo. En Toledo, vamos, la ciudad imperial, la de las tres culturas, la de las escaleras mecánicas, la de Lucas Corso comiendo tortilla de patatas mezclada con ginebra Bols. Menos mal que no: un Granada 74 (tal como suena) jugando en Toledo sería tan hilarante como (guiño al blog de Charlotte) el gag del spam (del que, por cierto, proviene el nombre del correo basura, ojo al dato para los que no lo supieráis).

Un Granada 74, teniendo en cuenta que el Granada 74 CF quiere ser el equipo de todos los granadinos, jugando en Motril, es más aceptable. Espero ver más de un partido, y más de dos, el año que viene: así aprovecho para ver a Violante. A ver si convenzo a José Antonio (primo hermano mío y me consta que lector subterráneo de este blog) para que se cambie de chaqueta por un día y me acompañe. Seguro que lo pasamos muy bien.

Y reitero que, al igual que la señorita Rotenmeyer era fanática confesa de las compresas con alas, el colirio y las bolas chinas, yo soy defensor a ultranza de

1) la defensa de la libertad de expresión (y el republicanismo soterrado) de que hacen gala El Jueves y la mayor parte de los cómicos gráficos de este país;

2) Piqué, Bono, y todos los que difieren (mejor dicho, TODOS LOS QUE SE ATREVEN A DIFERIR) de la política general de sus partidos;

3) el Granada CF, que es y será el más grande, el que tiene la camiseta más rayada horizontalmente y el que posee (con diferencia) el himno más feo de España.

Filipino hasta la muerte, cojones.

---

PD: Evangelizando indios anoche, en el pub haciendo escuchar a la concurrida audiencia (a la sazón una pareja madrileña y un calvo borracho) a los Foo Fighters, a los Smashing, a los Metallica, a Tori Amos y a Placebo. Así, con dos cojones. Parece que no les molestó demasiado. El alcohol es lo que tiene.

2 comentarios:

Violante dijo...

Jejeje, me ha acordado mucho de ti al leer la noticia del Gr 74 en el Ideal ^^ He pensado "Pues veré a Víctor y a Charlotte más" :P

Parece ser que los peperos costeros son más avispados que los capitalinos, como reza el periódico. Creo que el salitre despabila las mentes...

Viva El Jueves, carajo.

Víctor Miguel Gallardo dijo...

Es que Agustín Bravo es muy bravo. ;)

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...