lunes, octubre 29, 2007

School Days vs Suzuka vs Yamato Nadeshiko Shichi Henge

O lo que es lo mismo, seinen vs shonen vs shojo. ¿Quién ganará esta vez?

School Days (スクールデイズ)



Serie muy atípica ya que no es una adaptación de un cómic, sino de un juego hentai (esto es, de alto contenido erótico) enfocado a chicos. Se hizo altamente popular en Japón y otras partes del mundo donde vio la luz debido a que, de entre los múltiples finales a los que el jugador podía llegar tras el desarrollo de la historia, se incluían tres que eran considerados "malos". Os explico a los que no habéis jugado nunca a este tipo de cosas: normalmente el juego discurre en un tira y afloja del protagonista (que siempre es un chico) con las múltiples chicas que aparecen a lo largo del juego. Unas se harán de rogar más que otras, pero lo habitual es acabar con ellas en situaciones de índole sexual, sean cuales sean éstas. Muchos de los juegos tienen un único final: son los más lineales y sencillos, con poquísimas opciones a elegir que siempre te llevan a una misma "ruta" prefijada por el programador; son muy fáciles de acabar y buscan el calentón rápido y nada más (un buen ejemplo sería "Fatal relations", un juego en el que un chico huérfano es adoptado por una socia de su padre). Otros, más elaborados, te permiten ir progresando de forma más "libre" con las distintas chicas (o, incluso algún chico, como pasa en el ejemplo que voy a dar a continuación), y hay distintos finales en los que el prota acaba con una o con otra o... incluso con varias, que de esto también hay. "True love", un juego excelente para lo que es este subgenero guarrillo, sería el ejemplo perfecto: varias chicas te irán interesando (o se irán interesando en ti), e incluso tu mejor amigo intentará conquistarte. Al final del juego tendrás que declararte a la chica que prefieras, pero hay muchas posibilidades de que, si no has ido con cuidado (y has preferido beneficiarte a todo bicho viviente en vez de ser atento y cuidadoso con las apariencias), te quedes más solo que la una. Muy divertido y recomendable.

"School days", el juego, sigue un desarrollo parecido, y según tus acciones acabarás con una de las dos protagonistas principales (o con las dos a la vez) o con alguna de las muchas secundarias. No obstante, el juego se hizo famoso porque, en vez de incluir finales "malos" en los que el chico no se comía una rosca al final, había tres de ellos que eran "malos" de verdad: suicidios, asesinatos, etc.

La fama del juego subió como la espuma, y surgió la posibilidad de hacer una adaptación para la televisión. Ahí surge "School days", la serie.

No es una buena serie, evidentemente. El proceder de un juego ha sido nefasto para el desarrollo de la trama, que parece justo eso: un juego (seguro que muchos habréis leído algún relato que proceda de una partida de rol; si es así, ya sabéis a qué me refiero: se le ve el plumero a la legua). Los primeros capítulos no están nada mal: el protagonista está enamorado de una chica que todos los días ve en el tren que lo lleva al instituto. Su compañera de banca en clase lo sorprende mirando una fotografía tomada con el móvil, e intercede en la relación, presentándolos. La cosa parece funcionar y los dos empiezan a salir, siempre bajo la atenta mirada de la otra. No obstante, las ganas del chico de ir "más allá" y la timidez de la chica hacen que su noviazgo esté en la cuerda floja, hasta el punto de que la chica que los presentó decida volver a interceder para darle lecciones al chico de qué cosas debe hacer y qué cosas no.

Y ahí acaba lo interesante, más o menos. A partir de este punto el desmadre es casi total, empiezan a aparecer secundarios (perdón: secundarias) que quieren al chaval a toda costa y etcétera etcétera. El chaval, obvio, como todo chaval de quince años, es débil, y la cosa deriva en un "harem anime" (un chico y muchas chicas para él solito) de lo más previsible y estúpido.

No obstante, y dado que la serie es extremadamente corta (sólo doce capítulos) es inevitable querer ver ese capítulo final que, a poco que sepas que la fama de School Days, el juego, era por lo que era, sus sangrientas conclusiones, llevarás intentando averiguar desde que las cosas empiezan a ponerse cuesta abajo para algunos de los protagonistas.

Llegas al capítulo 12, pues, temiéndote lo peor. No decepciona: la cosa acaba como el rosario de la aurora en una conclusión que no aparecía en el juego y que, hay que decirlo, es bastante más gore que la peor de las que el juego tenía. Impresionante.

Recomiendo verla por eso, por ser una rareza. También por su banda sonora (preciosa) y porque, al ser una serie muy corta, te la ves casi del tirón. El diseño de personajes no es nada del otro mundo, pero se deja ver. El diseño de la serie en sí, de todas formas, está por encima de la media, con opening y endings muy bien hechos.

Suzuka (涼風)



Pocas series me han cabreado en los últimos tiempos más que ésta.

Un chico de Hiroshima viaja a Tokyo para estudiar, convencido de que su vida mejorará. Se enamora de una compañera de residencia, la tal Suzuka, una saltadora de altura del equipo del instituto. Él acabará convirtiéndose en velocista para estar cerca de ella, pero parece un amor imposible porque ella tiene un pasado de muchas lágrimas.

Mala cosa que la protagonista, la tal Suzuka, sea insoportable, y que estés deseando que, contra todo pronóstico, el chico acabe con quien debería haber acabado de no llamarse la serie así. Tampoco ayuda que los guionistas se olviden de los secundarios en el último capítulo (capítulo lamentable, por cierto), especialmente de los mejores amigos, ella y él, de los dos protas.

No, pese a ser la típica serie shonen ambientada en instituto, género que siempre me ha gustado mucho, no la recomiendo. Lo de menos es que es adictiva, que lo es, o que tenga el lastre sempiterno de las series de temática deportiva: ignoro como será el manga original (seguramente mejor), pero la serie llega a cabrearte, y mucho. De verdad os lo digo.

Yamato Nadeshiko Shichi Henge (ヤマトナデシコ 七変化)



Más conocida como "The Wallflower", "Perfect Girl Evolution" o "Sunako of Many Forms", esta es de las series más divertidas que han visto la luz en los últimos años.

El argumento es estúpido: cuatro bellos (sic) chicos viven en una mansión. La dueña de la mansión, una extravagante multimillonaria, les manda a su sobrina para que la conviertan en toda una señorita. Si lo consiguen, podrán vivir allí gratis; en caso contrario, el alquiler se multiplicará por tres. La sobrina es, ya os podéis hacer una idea, un esperpento, al menos a primera vista, una chica obsesionada con que es fea, con la muerte y la sangre.

"Perfect Girl Evolution" es absurda hasta decir basta. Las situaciones de la pobre chica fea (que, por supuesto, al final de fea no tiene nada, eso ya se verá desde los primeros episodios) con los cuatro bellezones cabezas huecas son desternillantes. El diseño de personajes es una parodia del shojo clásico de chicos afeminados. La banda sonora recae en Takanashi Yasuharu, lo que ya de por sí es un valor seguro (¿quién no se acuerda de la música de la curiosa "Gantz"?), y se mueve por momentos en el farragoso terreno del rock gótico.

Risas aseguradas. Altamente recomendable, de verdad que sí.

---

NB: Dos de los juegos hentai mencionados, "Fatal relations" y "True love", son descargables gratuitamente desde páginas especializadas en abandonware. El juego "School days", de la compañía Overflow, no se encuentra editado en nuestro país, lo cual no quiere decir que no tenga derechos de autor en curso, que los tiene. La serie "School days", así como "Suzuka", se encuentran subtituladas en español en YouTube. La serie "Perfect Girl Revolution" puede descargarse en páginas especializadas en anime como, por poner un ejemplo, www.mcanime.net, siempre y cuando hay que tener en cuenta que, de ser licenciadas en España, ninguna de estas tres series han de ser ni descargadas ni distribuidas.

1 comentario:

Zuko dijo...

jejeje lo de suzuka cabrea

pero esta bien detro de lo que cabe

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...