viernes, noviembre 30, 2007

Un mes

Un mes me queda en Granada antes de estar, ya definitivamente, malagueñizado (¿se dice así?).

Que nadie lo dude: me voy porque no hay más remedio. Siempre pensé que, si salía de mi adorada/odiada Graná, sería para ir a una ciudad mejor, con mayor ambiente cultural, más marcha y más posibilidades laborales. O sea, Madrid o Barcelona (que me perdonen el resto de ciudades).

No me molesta Málaga, de todas formas, tanto como me molestan (para vivir, quiero decir) otras ciudades. Al menos la conozco bastante ya que desde pequeñito he veraneado en casa de mis tíos (que tenían un piso cerca de la Plaza de la Victoria, aunque siempre acabábamos en El Palo para zambullirnos y en La Merced para devorar pepitos de ternera... qué tiempos, ay).

Hay cosas de Málaga, empero, que no sólo no me molestan, sino que me gustan. Por ejemplo, son más desinhibidos sexualmente. En Granada, como en Bilbao o Pamplona (1), no folla quien quiere, sino quien puede. O sea, pocos. En Málaga parece que no siguen la misma norma: estaré atento a cualquier variación en la tendencia, pero espero que mi llegada a las orillas del Mediterráneo no la invierta. Que todo puede ser.

También hay más trabajo, y mayor nivel adquisitivo. O al menos eso entiendo yo después de visitar bares de tapas de una y otra provincia: en Granada, por euro y medio, tu tubo de cerveza y tu correspondiente tapa no te las quita nadie. En Málaga has de pagar casi el doble por lo mismo (ya que la tapa se paga, y además bastante bien), pero a nadie parece importarle. Ya sé que Granada es una rara avis en cuanto al tapeo se refiere (junto con Almería, Jaén, Ciudad Real, el sur de Madrid o Segovia) ya que las tapas son gratis, suculentas y amplias. Hoy, por ejemplo, después de un periplo en autobús por varios pueblos de la periferia en el que se puede incluir una oferta de trabajo rechazada, una bellísima arquitecta y un choque Guardia Civil-coche lleno de gitanos algo imprevisto, he comido en un bar de mi pueblo. Ojo al dato: 7,80 euros por cuatro tubos de cerveza con sus respectivas tapas de merluza emborrizada (2), callos, pollo frito y carne en salsa. Una pasada. Por eso mismo en Málaga habrías pagado casi el doble (o más del doble, dependiendo del sitio).

Al respecto, me quedo con una frase del maestro Alfredo Álamo hace pocas fechas en el mismo bareto granadino: "Si viviera aquí acabaría con cirrosis". Más o menos literal, lo cual denota que incluso el alcohol está barato (en el bar de enfrente de mi casa actual te cobran una copa a 3,50 euros, ¿a que parece imposible en estos tiempos que corren?).

No, efectivamente, me voy a disgusto de Granada porque, aunque aquí los sueldos son minúsculos, rozando el límite permitido (yo llegué a ganar 540,80 euros cuando el límite salarial era de 540,20 euros, no os digo más), puedes vivir con mucho menos dinero que en el resto de España, esa grande y libre. Puedes cenar y comer y almorzar a base de tapas. Los bares cierran tarde, las cocinas funcionan casi siempre a horas intempestivas, los extranjeros lo copan todo y eso hace que las cosas vayan sobre ruedas, etc.

Amo Granada por las mismas razones que odio Granada. Claro.

Ahora me toca Málaga: veremos a ver qué me depara el futuro inmediato. Me gustaría decir que dejo aquí muchos amigos pero sería mentira porque la mayor parte de ellos ya se fueron de la provincia hace tiempo (casi todos a Madrid y Barcelona, por supuesto). Me gustaría decir que guardo recuerdos imborrables de esta ciudad, pero tampoco haría honor a la verdad porque, recapitulando, Granada me ha dado más momentos malos que buenos. Me gustaría decir, por último, que echaré de menos Granada simplemente por ser como es, imperfecta y divina a la vez. No lo sé. En todo caso, sé que voy a echar de menos Granada, aunque no sepa la razón.

Málaga: ahí voy. Cuidado que mancho (no preguntéis).

(1) Aunque una encuesta reciente dice que el 30% de las pamplonicas han hecho un trío con dos hombres. Hoy mismo lo he leído... y aún me duran las risas, claro.

(2) Emborrizada: o a la Romana, cómo gustéis. O sea, con una cobertura de harina frita.

22 comentarios:

Jafma dijo...

Se dice "boqueronizado", no "malagueñizado" :-)

Yo Málaga no la cambio por ninguna ciudad interior (bueno, Granada no es totalmente interior, pero como si lo fuera). Dentro de lo que es una generalización salvaje, Málaga es bastante más "abierta" y aol mismo tiempo "cálida" (y estoy hablando de un rango de "interiores" que va desde Córdoba a Madrid, que me perdonen los naturales de ambos, con lo que creo que cubro bastante espectro).

Eso sí, si has tenido la oportunidad de vivir en otro sitio (sobre todo si has tenido la oportunidad de vivir en el extranjero), el aborregamiento (o pachorra) que hay aquí choca bastante...

Lo cual constrasta con eso de que es el motor económico de Andalucía... Será porque está llena de extranjeros :-)

supergarban dijo...

O sea, conclusión que saco, ir a Málaga no te molesta porque "más vale malo conocido..." y porque aunque beber y comer es más caro, follar es más fácil.
Gracias por tener ese concepto de mi ciudad, yo creo que tiene más cosas, pero si a ti sólo te mueven tus instintos...

Coco Violante dijo...

Ni Ángel Ganivet lo habría descrito taan bien, Víctor. Granada es una h.. de p... que engancha, para bien y para mal.
Eso sí, todos terminamos volviendo a Granada. Como Miguel Ríos.

Suerte en esta nueva etapa que empieza. Y aprovecha la desinhibición sexual :)

P.D.: En León capital las tapas también son gratis

Víctor Miguel Gallardo dijo...

No, no, vamos a ver, que no me he explicado bien (no eran horas de teorías muy profundas): lo de menos en Málaga es que se folle mucho o poco, cuando menciono la idea de "desinhibición sexual" me refiero más bien a lo que dice Jafma. "Abierta" y "cálida" bien pueden definir Málaga desde este punto de vista, en total contraposición a Granada (Granada capital, ojo), en donde somos cerrados y fríos (la clásica malafollá), nos cuesta (a la mayoría) regalar una sonrisa, cosa que no pasa en Málaga, o iniciar una conversación con algún desconocido en un bar, por poner un ejemplo. En consecuencia, en Granada no se folla porque la gente siempre tiene puesto el automático de "alerta" ante cualquier desconocido, y a veces incluso con los conocidos. Demasiada susceptibilidad, y eso es algo que no voy a echar para nada de menos de Granada. Y no me estoy refiriendo sólo al plano sexual, sino en todo.

Sigo sin explicarme demasiado bien, pero todavía tengo algo de fiebre, jo.

En todo caso, también es cierto que lo que más me repatea, no de Málaga capital sino de las ciudades de la costa, que a fin de cuentas es allí donde aterrizo, es que hay demasiado extranjero. No me gusta absolutamente nada entrar a un bar, por ejemplo, y que nadie hable mi idioma. En Granada hay muchísimos guiris, pero la mayoría son Erasmus que al menos se esfuerzan por chapurrear el español, con mejor o peor resultado.

Y claro que Málaga tiene más cosas: la feria está de puta madre. :P

supergarban dijo...

Museo Arqueológico. Museo Picasso Málaga . Fundación Pablo Ruiz Picasso Museo de Artes y Costumbres Populares. CAC. Centro de Arte Contemporáneo. Museo Municipal de Málaga. Museo Interactivo de la Música (MIMMA). Museo Acuario Aula del Mar. Museo Catedralicio. Museo de Arte Sacro - Abadía Santa Ana. Museo Interactivo de la Música (MIMMA). Museo Acuario Aula del Mar. Principia Museo Int. de Ciencia y Tecnología. Museo Taurino "Antonio Ordóñez”. Museo Flamenco Juan Breva. Varios Museos de Semana Santa. Museo de Bellas Artes. Museo Nac. de Aeropuertos y Transp. Aéreo. Museo Antropológico Montes de Málaga. Alcazaba.. Castillo de Gibralfaro. Teatro Romano. Catedral. Cementerio Inglés. Iglesias y conventos para todos los gustos. Paseo del Parque. Jardín Botánico La Concepción. Jardines de Pedro Luis Alonso. Jardines de Puerta Oscura. Jardines de La Cónsula. Palacio de Buenavista. Palacio de la Aduana. Palacio Episcopal. Palacio Miramar. Sala Falla. Teatro de la Diputación Provincial. Ateneo de Málaga. Centro Cultural Provincial. Teatro Alameda. Teatro Cánovas. Teatro Cervantes. Yacimiento del “Cerro del Villar”. Puente de Santo Domingo. Rectorado de la Universidad de Málaga. Ayuntamiento. Más de 25 salas de exposiciones. Unas 20 bibliotecas públicas. Unos 6 multicines. Más de 80 librerías... ¿Sigo?

Jafma dijo...

Ejem... supergarbarn, no es por fastidiar, pero yo también vivo en Málaga, y he tenido la suerte (o desgracia, según se mire) de vivir en otros sitios, incluido fuera de España, y te aseguro que Málaga no es la que tiene más cosas del mundo entero, ¿eh? Que esa lista que pones puede ser fácilmente superada por ciudades más pequeñas que Málaga. No digamos por otras más grandes.

No sabría decir de Granada en particular porque no he vivido allí, aunque sí la he visitado.

Por ejemplo, Málaga no es la ciudad más cuidada del mundo, ni tiene tantas cosas que visitar como otras (monumentos, etc), a pesar de que tú enumeras unos cuantos.

Sin embargo en Málaga encuentras en general más apertura de miras en la mayoría de la gente que en Córdoba, o como dice Víctor, que en Graná.

También, a veces, y por lo mismo, cada uno va a su bola, hay menos sentimiento de grupo social atado a una ciudad. Pero nadie te mira raro por la calle, lo que está bien.

Por otra parte, malagueño tiene que ser el peine pa que no peine, un dicho que es asombrosamente cierto en muchas ocasiones :-)

Por otro lado, el clima de Graná y otras ciudades andaluzas, al lado del de Málaga, es criminal.

Por otro lado, hay pueblos de Málaga (mucho más bonitos que los de ciudades de más adentro) que más parecen pueblos de Alemania o Inglaterra, pero con buen clima. No digo que eso sea malo, pero entiendo que haya gente que no le haga sentirse precisamente como en casa (nada más empezar, por el idioma). En Barcelona, por ejemplo, que me parece una ciudad fantástica y en la que me he sentido a gusto siempre que he ido, no me gusta nada eso de verlo todo rotulado sólo (o casi sólo) en catalán, porque me hace sentirme fuera y rompe el encanto.

Bueno, que me enrollo. Que lo único que quería decir es que en todos sitios cuecen habas y que no hay nada absolutamente mejor que otra cosa. Y que entiendo perfectamente lo que dice Víctor cuando se refiere a la deshinibición :-)

Charlotte dijo...

Supergarban. He vivido en Málaga y en Granada y por lo que he podido apreciar la oferta cultural de la segunda supera con amplitud la de la primera. Otra cosa es de qué tipo de cultura se esté hablando, claro, pero esa sería una discusión muy larga. No tengo interés en visitar el Museo Taurino "Antonio Ordóñez”, pero sí en que la gente sea agradable conmigo, de la misma forma en que soporto que sean desagradables conmigo si puedo levantarme por la mañana y ver la Alhambra a lo lejos u organizar un recital de poesía sobre la marcha en mi bar favorito. No estamos hablando de oferta cultural, ni se está despreciando Málaga en ningún sentido. Creo que el bloguero aquí presente simplemente ha hecho un baremo muy personal, cada uno tiene el suyo. Desde luego el de los más bajos instintos no es el que suele mover a dicho bloguero, y aunque lo fuera, ¿qué tiene de malo? También podría haber hecho un baremo según el equipo de fútbol, y nadie se hubiera quejado.

Coco Violante dijo...

Solución a la inhibición y al exceso de extranjeros: llevarse guiris de Málaga a Granada para que satisfagan a esas pobres granaínas que sufren la apatía de los machos autóctonos (esos que se asustan si te insinúas con la mirada pensando "¿por qué me mira?¿la conozco?")
^_^
A mí, personalmente, no me gusta demasiado Málaga. Prefiero Granada cien veces, pero es "mi baremo personal" en palabras de Charlotte. Y que conste en acta: los malagueños que conozco son geniales.

Alfredo dijo...

Si Sid Vicious hubiera sido granaíano, no hubiera muerto de sobredosis...

Francisco Fernández dijo...

¿Y ahora con quién me voy yo al "Coffee & Comics"? (Bueno, con mis amigos comiqueros)

Pues nada, Víctor, que te echaremos de menos.

El murmullo de las cucarachas dijo...

En Graná "ló carakoles"...

En Malaga "lá conchas finas"..

Mas claro , el agua... te vas a poner ciego de trios... eso si... dos penes o dos coñitos??..qui lo sa!!!

Un "boqueron" que nació en el Darro y que creció en el Manzanares.. y que resultó ser otro bicho...

Entretenido leerte..saludosss

Francesita dijo...

Jafma, sólo por precisar, en cualquier ciudad puedes encontrar más apertura de miras que en Córdoba... lo sabré yo, hehe.

Víctor, me gustaría decir que sé como te sientes, pero ya sabes que yo raíces tengo pocas. Pero ya sabéis que iré a visitaros allá donde estéis...

Víctor Miguel Gallardo dijo...

Vayamos por partes, que diría Jack el Destripador (qué visto está esto, ya no lo vuelvo a decir). :)

Vamos a ver, lo primero es que, tal y como entiendo yo la cultura no es como una enumeración de museos, galerías de arte y monumentos. No es esa la cultura que más me interesa (lo que no quiere decir que no la tenga en cuenta, ojo). La otra parte de la cultura, que es en la que Granada gana por goleada (y ahí va el exabrupto, aunque no creo que vaya a ser demasiado exagerado) a cualquier ciudad de España que no sea Madrid o Barcelona, no obligatoriamente por ese orden, la forman miles de cosas que, a simple vista, no se ven: tertulias literarias, fanzines, cine-clubs, arte callejero, teatro aficionado, música, grupos de creación literaria, recitales de poesía...

En Granada, de todo esto, hay mil cosas. Luego, pasando justo a lo que culturalmente me ha llamado más la atención desde siempre, que es la música, no creo que haya que ser un lince para darse cuenta de que, para lo pequeña que es la ciudad, hay docenas de grupos, pequeñas salas de conciertos, promotoras musicales, pubs, etc. Que no es raro que los grupos granadinos lleven quince años siendo de los más punteros en pop alternativo, música étnica, blues, pop-rock y metal (eso sí, Málaga nos gana, en mi modesta opinión, en punk y electrónica, por cierto).

Que en fin, que repito, que no subestimo la cultura que puede haber en Málaga, pero creo que Granada tiene mayor oferta (y, repito, que se nos olvida que tenemos tres veces menos población, coño). Es lógico teniendo en cuenta que somos una ciudad universitaria, no hay más historia. Sin la Universidad esto sería un erïal.

Víctor Miguel Gallardo dijo...

Dice Jafma:

Por otro lado, hay pueblos de Málaga (mucho más bonitos que los de ciudades de más adentro) que más parecen pueblos de Alemania o Inglaterra, pero con buen clima. No digo que eso sea malo, pero entiendo que haya gente que no le haga sentirse precisamente como en casa (nada más empezar, por el idioma). En Barcelona, por ejemplo, que me parece una ciudad fantástica y en la que me he sentido a gusto siempre que he ido, no me gusta nada eso de verlo todo rotulado sólo (o casi sólo) en catalán, porque me hace sentirme fuera y rompe el encanto.

Efestevewonder, eso mismo. Sin embargo, a mí en Barcelona me da igual porque no la veo como algo cercano. Es como si fuera a otro país de viaje, me da igual, me curro un poco el idioma y santas pascuas. Pero, como andaluz oriental (de los pocos que ahora mismo en el movimiento autonomista defienden la inclusión, e incluso si se tercia la capitalidad malagueña) que soy me toca soberanamente los cojones los guettos de ingleses, alemanes o finlandeses que hay en Fuengirola y Mijas Costa, por ejemplo, de igual manera que me los tocan los rumanos que no escolarizan a sus hijos y se niegan a aprender el idioma del sitio que les está acogiendo. En contraposición, las comunidades magrebíes y subsaharianas que hay en Granada me gustan por eso mismo: se intentan adaptar, enseñan a sus hijos el idioma, etc. Que aún recuerdo a un chico senegalés, en un ascensor, regañando a su hijito porque me empezó a hablar en su idioma. "No, no, en español, en español", le reprendió. Con dos cojones, claro que sí. Que aprenda los dos idiomas, el de sus raíces y el de donde ha de crecer.

Víctor Miguel Gallardo dijo...

Dice Charlotte:

No tengo interés en visitar el Museo Taurino "Antonio Ordóñez”

Ni yo, ni yo. Pero en todo caso me acabo de enterar de un museo al que sí quiero ir, el Nacional de Aeropuertos y Transporte Aéreo. Me lo apunto, soy así de raro...

Desde luego el de los más bajos instintos no es el que suele mover a dicho bloguero, y aunque lo fuera, ¿qué tiene de malo? También podría haber hecho un baremo según el equipo de fútbol, y nadie se hubiera quejado.

Bueno, no soy quién para opinar pero, efectivamente, a mí los bajos instintos me dan más o menos igual (ahora, otro gallo habría cantado hace unos años... las hormonas, claro). Que vuelvo a repetir que lo de "En Granada no se folla" no hay que tomarlo literalmente, que es una expresión que resume un tipo de afrontar la vida que en Granada es raro...

Y sí, ya que estamos: el Málaga es mejor equipo que el Granada, ¿qué le vamos a hacer? :P

Víctor Miguel Gallardo dijo...

¿Y ahora con quién me voy yo al "Coffee & Comics"? (Bueno, con mis amigos comiqueros)

Francisco, no, hombre, que algún fin de semana (más de los que querréis) estaré aquí. Que mis padres querrán verme, y yo a ellos, claro. :)

(Y ¡maaarcha!)

Víctor Miguel Gallardo dijo...

El murmullo de las cucarachas dijo:

Mas claro , el agua... te vas a poner ciego de trios... eso si... dos penes o dos coñitos??..qui lo sa!!!

Coñe, qué fáciles se ven las cosas... :D

Encantado de tenerte por aquí, cucaracha murmureante... :P

marco antonio raya. dijo...

os vais a málaga... más cerquita entonces (traducción: más comunicación con el aeropuerto, mejor tren desde mi casa de córdoba, coche más cerca...). pero vamos, que me he quedao flipando. porque... ¿es un te vas o un os vais?

marco antonio raya. dijo...

por otra parte, lo único que puedo decir es que los frikis culturetas más fantásticos que me he encontrado en mi vida son granadinos. me regalaron un león de peluche y cantábamos canciones de moda con letras de historia frikis en los previos frikis a extrañas noches de monedas y paté. ñam.

Víctor Miguel Gallardo dijo...

:*) Marco, no digas esas cosas que me pongo melancólico, tío.

Y es un "me voy" porque Charlotte ya se fue hace seis meses (los mismos seis meses que he estado yo en Graná solito y desamparado con el gato, jeje).

Ya sabes que tienes casa, claro. Y en Nochevieja hacemos fiesta. ¿Te apuntas? (Bueno, ¿os apuntáis?)

Jacinto Gutiérrez dijo...

Me topo por casualidad con tu blog y, al leer este post, es como un viaje a mi propio pasado. El pasado se puede superar (sigo hablando de Graná como si solo estuviera fuera por unos días: son ya 22 años), pero no así todas las ciudades. Yo salí de Granada con destino sólo de tránsito (después deberían haber seguido Barcelona, París, Berlín…) a Sevilla. No te contaré mi vida, pero sigo pensando e inevitablemente comparándola con Granada (no me gusta el hedor del azahar y el olor de la mierda y el orín de caballo juntos…). Me quedó con la malafollá frente a tanto gracioso.
A Málaga ni locos: ¡Que gente tan zahurda!
Pero te diré algo hermano: salvo en las ciudades de Calvino, todo es pura soledad y miseria humana.

Anónimo dijo...

I’m nonetheless learning from you, but I’m enhancing myself. I definitely love reading all the pieces that's written on your blog.Maintain the tales coming. I cherished it!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...