lunes, marzo 31, 2008

Ha muerto Artifex


Ya es definitivo. Como anuncia Luis G. Prado, editor de Bibliópolis, Artifex desaparece. Estamos hablando de la que, para mí, es una de las más prestigiosas publicaciones de género fantástico de nuestro país. Una publicación, además, consagrada a las distancias cortas (aunque también se han publicado excelentes novelas cortas) y en la que han publicado la práctica totalidad de los escritores que ahora son consagrados, en ciernes o promesas. Durante los muchísimos años (y las tres épocas) que ha durado el proyecto hemos visto en sus páginas todo tipo de géneros, todo tipo de estilos y todo tipo de perspectivas que, a los que escribimos relato, nos han servido de mucho. Por lo menos a mí, y no soy el único, desde luego.

Siento mucho la desaparición de algo tan grande como Artifex. Y me temo que el relato de género está abocado, lo digo desde ya, a volverse invisible como no cambiemos entre todos de chip o modifiquemos ciertos instrumentos para llegar al público. Los menores de ellos no son, desde luego, los canales de distribución. Tampoco el "gigantismo" novelesco que el lector de a pie parece preferir (yo todavía me estoy pensando mi opinión al respecto). Ha llegado el momento de dar empuje a lo que nos queda, esto son los medios electrónicos. Ya no hay excusa.

De hecho, no sólo no hay excusa: lo que no hay es más remedio.

3 comentarios:

Jafma dijo...

Hey, que blogger se me ha comido el comentario...

Bueno, lo que decía era que creo que no basta con la conversión a Internet; aún así los relatos no funcionan si no son ultracortos. La desaparición es una opción. La conversión en cortos de vídeo, otra ;P

Para mí Artifex también ha sido fuente de hallazgos y sobre todo exigencia. Mala cosa que haya desaparecido, no sólo por la escasez de sitios donde publicar relatos.

Víctor Miguel Gallardo dijo...

No, desde luego. Lo que dice el comunicado de Luis es una verdad como un castillo: sí que han puesto más de un grano de arena y más de dos en fijar un estándar de calidad. De hecho, y lo voy a decir sotto voce, la razón por la que no leía relatos en según qué revistas o en según qué sitios web era porque, como lector de Artifex (y de otras publicaciones que también se han currado y se curran la calidad mínima exigigle), veía el listón muy alto. Que me dolían los ojos al ver otras publicaciones, vamos, ya no sólo por la calidad de los textos, que de eso había de todo para bien y para mal, sino también en la maquetación, la edición de los textos, etc.

Yo, como autor, estoy muy orgulloso de haber publicado en Artifex. Y como lector estoy muy contento por tantos buenos ratos que he pasado leyendo sus páginas.

Javier Esteban dijo...

Pues yo voy a sacar el martillo (pa variar): las revistas del género este, sean en papel, en digital o en youtube no triunfan porque se autolimitan a un público que pasa de leerlas (pero, eso sí, son todo entusiasmo a la hora de que les publiquen en ellas). ¿Solución? Ofrecérselas a otra gente y dejar de concentrarse sólo en listas de correo, en foros, en cuatro blogs... Es una forma de empezar a ser pragmáticos.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...