sábado, abril 05, 2008

¿Qué mató al terrorismo independentista canario?

583 muertos: el famoso accidente aéreo del aeropuerto de Los Rodeos, en Tenerife.

Horas antes el Movimiento por la Autodeterminación e Independencia del Archipiélago Canario (MPAIAC) había hecho explotar una bomba en el aeropuerto principal de Gran Canaria. Tras la amenaza de una segunda bomba, el tráfico aéreo grancanario se desvió a Tenerife. La congestión de aparatos, la niebla, y las prisas (motivadas por la legislación holandesa) del comandante de un Boeing de la KLM hicieron el resto. Dicho avión de la KLM chocó, ya a varios metros del suelo, con otro de la PanAm.

Más de medio millar de muertos contando a los que fallecieron no inmediatamente sino en las horas y días siguientes. Una de las mayores catástrofes aeronáuticas de la historia.

El accidente motivó muchos cambios en las normativas internacionales (sobre todo en las referentes al despegue y aterrizaje de aparatos en condiciones de niebla extrema, así como las que hacen referencia al lenguaje inglés estándar que han de usar tanto desde la torre de control como desde el aparato, algo clave en lo que pasó al no quedarle claro a ninguno de los tres implicados, comandantes de las naves y controlador, qué estaba sucediendo exactamente en pista) y puso en apuros al gobierno holandés, que tuvo difícil justificar su reglamento de aviación comercial (más propio de camioneros, que en cualquier caso pueden encontrar para descansar unas horas un área de servicio, que de comandantes de aeronaves). Lo que todos (o casi todos) los documentales callan es que, evidentemente, el MPAIAC tuvo su parte de culpa en el asunto.

El MPAIAC sigue existiendo. Ha sido refundado recientemente, aunque sus antiguos miembros rechazan dicha refundación. Hay que recordar (o, directamente dado lo desconocido de estos hechos, señalar) que dicho movimiento de liberación tuvo un par de años negros, coincidiendo también con este accidente, en los que un par de sus activistas fueron asesinados por grupos armados entrenados por las Fuerzas de Seguridad del Estado (estamos hablando del final de la década de los 70; el accidente fue en el 77). Al MPAIAC lo mató dicha persecución institucional, el varapalo de los efectos colaterales de las bombas del aeropuerto de Las Palmas y, seguramente, sus propios conflictos internos (que les llevaron a expulsar a su lider meses después del accidente).

Estoy hablando de otros tiempos bastante inquietantes. Cuanto más conozco de la historia de la Transición más me maravillo de que la cosa haya acabado más o menos bien. De que nuestros padres (y nosotros, de niños) no sufrieran una nueva Guerra Civil. De que, aunque nos insistan en que España se rompe, España esté unida y en paz. De que todo no se fuera a la mierda por una razón o por otra.

Ah, también me sorprende que a la gente no le de miedo, como a mí, viajar en avión. Porque yo siento terror, os lo digo en serio (mis viajes Roma-Madrid, Granada-Madrid y Madrid-Vigo así lo atestiguan: te-rror genuino, lo aseguro).

2 comentarios:

Juanma dijo...

Por lo visto, Cubillo sigue dando la nota por las Canarias, va con guardaespaldas a todas partes y seguro que si no estuviera tan mayor conseguiría montar una especie de Batasuna guanche y rascar algún diputado en las autonómicas. Pero, a estas alturas, predica en el desierto.

No sabía que lo de Los Rodeos tuviera que ver con una bomba del MPAIAC. Curioso, porque eso no se cuenta en ningún sitio.

Hubo muchos grupos terroristas durante la Transición; algunos se creían la Baader-Meinhoff, y otros, vaya usted a saber qué. No estaría mal ahondar en la historia de uno de ellos: el Batallón Vasco Español, al que podemos considerar un precedente claro de los GAL... y en tiempos de UCD.

Ir en avión me deja frío: lo paso peor yendo en según qué líneas de autobús, cuando el conductor parece que acaba de ver Speed. De hecho, últimamente me duermo incluso en maniobras de despegue o de aterrizaje. También es cierto que sólo he tenido turbulencias acojonantes en un vuelo. Ahí sí que creía que pasaba algo. Y claro, me acuerdo de las acciones de sabotaje "aéreo" de Tyler Durden en El club de la lucha y, no sé por qué, me intranquilizo aún más. :-P

Víctor Miguel Gallardo dijo...

Tienes razón en lo de que se suele "omitir" la parte de culpa del MPAIAC, de ahí el post.

Y curioso que menciones el Batallón Vasco Español, lo tenía en mente para un futuro post (que seguramente nunca escribiré, cambio de opinión en seguida, je).

Cubillo... je, Cubillo. Me gustaría que hicieran un reportaje de la transición centrado en friquis como él.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...