viernes, mayo 16, 2008

Expediente Pistorius


Oscar Pistorius es un atleta sudafricano que posee actualmente los récords del mundo de 100, 200 y 400 metros lisos en su categoría (dobles amputados de piernas). Llevaba un tiempo pidiendo participar en los Juegos de Pekín en igualdad de condiciones que otros atletas, pero la IAAF siempre ha manifestado su reticencia, emplazándolo a que se dedicara a lo suyo, o sea, los Paraolímpicos.

No obstante, el TAS (tribunal de arbitraje deportivo, el mismo que permitió al Granada´74 inscribirse en la Liga BBVA) ha decidido que Pistorius puede correr en Pekín. La IAAF no ha tenido más remedio que dar su brazo a torcer y darle la bienvenida al sudafricano "a todas las competiciones de este verano", lo que probablemente implica que harán la vista gorda en Pekín para, inmediatamente, modificar las normativas de competición, blindándolas ante futuros "Pistorius".

A este paso, quién sabe si Pistorius será abanderado de su país durante la inauguración. Incluso puede llegar a conseguir medalla, lo que ya sería el acabose. Me explico: creo que la IAAF tiene razón en todo este asunto. Las prótesis que Pistorius y otros atletas paraolímpicos (pocos, y todos con grandes patrocinadores detrás; como Nike con el sudafricano) "calzan", que no son de las que vende mi madre en la ortopedia en la que trabaja, sino caras obras de ingeniera a base de fibra de carbono, los llevan poniendo en ventaja sobre otros paraolímpicos con menos suerte desde hace bastantes años.

Ya en 2007 la IAAF cambió su reglamento para impedir competir a atletas que utilicen "cualquier dispositivo técnico que incorpore resortes, ruedas o cualquier otro elemento que proporcione a quien lo usa una ventaja sobre otros atletas que no usen tal dispositivo". Esto debía haber allanado el camino para que los Juegos Paralímpicos hubieran acabado con el dominio de los "esponsorizados", beneficiando a los atletas que corren con prótesis tradicionales. Lo cual, en mi opinión, es lo justo. Ahora Pistorius le ha dado la vuelta a la tortilla, y competirá de igual a igual con atletas no amputados.

No es una polémica gratuita: cada una de las prótesis transtibiales que Pistorius utiliza pesan del orden de 200 gramos. Por contra, una pierna humana es, calculando a bote pronto, al menos diez veces más pesada (me refiero al trozo de pierna del que carece Pistorius). La fibra de carbono no aumenta o reduce de rendimiento dependiendo de las condiciones climatológicas: el músculo sí. El deporte no es sólo una cuestión de superación, técnica, musculatura y esfuerzo: también entran en juego otras variables, entre las que están el tiempo de respuesta ante un estímulo (que variará según la situación, la concentración...), o la temperatura, humedad y viento en el estadio, o el tipo de material de la pista, etc. Pistorius va a salir con ventaja, igual que lo hacía al competir contra otros que no pueden costearse prótesis tan ligeras.

Salvando las distancias, recuerdo el lío que se montó cuando Induráin, montado en aquella maravillosa bicicleta, la Espada, batió el récord de la hora. Muchos se preguntaron si era un récord lícito. Muchos dijeron que no, que partió con ventaja. Luego, al poco tiempo, me parece que fue Rominger el que pulverizó el récord, y en una burra bastante más modesta. Lo cual también da que pensar.

Editando: Va a ser difícil que Pistorius participe en los 400 metros, que es su prueba favorita, ya que se encuentra lejos de su mejor forma y su marca personal no llega al mínimo olímpico. Sí podrá participar, si Sudáfrica lo convoca, en el relevo 4x400. Ahora hay que ver si se atreven. Pistorius, en todo caso, ha dicho esta tarde que, sea en Pekín o en Londres (los siguientes JJOO), ya está un poco más cerca de cumplir su sueño.

4 comentarios:

Santiago Chiva de Agustín dijo...

Que el atleta sudafricano Óscar Pistorius, pueda participar en los Juegos Olímpicos de Pekín es, en mi opinión, muy buena noticia. Ha dado un paso más para que los derechos de los discapacitados sean plenos. Sin embargo, hoy mismo sale en los medios otra noticia: una empresa granadina espera diagnosticar el Síndrome de Down a las siete semanas de embarazo. El diagnóstico prenatal del síndrome de Down, enfermedad incurable, puede tener dos finalidades. La primera, muy improbable, es que los padres se preparen psicológicamente para tener un hijo enfermo. Por desgracia, en casi todos los casos va dirigido a ofrecer a los padres la posibilidad de abortar en caso de enfermedad del hijo. Oscar Pistorius no es Down, pero con su enfermedad detectada con diagnóstico prenatal hubiera sido abortado, si sus padres no hubieran sido generosos y valientes. Los discapacitados, para nacer, tienen delegados sus derechos en sus padres; son de segunda categoría. Pistorius ha superado muchas pruebas para ir a Pekín. Esperemos que su ejemplo sensibilice a la sociedad con los discapacitados, para que no tengan que seguir dependiendo de la generosidad de sus padres para vivir.

Un saludo desde Granada
Santiago
www.opinionciudadano.blogspot.com

Anónimo dijo...

uhmmm, sólo una corrección. LA bici de Indurain era la espada...
no tengo muy clara mi opinión al respecto del tema pistorius

don jorge

Víctor Miguel Gallardo dijo...

Uuups, correcto. Espada. Edito.

alakazaam! dijo...

el no tener tobillos retrasa la salida una barbaridad y le aleja bastante de esa posibilidad de ganar la medalla, que del modo que queda comentao,parece que casi te molesta, jefote. En mi opinión, honestamente, el enfoque se te va un poquillo. Hablas de la doble amputación casi como si fuese una ventaja, por el peso que aligera "de jamón", y la verdad, no veo yo que los atletas vayan por ahí cortándose las piernas para ganar unas décimas, hombre ya X P

Que el anticristo nike aproveche la coyuntura para esponsorizarlo no le quita méritos para nada, hombre, y tampoco nos pilla de nuevas, ¿a que no?

este hombre va a escribir una página en la historia del deporte. Que ese sí es el protagonista.

Saludos, y disculpa por las puntillasm :S

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...