sábado, octubre 04, 2008

Arranca la ACB... con lío


Hace media hora ha empezado una nueva temporada de baloncesto en España. La liga ACB, la segunda más poderosa del mundo sólo por detrás de la NBA, ha dado el pistoletazo de salida precisamente en el Palacio Municipal de los Deportes de Granada con un partido entre el Cebé, que salvó los trastos a última hora la temporada pasada (incluso llegué a mandarle un sms de descenso a Juanma, ahora que lo recuerdo, cuando perdimos contra Estudiantes), y el Bruesa.

El Granada, por cierto, ha hecho una plantilla algo más compensada que otros años. Los fichajes son buenos, sobre todo el de Pablo Aguilar (que vuelve a casa tras su paso por el Real Madrid... y que no creo que aguante en el Cebé más de una temporada o dos, dado su potencial) y el de Jimmy Lee Hunter, que tiene experiencia de sobra y también indudables cualidades. El resto del grupo, es decir, el medallista olímpico Gutiérrez, el crack Borchardt (pero "crack" sirve, en este caso, para definir a un fuera de serie y también como onomatopeya de lesión), Scepanovic, Gianella, Cherry, Martin, Jasen, Maric, Videnov y un jovencísimo base motrileño, Jorge Fernández, que es toda una incógnita para mí.

No debería haber muchos problemas para salvar la categoría un año más, pero el sabor es agridulce: dejar marchar a Andrea Pecile, y encima rumbo a Sevilla, con lo que nos jode eso, es algo más que un error. Pecile ha dado muchísimo a este club, y se merecía, ya no sólo una renovación con serpentinas y confeti, sino el mismo trato de cariño por parte de club y público que Borchardt. Lo mínimo. Ahora hará de las suyas en el Cajasol.

Volviendo al tema de la ACB, la crisis también ha tocado de lleno esta competición. El Girona ha abandonado la ACB debido a las deudas de un proyecto colosal con pies de barro: los de la construcción en nuestro país. Akasvayu, promotora inmobiliaria que intentó hacer del CB Girona uno de los grandes equipos de nuestro país (con bastante éxito, por cierto), ha terminado por mandar a la cuneta a uno de los equipos clásicos de la competición. Echémonos a temblar si los popes del ladrillo se siguen acercando a nuestro deporte favorito. Yo ya estoy temblando: el dueño del CB Granada, el inmortal y osado JJ, también es constructor. Ay.

Pero el lío viene tras la pretensión de crear una Euroliga, en un futuro muy próximo, con caracter cerrado o semi-cerrado. Una NBA europea, vamos, en la que los mejores del continente puedan luchar a tiempo completo entre ellos sin tener que desplazarse a Murcia o Málaga, que ya se sabe que los de provincias de esto no tenemos ni idea. Tres equipos españoles, Real Madrid, Barcelona y TAU, están incluídos en la lista provisional de "equipos Euroliga". A los históricos de la ACB, léase Joventut, Unicaja y Estudiantes sobre todo, no les ha hecho ninguna gracia: ni la propuesta, encabezada para más inri por un español, ni que se les haya dejado fuera. No nos engañemos, si cualquiera de estos equipos hubiese sido tomado en cuenta, otro gallo nos cantaría ahora.

Pero no. Corren rumores de secesión. Una ACB sin Barcelona, Real Madrid y TAU estaría más que coja, pero podría subsistir, por lo menos a nivel de patrocinios y público. Pero nos olvidamos de la televisión: ¿estarían tan dispuestos a soltar la pasta que sueltan ahora si, en contraprestación, no se puede echar mano de un Madrid-Barça para rellenar parrilla? Por mucho que nos duela, un Joventut-Pamesa o un Unicaja-Estudiantes, que son partidazos, no "venden". Sí a nosotros, que nos tragamos cualquier o casi cualquier partido, y que cuando podemos vamos a las canchas, pero no al resto de ojeadores ocasionales por televisión, que son muchísimos. En cambio, imaginaros una liga europea con los tres equipos españoles más el CSKA, Maccabi, Siena, Panathinaikos... Monstruoso.

La solución a la salvación de la ACB, si la Euroliga es cerrada, es clara: los tres equipos españoles implicados podrían tener dos plantillas y competir en las dos competiciones. Eso implicaría un desembolso bestial para ser competitivos en ACB y Euroliga, pero se puede hacer, creo. El problema es que esto no es del agrado del resto de equipos, que se verían limitados a la ACB y no tendrían ninguna forma de acceder a la máxima categoría. Se está planteando que la Euroliga sea semi-cerrada, es decir, que haya un grupo de "grandes" con la plaza asegurada (16 de los 24 equipos, según parece) y que el resto de plazas se adjudiquen entre los mejores equipos de las competiciones nacionales. Sigue existiendo el agravio comparativo y, encima, es aún peor para la ACB: si el Cebé, o el Joventut, o el Estu, un año concreto son los mejores de España, ascenderían a la Euroliga del año siguiente. ¿De dónde salen los fondos, para estos equipos más modestos, de dos plantillas competitivas? Sacrificarían la ACB por la Euroliga, lo estoy viendo venir, harían el ridículo en la ACB y, encima, a no ser que ganaran la Euroliga perderían la plaza para el año siguiente.

Todo esto me recuerda a aquella liga europea de fútbol americano que se montó: una traca vacía y sin sentido que sólo va a servir para endeudar a los clubes europeos que no tienen petro-euros o equipos de fútbol multimillonarios detrás. Y todo, como casi siempre, por querer parecernos a los yankees.

No aprendemos, no.

PD: Agónica victoria al final del Cebé. Muy bien Hunter, y decisivos al final Aguilar y Borchardt, que con un mate ha dado por finalizado el partido. 83-79. No está mal, pero se supone que el Bruesa es de los más blanditos. Hay que mejorar.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Imaginaros y caracter, muy bien Taschen español, sigue destrozando nuestro preciosi idioma

Anónimo dijo...

precioso idioma, una vez corregido

Víctor Miguel Gallardo dijo...

Jojo, pues no lo pienso corregir, mi querido sexitano-banano. :D

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...