viernes, octubre 10, 2008

Steven Erikson (o el juego de las diferencias)

Decían que las portadas que Timun Mas colocó a las novelas de la saga de "El libro de gestas de Malaz", de Steven Erikson, son malas. Hombre, son feístas, pero tienen un pase. Esta en concreto me recuerda mucho a algunas ilustraciones de Europa del Este de "El hobbit" (echándole mucha imaginación):


Luego te enteras de que, según parece, Corominas había recibido el encargo y había hecho unas ilustraciones de la leche. Por ejemplo, esta:


Ni punto de comparación, oiga.

Pero vamos a ver una lección aplicada de como, partiendo de la misma base, se puede hacer una buena portada o una portada horrenda. Tomemos como ejemplo, de nuevo, al pobrecito de Steven Erikson. Imaginaos que la portada original es esta:


Que es muy resultona, desde luego.

Pues llegan los franceses y hacen esto:


Que, para mí, supera y por mucho la portada original.

Pero, entonces llegan los italianos y...


¡Bingo! Portada más fea de la historia al canto.

Porque no es fea, es horrible. Monstruosa. De tan desastrosa resulta épica. Fíjense en la falta de perspectiva de los lobos, en la disposición infame de los mismos (en Sedice, para risa del personal, se ha llegado a comparar al lobo central con el ratón Mickey, lo cual tiene su lógica) o en el añadido de los "caballeros" de la esquina inferior derecha.

Y aquí termina este curso práctico. ¡Viva Italia!

2 comentarios:

marco antonio raya. dijo...

una vez de adolescente me compré una revista que se llamaba "juego de rol". el poster central era, precisamente, la carga de los caballeros esos que salen en la portadufa italiana. jejejeje.

J. Esteban dijo...

yo una vez me compré una revista gorno y no te digo de dónde han sacado los distintos trozos de la cara del lobo...

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...