martes, octubre 14, 2008

Tres eran tres


Bueno, y lo siguen siendo (por lo menos hasta hace diez minutos que los dejé cenando). Son Pentecostés (Pente), Ebony (Ebo) y Golfo. Pente es de Charlotte y mío, Ebo de mi cuñado, y Golfo del casero (se podría decir que pudimos conseguir esta casa gracias a quedarnos con el puñetero gato).

Es curioso lo diferentes que son estos bichos entre sí. Por ejemplo, en su actitud vital. Pente, el blanco, lo único que quiere es que lo dejen en paz y poder campar a sus anchas por los balcones de los vecinos, los bajos de los coches o el césped de la piscina comunitaria. Ebo, el negro, tener un lugar junto a mí mientras trabajo, o un cojín bien mullido en el sofá. Golfo, que le hagan caso (es una attention whore).

Luego está el tema de la comida, que tiene tela. Pente come casi de todo siempre y cuando sea de origen animal. Pero no le gusta el atún. A Golfo y a Ebo sí les gusta el atún, y también la malta (que Pente no quiere ni probar). Pero Ebo es muy raro para comer: se podría decir que su comida favorita es el pienso, porque incluso a las cabezas y colas de gambas les hace ascos. No Golfo, desde luego, que incluso devora con fruición algunos restos vegetales. Pero no queso, cosa que sí come con algarabía Pente (Ebo no, por supuesto). Tanto Pente como Golfo se pirran por los snacks, pero Pente se cansa pronto... cosa que no se puede decir del otro (de hecho, según su dueño su comida favorita son los Doritos. Tal y como suena). Ebo olisquea toda la comida pero al final no se la come o lo hace con desgana, a no ser que sea pienso... algo que a Pente no le hace ni puta gracia. Pente ha llegado a cazar pajaros, escarabajos y escorpiones; Ebo tiene una debilidad increíble por los lagartos; Golfo no caza, lo he llegado a ver una hora entera mirando a un pajaro negro grande junto a la piscina sin saber ni acercarse.

Resumiendo el tema de la comida: son caóticos. Cada uno tiene sus gustos y manías, y así es muy difícil darles el gusto a todos, por lo que solemos optar por el pienso seco y, a veces, el húmedo. Eso sí, tienen que ser de marca, porque si no los señoritos no comen. Y mejor si es de carne, el de pescado lo detestan (unos más que otros, eso es cierto).

Si todo acabara ahí... sería hasta sencillo. Pero no, también hay que tener en cuenta, a la hora de convivir con ellos, que Golfo es hiperactivo, que Pente sabe abrir puertas y ventanas correderas y que Ebo es lento. Lento en todos los sentidos. "Especial", si lo preferís. Y es un barullo porque:

1) Si dejas a Pente suelto por la casa, abre la puerta de la cocina, que es corredera, y luego se va por la ventana, dejándole el paso franco al resto de la comunidad gatuna de la casa (por otra parte, totalmente inepta con puertas y ventanas).

2) Si dejas a Pente en una habitación con puerta normal, hay una posibilidad alta de que salte, le de a la palanca y salga.

3) Golfo y Ebo no tienen ningún problema en utilizar un cajón de arena cubierto, pero Pente no se atreve a entrar en el cacharro (a lo mejor no le gusta la oscuridad, qué sé yo).

4) Ebo no sabe cubrir sus cacas en el cajón de arena. Obviamente fue separado de su madre muy pronto y el bicho, aparte de no saber esconder las uñas, cuando hace sus necesidades, en vez de cubrirlas con arena, hace un amago fuera del cajón, como si estuviera cubriendo unas mierdecitas imaginarias.

5) Ebo detesta viajar en transportín. Tanto que cuando la mudanza se nos escapó toda una noche. A Pente el transportín sí le gusta: de hecho, a veces duerme dentro de él.

6) Ebo en el veterinario es una pesadilla. Y eso que es el más tranquilo. Sin embargo, los viajes en coche parece que no le molestan. Y eso que es difícil meterlo en el transportín. Pente, que se mete él solito allí, sin embargo detesta los viajes en coche y maulla de forma insoportable. Lo cual es una putada doble porque, como mestizo de siamés, sus maullidos son estridentes y desagradables (por ahí alguien dijo que en algunas residencias de gatos no aceptan siameses porque "perturban" al resto de inquilinos con sus improperios).

7) Ningún problema para dormir en la cama. De hecho, Pente prefiere mis pies, Golfo los de Charlotte y Ebo prefiere estar enmedio, o sea que en teoría podrían dormir los tres con nosotros. Craso error, porque los tres tan cerca y en posición horizontal son un peligro, y la guerra a tres bandas está servida.

8) Pente muerde y araña. Golfo araña. Ebo nada de nada, excepto cuando está asustado y lo hace sin querer (y menos mal porque, como ya he dicho, no sabe esconder las uñas). Al menos Pente ya no encuentra divertido morder los dedos de los pies (Dani ya tuvo tiempo de comprobarlo hace un par de años).

9) Si Golfo es la estrella, todo va bien, pero si empiezas a prestar más atención a alguno de los otros dos gatos, Golfo va a por ellos y los ataca. Aun más: si a Golfo le apetece que le hagan caso y tú tienes la desgracia de querer, no sé, utilizar el ordenador, él te lo impedirá subiéndose a tu regazo y golpeando con su cabeza el teclado en plan "aparta esa mierda y acariciame a mí, joder".

10) Ebo sigue a Pente de forma enfermiza. Pero claro, resulta un poco difícil siendo Pente un obseso de las salidas callejeras y él un agorafóbico.

11) Pente y Golfo saltan que da gusto. Ebo no sabe saltar, sólo lo hace cuando se asusta. Por ejemplo para encaramarse a un armario de la consulta del veterinario.

12) Ebo no sólo no sabe saltar, también tiene una orientación francamente estúpida. Así, si siguiendo a los otros dos ha llegado hasta la calle y se ha perdido, acabará debajo de un coche maullando lastimeramente.

13) Pente tiene un defecto visual bastante agudo y en según qué condiciones de iluminación no ve, con perdón, una polla. Lo cual es una jodienda para él cuando les pones la comida porque a veces no hay más remedio que cogerlo y plantarlo delante del comedero para que se calle de una puta vez reclamando comida.

14) A Ebo y a Golfo les dan miedo las escobas y las fregonas. A Pente sólo las fregonas mojadas. Ebo le bufa a las escobas, pero nunca a nosotros ni a otros gatos salvo en situaciones muy especiales. Golfo no bufa. Pente le bufaría hasta a su sombra si pudiera.

15) Golfo se pasa el día ronroneando. Pente sólo ronronea cuando le apetece que le hagan caso (o sea, de higos a brevas). Ebo sólo ronronea por las mañanas o de madrugada.

16) Golfo y Pente duermen en posición fetal. Ebo, estirado cuan largo es y con las patas delanteras en plan Supermán. Golfo y Pente no roncan, pero Ebo sí. Sí, ronca, lo juro.

17) A veces a Pente, mientras duerme, se le ponen los ojos en blanco y empieza a temblar como si tuviera un pequeño ataque. Lo hace desde pequeñito y asusta bastante.

18) Pente come hierbas para purgarse. Ebo también, pero luego las vomita en cualquier parte (casi siempre junto a un lagarto recién cazado).

19) Ebo no se enfada casi nunca, pero si lo hace se esconde y punto. Golfo la toma con los otros gatos. Para Pente la mejor forma de decir "estoy enfadado" es meándose (o cosas peores) en el sofá. Aunque la arena esté limpia. Aunque la ventana esté abierta y tenga una hectárea de césped. Lo hace por joder, que no os quepa la menor duda.

20) Pente tiene tantas ganas de ver mundo que salta desde un segundo piso, algo que los otros dos no harían ni borrachos.

Y paro ya. Las parejas con hijos siempre hablan de sus hijos. Nosotros somos igual de coñazo pero con los gatos: los que nos conocen ya lo saben. Sólo quería dejar constancia de lo difícil y, sobre todo, divertido, que es convivir con un gato rencoroso y cabezón, con otro demasiado cariñoso y con un tercero que se comporta como si le faltaran un par de hervores.

4 comentarios:

Charlotte dijo...

No sé qué es más triste, el hecho de que me haya descojonado de risa con este post o el que vaya a ser la única en leerlo entero :D

Gorinkai dijo...

Yo lo he leído entero, padrazos. :)

Gorinkai dijo...

Ah, y los tenéis consentidos. Que yo he llegado a tener hasta ocho de esos simultáneamente (aunque normalmente me conformaba con cinco o seis) y no me armaban esos números. Disciplina espartana y misma dieta para todos, y al que no le guste que se joda. Que sois unos blandos. :P

titobobb dijo...

Acabaréis con 20 o 30... lo veo claro

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...