viernes, diciembre 12, 2008

Haciéndose pajas

Así estaba esta noche el bueno de Federico Jiménez Losantos mientras veía la entrevista (o simulacro de entrevista) que Andreu Buenafuente hacía en su programa a Soraya Sáenz de Santamaría, portavoz parlamentaria del Partido Popular. Y no es para menos: dos de sus más encarnizados enemigos, la cadena La Sexta (cabeza de lanza del más "sociata" de los "grupos" [1] de comunicación españoles, incluso más que PRISA) y los partidarios de Rajoy compartiendo tiempo de televisión, bromas y chascarrillos.

Que ya es mucho decir: aunque Buenafuente ha sido más comedido con Sáenz de Santamaría que con la mayoría de los que entrevista, ella no ha dado mucho juego. Supongo que porque esta chica no tiene un sentido del humor muy avanzado (aparte de meterse una y otra vez con ese ente abstracto de "los ministros", se nota a lo que aspira ella en un futuro) y, sobre todo, porque ha estado muy a la defensiva durante toda su intervención. Que no es para menos siendo ella un alto cargo del PP y La Sexta una emisora de televisión que convierte a Gabilondo, por comparaciones, en un reaccionario.

Alguien le tenía que haber dicho hace tiempo a Rajoy, Sáenz de Santamaría y el resto que, para ellos, los malos no son ahora Prisa, Mediapro y los demás medios afínes al PSOE. Los que realmente les están haciendo la cama son, precisamente, los medios afínes al PP, tanto Onda Cero como, más descaradamente, la cadena COPE, el diario El Mundo, y su séquito de medios acólitos (Libertad Digital y otros). No hay que subestimar el poder de Jiménez Losantos y compañía tras ver que han podido influir tanto en el diario ABC como en el diario La Razón (hasta el punto de colaborar, no sé si directa o indirectamente, en el cese del director del diario con más historia de España).

Losantos y sus amigos están empeñados en que en las próximas elecciones el Partido Popular se pegue el gran batacazo. No estoy hablando con segundas, sino literalmente: una vez ratificado Rajoy como líder del actual partido opositor, la única manera de que Mariano y los suyos abandonen la cúpula del partido es dándose la gran morrada en las próximas generales (pero tiene que ser grande dicha derrota porque estos insensatos, si se la pegan por poco, igual quieren continuar intentándolo). Losantos y sus amigos están empeñados en que, en las próximas elecciones, la conversa Rosa Díez y su UPyD le quiten al PP cuantos más votos mejor. Luego, cuando Esperanza Aguirre (la elegida por la derecha liberal española para ser caudilla de las Españas) reemplace a Rajoy, otro gallo cantará: adiós muy buenas y gracias por el pescado, señora Díez, y hola muy buenas a sus pies, señora Aguirre.

No hace falta ser un lince para ver esto: que la derecha española ya no quiere a Rajoy, que la mayoría esperan que fracase estrepitosamente cuanto antes, y que van a hacer lo que esté en sus manos para ayudarle a caer al suelo y, después, y si se tercia (que se terciará), regalarle una pala con una sonrisa en la boca para que empiece a cavar demostrando que es mentira eso que se suele decir de "no se puede caer más bajo".

Eso sí, Rajoy y los suyos se lo habrán buscado: enviar a la portavoz del partido en el Congreso a Buenafuente es la última tontería de otras muchas que han hecho. ¿Alguien en su sano juicio enviaría a Solbes a Intereconomía? ¿A que no? Pues eso.

[1] Es un decir: La Sexta, aunque es controlada mayoritariamente por Mediapro y Globomedia (y sus colaboradores para conseguir la licencia televisiva, léase Bainet, El Terrat o BBK, aunque también posee una importante tajada accionarial la mexicana Televisa, que es ajena a estas empresas españolas), no pertenece a ningún grupo mediático bien establecido como tal. Y eso por mucho que se empeñen en llamarla "la cadena de Mediapro". La Sexta no es de Mediapro, propiamente dicho, cosa que no se puede decir, por ejemplo, del también izquierdista diario Público, que sí es de Mediapro (más concretamente de su filial Mediapubli).

---

Por cierto, sábado y domingo en Madrid para ver a VNV Nation, SITD y Rotersand. En principio, como dije, íbamos a Barna, pero al final ha primado el sentido común y hemos elegido el trayecto más corto. A ver si aprovecho para reencontrarme con mis amigos y amigas allí, por supuesto...

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...