miércoles, diciembre 03, 2008

La tragedia del gran Kenny Green


Reproduzco el texto aparecido en la web del diario Marca. Kenny Green es un ex jugador de baloncesto que, en España, ha jugado en Taugrés, Cáceres, Breogán, Zaragoza y Drac Inca. También jugó seis partidos en el CB Granada (entonces Covirán Sierra Nevada) en la temporada 97-98.

Eso es lo de menos ahora:

"Un magnífico artículo de David González en 'El Correo' destapaba la noticia: el legendario Kenny Green está arruinado y atrapado en Qatar. El norteamericano entrenaba a un equipo de Doha, la capital, desde 2005, cuando su madre enfermó de cáncer. Para costear el tratamiento, pidió un préstamo a un banco qatarí de 153.000 dólares, pero no tiene dinero para hacer frente a su deuda. Puso en venta su casa de Florida, pero la crisis inmobiliaria estadounidense ha evitado que pudiera venderla a un buen precio. Además, su madre murió. Ahora, puede ir a la cárcel si no paga y está retenido en Doha, solo y sin ayuda. Vitoria ya se ha movilizado.

El ex jugador de Taugrés, Zaragoza, Cáceres, Breogán, Granada e Inca narra en 'El Correo' con crudeza su situación. Vive escondido por temor a que la Policía lo detenga porque los responsables del banco ya le han dicho que van a ir a por él. En el paro desde febrero (el As Sadd, su equipo, le despidió) intentó regresar a Estados Unidos, pero en el aeropuerto le retuvieron el pasaporte por sus deudas.

"Voy a tener que dormir en un edificio abandonado. A veces paso hasta cuatro días sin comer", confiesa el ex jugador. Pidió ayuda a la embajada estadounidense, pero le dijeron que se buscara un abogado, algo que no puede costearse.

El jugador tiene la familia en Estados Unidos y cree que si no consigue regresar, ellos también se verán en la calle por no poder pagar la hipoteca. Así que desde Vitoria, donde es un ídolo, le ha llegado ayuda. Jorge Garbajosa, ex compañero suyo, le ha mandado 3.000 euros, y Manel Comas y su mujer también le han echado un cable. Además, el sitio web baskonistas.com ha formado una plataforma de apoyo a Green, con una página abierta de Facebook donde la gente puede enviar ayuda al ex jugador."


También reproduzco la información de El Correo, sinceramente mucho más impactante.

Para evitar derrumbarse, Kenny Green se aferra al cariño de su familia en los Estados Unidos y al apoyo incondicional del matrimonio que le trajo a España, Manel Comas y su mujer, Millie Soria. Se conocen desde que el 'sheriff' le fichara para el Cáceres en 1992 en sustitución de César Portillo. Luego coincidirían en Zaragoza y en Vitoria, donde tocaron el cielo con una Copa del Rey y la Recopa en el Buesa. «Manel es mi padre blanco y Millie, mi hermana», clama orgulloso el ex jugador.

Se lo han demostrado en los momentos de gloria y ahora que no levanta los pies del suelo. Millie suele comunicarse a diario, vía internet, tanto con Kenny como con su esposa. Desde España rumia una posible solución. «Estamos venga a darle vueltas a cómo sacarle de allí. Hasta le hemos sugerido que se meta de polizón en algún barco», apostilla.

Green desechó esa idea, aunque sí miró la opción de cruzar la frontera camuflado en algún camión o coche particular. «Al final, también se echó atrás porque, si te pillan, la condena hubiera sido muy dura», subraya Soria. «Si no recibe ayuda pronto terminará en la cárcel y será un nuevo 'Expreso de medianoche'», explica en referencia a la cruda película de Alan Parker sobre las penurias de un estadounidense convicto en una durísima prisión turca.

«Hablamos con el banco qatarí y su historia es cierta. El problema es que aquí son más flexibles con los morosos, pero allí no se andan con tonterías», confiesa desalentada. Millie, compañera inseparable de Comas, se para un momento, reflexiona y recuerda. «Cuando era jugador siempre invitaba a todo el mundo y eso que le decíamos que no fuera tan bueno, que pensara en el mañana».

Esa imagen de chico desprendido le ha animado a involucrarse al máximo en su salvación. «Creo que si la gente que le quiere y le aprecia contribuyera con un poquito cada uno, se le podría rescatar porque allí está solo. El club que le fichó se ha desentendido totalmente de él y le ha abandonado a su suerte», cavila.
«Ha tenido toda la mala suerte del mundo. Es algo que le puede pasar a cualquiera y, por los buenos momentos que nos ha dado, me niego a abandonarle a su suerte», proclama la compañera de Comas.


La tragedia de Kenny Green es análoga a la de muchísimas personas por todo el mundo. No voy a hablar ahora de esa sinrazón que es el sistema sanitario de los EEUU, ni de los bancos, ni de las hipotecas. Tampoco, que podría, sobre el hecho de cómo es posible que un deportista de élite acabe de esta forma. Kenny Green fue un muy buen jugador, incluso llegó a ganar la Copa de Europa (o llamadla Recopa, como queráis) y la Copa del Rey con el Tau. Jugó en España y en Turquía cinco o seis temporadas a un buen nivel, luego se convirtió en un segundón de lujo. Seguramente tuvo dinero suficiente para vivir bien y comprarse esa casa en Miami que menciona el artículo, un buen coche y un buen reloj, no lo sé. También es seguro que no se fue a Qatar como entrenador porque le apetecía hacer turismo. Que no era tan solvente como Shaquille O´Neal es algo evidente. Seguramente, como se menciona en el reportaje de El Correo, derrochaba.

Tampoco voy a hablar del quid de la cuestión, que también podría. A estas horas es que no me apetece hablar de política ni de sistemas económicos que promueven el consumo desbocado del hombre de a pie y la inmoralidad encubierta de la élite económica. Da igual.

2 comentarios:

Jorge B. dijo...

mejor, mejor no hablar de eocnomía...

Jorge B. dijo...

pd: ozzy es un máquina

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...