viernes, diciembre 19, 2008

No, no me he ido

A veces publico dos post al día, o me paso un mes publicando diariamente. Luego, sin previo aviso, cambio de tercio (y perdón por el símil taurino) y puedo estar varios días, incluso una semana o más, sin escribir nada en "Tanto gilipollas... y tan pocas balas".

Si esto me diera de comer, haceos cargo, otro gallo cantaría. Pero no, hay que clasificar este blog dentro de la carpeta de "cosas que hago por amor al arte... o por amor al ego". Aunque ni eso, porque, lo que se dice "arte", aquí ya habéis visto que hay bien poco (quitando tres o cuatro posts bastante currados que, de todas formas, han sido los que menos comentarios han tenido). Y lo del ego es incluso más discutible. Conozco unos cuantos blogs, y cuando digo "unos cuantos" estoy hablando eufemísticamente, que sí que alimentan el ego de sus autores. Los comentarios suelen ser laudatorios, y cuando no lo son e incluso se atreven a oponerse a la opinión del bloguero, enseguida acude rauda la Caballería para atajar el intento de crítica.

Este blog no. Y el día que note que está pasando eso, lo cierro. De hecho, he estado a punto de montar un pitoste un par de veces precisamente por intuir cierto esprit de corps entre los lectores habituales y el lector nuevo que dice algo discordante. No lo hagáis. Que es que me toca los huevos, de verdad.

No monté un blog para que todos mis amigos y fans organizaran una guerra en cuanto hubiera una nota discordante. La mayoría de mis amigos, directamente, no leen mi blog porque no saben de su existencia. Los que sí lo conocen suelen ser los más críticos con lo que escribo (por ejemplo, hay un anónimo por ahí suelto que no es otro que "Dele" Galiana, famoso por sus intervenciones en Cuatro, que sólo entra para buscarme faltas de ortografía y gramaticales, lo cual me encanta porque yo hago lo mismo con sus artículos en As). Con respecto a mis fans... bueno, no creo tener fans. Al menos no soy consciente. Cocó me ha dicho alguna vez que lo es, pero es que es un cielo. La verdad es que espero que ni siquiera Charlotte sea fan mía (que creo que no lo es porque es la más crítica con todo lo que hago, lo cual me hace mejorar, que a fin de cuentas es lo que importa). Me voy a reservar como única fan, la única que no tiene derecho a hacerme notar nada malo sobre lo que escribo u opino, a mi madre. Que para eso me parió, para ser tan incondicional mía como yo soy de ella.

Si tu amigo es tu fan, o tu fan es tu amigo, mal vamos. Siempre pesará más lo uno que lo otro. Yo no quiero que mis amigos sean mis fanáticos. Dejando a un lado que no me gustaría tener fanáticos, sino críticos que me pusieran a parir en cuanto la cagara, prefiero mil veces un seguidor que no me conozca de nada. ¿De verdad, blogueros repletos de ego, creéis a pies juntillas que esos amigos-fans son más fans que amigos? ¿O que vuestra novia es totalmente imparcial cuando os alaba los posts, los relatos, los poemas, las novelas que escribís?

Y una leche.

Hace poco, mientras compartíamos unas cervezas con un Escritor (con mayúsculas) de esos que publican con Planeta mientras el resto lo hacemos en blogs y editoriales de mala muerte (y no estoy diciendo que Planeta sea la panacea, sólo digo que Planeta y sus filiales dan algo de caché), me llevé la sorpresa cuando nos comentó que su novia era su mayor crítica. Me gustó. También, sobre todo, darme cuenta de que hay grandes escritores que tienen pequeños egos, o al menos egos no inflados. Como él.

Yo de mayor quiero ser como este autor anónimo: un puñado de novelas publicadas, un puñado de premios, un puñado de seguidores (no incondicionales o fanáticos). Y que mi pareja sea la que más caña en el mundo me de con lo que escribo.

Y que el resto se queden con sus fanáticos de mierda.

---

El fin de semana pasado estuve en Madrid. El sábado cené comida japonesa en el mejor restaurante de sushi de España (Ginza, en Plaza de las Cortes, y el que no esté de acuerdo que me demuestre lo contrario) y luego me fui al 666 o The Moon o como se llame a pasar un rato divertido. Y luego, ya en Arturo Soria (en esa zona estaba el hotel) a pasarlo aún mejor en La Vegana de Madrid, una taberna que está en la calle de Moscatelar que os recomiendo de todas todas (gran carta y gran servicio).

[Y no, no es una taberna "vegana". De hecho, probad su buey y me contáis. Excepcional]

El domingo, después de comer en un chino con Fran y Paloma, y después de pelearnos por el horrendo calendario de regalo, fui a la Sala Heineken a ver a Rotersand, SITD y VNV Nation. Brutal concierto. Y brutales los precios dentro de la sala: si los madrileños estáis acostumbrados a pagar 12 euros por un "mini" de cerveza es que tenéis un serio problema, que en un local pijo de Fuengirola por ese precio me tomo casi tres Beefeater con tónica o cuatro Alhambra 1925. (Y si te vas a un garito de ingleses, como yo hago, la friolera de ocho pintas de Mahou, que de hecho es lo que yo hago. Y es obvio que con 8 pintas de Mahou tienes suficiente para toda una noche... y para el día siguiente, qué carajo).

La ida la hice en un autobús clase Class de ALSA, francamente decepcionante. La vuelta, en un clase Supra de ALSA, decepcionante pero menos porque te dan de papear y llegas a destino con el estómago lleno (y los asientos son muy cómodos, por cierto). Eso sí, que no os timen: los ALSA Supra que cubren las líneas del sur de España no tienen wifi, y los enchufes eléctricos no funcionan. Eso es exclusivo, azafata dixit, de los autobuses Supra de las líneas del norte.

8 comentarios:

Álex Vidal dijo...

El sábado cené comida japonesa en el mejor restaurante de sushi de España (Ginza, en Plaza de las Cortes, y el que no esté de acuerdo que me demuestre lo contrario)

Bueno, no sé si mejor o no, pero delicioso, el Shibui lo es un rato largo. Cuando subáis a Invernalia, digo Barcelona, os llevamos ;)

HK dijo...

El mejor restaurante japones de Madrid solia ser el Kawara, pero ha cerrado. Yo ahora tengo ganas de probar "Fuente la Lloba" que solo por el sitio (en frente del monte Sueve) mientras lo hagan decentemente me cundira la visita.

En madrid la gente esta, lamentablemente, acostumbrada a unos precios bastante escandalosos aunque por suerte no suelen llegar a 12 tazos un cachi. A 8 si, bastante a menudo. Y aunque tambien hay alguna alternativa baratilla si te vas de locales gotis preparate a ser timado vilmente y pagar 8-9 euros por un cachi de cerveza mala (pero mala, mala) y 12 eyros por un gin tonic hecho con un garrafon repugnante.

HK

Gorinkai dijo...

Casa Osaka, en Marqués de Zafra (Madrid, por supuesto; de los japos de Barcelona no he salido nunca contento. Es más, casi me atrevería a decir que ahí llaman japo a cualquier cosa, pero daré margen a que me demuestren que hay alguno decente).

Y yo he ido un par de veces en Supra de Madrid a Gijón y vuelta, y jamás me he encontrado un enchufe que funcione, así que no te creas que son privilegiados, es que nos cuentan distintos pegotes según la zona.

Cocó Violante dijo...

Gracias por el piropo, primor. Pero recuerda que yo siempre he sido crítica contigo, te daba mucha caña con los primeros poemas... (De hecho me daba pena por Charlotte, por si le sentaba mal que te sacara faltas jejeje) No sé si llamarme fan, mejor groupie :P

Y, por cierto, ten en cuenta que hasta para los buses hay clases, creo que piensan que en el Sur no tenemos portátiles :P

Javier Esteban dijo...

Fijate que yo trabajo al lado del Ginza y nunca he entrado, tendré que remediarlo... Por esa zona, recomiendo el Donzoko y el Aki, los dos en Echegaray.

__uLiSsEs__ dijo...

Yo te leo, y soy amigo tuyo (al menos eso creo), y si te soy sincero casi nunca suelo comentar tus posts, e incluso hay algunos que no entiendo muy bien porque estoy fuera del mundo de la ciencia ficción. No obstante, me gusta saber de vosotros, de ti y de Gabs. Un besazo

Dani dijo...

Ratifico lo de Casa Osaka, sobre todo porque está a dos portales de mi casa....

Pero otro día que te pases por Madrid, te puedo llevar a la mejor cervecería del mundo, y no exagero.

Daniel Mares.

Anónimo dijo...

anónimo por ahí suelto: busca eufemísticamente en el DRAE.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...