sábado, enero 03, 2009

¿Quién es Marcos?

«Marcos es gay en San Francisco, negro en Sudáfrica, asiático en Europa, chicano en San Isidro, anarquista en España, palestino en Israel, indígena en las calles de San Cristóbal, chavo banda en Neza, rockero en CU, judío en la Alemania nazi, ombudsman en la Sedena, feminista en los partidos políticos, comunista en la posguerra fría, preso en Cintalapa, pacifista en Bosnia, mapuche en los Andes, maestro de la CNTE, artista sin galería ni portafolios, ama de casa un sábado por la noche en cualquier colonia de cualquier ciudad de cualquier México, guerrillero en el México de fin del siglo XX, huelguista en la bolsa de New York, reportero de nota de relleno en interiores, mujer sola en el metro a las 10 p.m., jubilado en plantón en el Zócalo, campesino sin tierra, editor marginal, obrero desempleado, médico sin plaza, estudiante inconforme, disidente en el neoliberalismo, escritor sin libros ni lectores, y, es seguro, zapatista en el Sureste mexicano. En fin, Marcos es un ser humano cualquiera en este mundo. Marcos es todas las minorías intoleradas, oprimidas, explotadas, resistiendo, diciendo "¡ya basta!" Todas las minorías a la hora de hablar y mayorías a la hora de callar y aguantar. Todos los intolerados buscando una palabra, su palabra, lo que devuelva la mayoría a los eternos fragmentados, nosotros. Todo lo que incomoda al poder y a las buenas conciencias, eso es Marcos.»

Comunicado del subcomandante Marcos, al respecto de su identidad, del día 28 de mayo de 1994. Hoy se da por supuesto que su verdadero nombre es Rafael Sebastián Guillén Vicente, un hombre de 51 años nacido en Tamaulipas, hijo de inmigrantes españoles (zamoranos, para más señas) y que llegó a trabajar para El Corte Inglés durante su estancia en Barcelona. Anteayer, en las conmemoraciones del decimoquinto aniversario del levantamiento zapatista en Chiapas, Marcos no dio señales de vida, delegando los discursos de los guerrilleros en otros compañeros.

Editando: finalmente sí apareció, no en las celebraciones pero sí en el festival Digna Rabia. Y lo hizo arremetiendo contra la guerra al narcotráfico de Calderón, presidente mexicano, y contra Obama, que ha apoyado implícitamente (más le vale si no quiere que lo quiten de enmedio) la ofensiva israelí contra la franja de Gaza. De Obama ha dicho Marcos: "Quienes lo han tomado como faro se decepcionarán".

Puestos a confiar, prefiero fiarme de Marcos: lleva quince años sin decepcionarme. Él debería ser el revolucionario por antonomasia y no Ernesto "Che" Guevara.

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...