lunes, febrero 02, 2009

El mono y el espejo

No sé si ha sido una alucinación o un sueño, pero he visto una guerra en un futuro, si bien no muy inmediato, sí al menos sugerentemente cercano. No una guerra entre potencias, una Tercera Guerra Mundial de termonucleares, armas químicas o biológicas, no: una guerra de trincheras, una guerra en cada calle, en cada casa, en cada pasillo y corredor. No estoy utilizando una metáfora, la guerra, la imagen de la guerra, era real.

La actual crisis, preludio del fin de muchas de las cosas que conocemos, bien pudiera ser el germen. Y Europa, la cuna. El american way of life toma como propia la mejor tradición protestante europea: trabajo y superación, la redención por el sudor que cae de tu frente. Innovación. Tras la caída hay que levantarse. Lo principal: nadie te va a regalar nada, tienes que ganártelo tú (incluso el Cielo). El european way of life, en cambio, ha tomado los peores vicios de las rancias democracias francesa e inglesa y actualmente el epítome del ser europeo es el funcionariado. Es lo que se prima, no la creación de empleo privado, sino la fagocitación por el empleo público de todos nuestros jóvenes con estudios.

Nuestras universidades hace tiempo que no forman a personas sino a futuros funcionarios. En una buena parte de las carreras universitarias todos los alumnos aspiran a serlo ya que el sistema no les deja alternativa, ya sea para ejercer la docencia o la investigación. En los institutos ocurre algo muy parecido: la mayor parte de los que concluyen sus estudios secundarios sin intención de continuar su formación más allá lo hace con su vista puesta en convertirse en funcionario del Estado, la Autonomía, el ayuntamiento local. Europa estará cada vez más endeudada pero no puede atacar al funcionariado porque, de quererlo, este puede paralizar el sistema a una llamada de los sindicatos.

Al contrario de lo que predijo Ballard, la futura guerra no la hará esta clase media adormecida de funcionarios y futuros funcionarios: los únicos que pueden tener la motivación de empuñar un arma son aquellos que no tienen nada que perder o que no tienen un fin último que alcanzar, cosa que no ocurre con los millones de opositores y funcionarios europeos. Las armas las alzarán las clases medias y bajas provenientes de la pequeña empresa, de la hostelería, de la construcción, todos aquellos que una vez tuvieron y que ya no tienen. Muchas revoluciones se hicieron por los que no tenían nada y deseaban alcanzar algo, ya fuera mejores condiciones de vida, la libertad, más dinero o menos penurias; más peligrosos son, en cambio, los que sí han disfrutado de un nivel de vida adecuado y que, de repente, son privados de él. Saben por qué están luchando, saben lo que quieren, exactamente lo que quieren. Sólo les falta saber que, si quisieran, si pudieran mover los hilos, los desharrapados les secundarían. Sólo les hace falta eso, motivación.

Europa es un mono mirándose a un espejo, sorprendido de su reflejo. Una guerra civil está en ciernes, con un ejército comandado por autónomos en quiebra y parados sin formación válida endeudados hasta las cejas, muchos de ellos provenientes de países del Tercer Mundo a los que ya no pueden ni quieren volver.

5 comentarios:

Jafma dijo...

Buena reflexión... Yo discrepo de que la salida sea esa guerra, sobre todo en un mundo tan globalizado en el que la gente puede ir y venir más que antes.

Pero el retrato de Europa es tal cual. Especialmente la acomodaticiación (toma palabro) y la cultura del no-esfuerzo.

En cuanto a la tendencia de los universitarios al funcionariado, que es cierta, no hay que dejar de lado al tejido empresarial, que en eso de innovar tampoco es que esté para tirar cohetes... Y los sindicatos tampoco se quedan fuera del fregao.

Víctor Miguel Gallardo dijo...

Aquí pringan todos. Yo también espero, obvio, que no haya guerra. Pero es que lo he soñado...

También soñé hace unos días que Al Qaeda iba a atentar contra la Torre Eiffel. Por si acaso no paséis cerca... :O

Víctor Miguel Gallardo dijo...

¿Obvío? Eso sí que es un palabro, jeje.

Jafma dijo...

No me dirás que tus sueños son tan poderosos como el caso JuanMagneto ;P

Víctor Miguel Gallardo dijo...

Jajajajaja, no, no, para nada. Y menos mal... :P

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...