viernes, febrero 20, 2009

¿Por qué se extingue el manatí y no el humano?


El manatí es un mamífero acuático del orden Sirenia. El nombre científico viene, según la leyenda, de Colón, que al descubrirlos en América y confundirlos con sirenas dijo algo así como que las sirenas en Europa eran mucho más bellas "según lo que le habían contado". Aparte de esta anécdota, los manatíes, unos animales extremadamente pacíficos, están en peligro de extinción, en parte por su imbecilidad supina, en parte por la acción humana.

El hombre, en cambio, un animal agresivo y territorial, no sólo no se extingue sino todo lo contrario: la superpoblación ya hace tiempo que dejó de ser un problema porque, simplemente, ya hemos superado el punto de no retorno. Siendo pesimistas, ya no hay marcha atrás (a no ser una guerra que acabara con un porcentaje amplio de la población humana mundial). Si el problema fuera tan sólo la territorialidad y la agresividad sería subsanable. Son muchos otros los factores que explican no sólo nuestra hegemonía, sino también nuestra capacidad para destruir y sobrevivir.

La foto que inicia el post me impactó: tres soldados del Tercer Reich, siendo uno al menos de las SS, jugando con un gatito. Tal vez tuvieran gatos esperando en sus casas, junto a sus esposas que ya se creían viudas, y ese jugueteo de diez minutos con el minino fuera una reminiscencia del hogar que añoran. Tal vez es que, simplemente, les gustaban los gatos aunque nadie los esperara en Bielefeld, Francfort o Berlín. Puede ser una foto propagandística, por supuesto, pero lo más probable es que, en una guerra, los pequeños momentos de paréntesis se nos antojan más trascendentes de lo que son; pero no es menos cierto que una especie, la nuestra, que está acostumbrada a la aniquilación (o intento de) por motivos políticos, étnicos o religiosos cada cincuenta años de una parte de la población mundial sigue mostrando sin embargo signos de humanidad incluso entre los más sádicos de los soldados. Una especie así tiene por fuerza que sobrevivir. Por lo menos hasta que no quede ninguno de nosotros.

1 comentario:

Edu dijo...

Eso que está al lado del gatito, parece una granada. Ya no se me antojan tan beatíficas las sonrisa, uf.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...