viernes, noviembre 06, 2009

Y se humilló a sí mismo



Y se humilló a sí mismo,
obedeciendo hasta la muerte
y muerte de cruz.

Y alguien dijo esto, y alguien lo copió
en un triste cuaderno ajado
lleno de estrellas en los márgenes.

Pero
un hombre anónimo lo creyó
e hizo de su vida una etiqueta
intercambiable
(un post it del infinito:
siempre penando, siempre sufriendo)
en la que calmar los dolores.

También los gozos.

(Que esos duelen más)

4 comentarios:

Jafma dijo...

Preciosos los tres :D

V dijo...

Tú que las ves con buenos ojos. :)

Cocó Violante dijo...

Uy uy, nuevos poemas Victorianos.
Me gustan, son muy rococós :P

Januman dijo...

Un post it del infinito...

ME GUSTA

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...