lunes, diciembre 28, 2009

Esto seguro que no lo sabías

Nuevo blog en el que colgaré todas esas tonterías que me voy encontrando en la web y que, sorprendentemente, me interesan.

Esto seguro que no lo sabías

martes, diciembre 15, 2009

Cosas que Sam Raimi incluirá en la película Warcraft

-Para entrar al cine a veces tendrás que hacer cola. Aunque vayas con amigos, puede que entre tú y ellos haya 200 personas que no ves esperando entrar, por algún extraño motivo que nadie te explicará.

-Para viajar de un lugar a otro por aire será imprescindible que el viajero conozca el lugar de destino. Igual que si vas a Barajas para ir a las Seychelles y te dicen que no, que primero tienes que ir de cualquier otra forma a las Seychelles, visitar el aeropuerto y presentarte formalmente al jefe de allí.

-A la entrada de ciertos lugares en donde se desarrollarán combates épicos en la película se producirán parones imcomprensibles, informando a los protagonistas que el lugar al que quieren acceder no está disponible y que lo intenten en unos minutos.

-Antes de algunas batallas los héroes se mirarán unos a otros y se preguntarán consternados quién cura, quién va a ir primero y quién hace más daño.

-Aparecerá un Caballero de la Muerte con una armadura espectacular y muy buenas intenciones que se intentará unir al grupo protagonista, pero aunque todos sepan que puede ser un compañero formidable votarán en contra de la inclusión en el grupo. Eso sí, nadie mostrará reparos en ser acompañados por un no-muerto putrefacto que apenas sabe sostener una espada o por un gnomo que no hace más que quejarse.

-Tras la batalla los protagonistas se pelearán por quitarle las cotas de malla o el casco a los enemigos caídos, arguyendo que a ellos les hace más falta. Eso sí, nadie se pregunta para qué carajo necesita un guerrero un pantalón de seda (como mucho sería para pijama).

-Las estaciones de tren metropolitano de las dos mayores ciudades que aparecen en la película están llenas de ratas. Pero, eso sí, no hay ningún graffiti a la vista.

-Uno de los personajes más importantes de la película es famoso por haber conseguido pescar en la capital enemiga. Más o menos como si Rommel se hubiera labrado su fama recogiendo setas en los jardines de Buckingham Palace en vez de por guerrear.

-Los tauren aparecen como secundarios de lujo. Eso sí, a nadie le resulta extraño que una raza que vive en tiendas de campaña ha podido construir ascensores que remontan varios cientos de metros.

-Los dueños de las tiendas te ofrecen sus productos dependiendo de lo bien que les caigas, no del dinero que tengas.

-Ciertos personajes hablarán una jerigonza incomprensible para el público que acabe de entrar en la sala. En una experiencia de inmersión lingüística comparable a la de "La naranja mecánica", como el espectador se pierda un solo minuto de metraje ya no podrá seguir ninguna conversación, no entendiendo expresiones como "Un tank y un de-pe-ese para Nexo y go" o "Vendo boniatos asados por tres ge... ¡Más baratos que en a-hache!"

-Habrá gente por las calles intentando que firmes (a veces incluso te ofrecerán dinero) actas de constitución de asociaciones paramilitares. También será usual que te ofrezcan un uniforme y una cuenta bancaria común para todo el grupo. De forma increíble, habrá gente que firme, y se pasarán el resto de la película vistiendo un uniforme que no lleva nadie.

...

Ganas tengo de verla, jejejeje.

domingo, diciembre 13, 2009

De tres en tres, siempre

Hay una puerta que no se debe cerrar,
pero a veces el cónclave decide clausurarla.

Es entonces cuando desenvainamos espadas refulgentes de sombra y olvido,
y cercenamos cabezas imaginando el tórax
de maniquís impenetrables afiliados a la extrema derecha.

Y nos sentimos más hombres. O más mujeres.

O los nuevos mártires del socialismo recalcitrante.

O tal vez (sólo tal vez) los adalides del paroxismo.

...

Somos los votantes de la tercera legislatura de aquel al que odiamos.





(Esto no es un poema, aclaro, sólo una declaración de principios)

Y, además

Y, además, yo estoy hecho de escarcha.
Especialmente para estancias vacías,
todos me reclaman por mi frío aliento de nieve,
todos quieren amarme en noches de horrendo hielo.

Pero los congelo con mi mirada
y dejan de quererme, de desearme,
como si yo sólo fuera un corta y pega
de macros de combate en mal html.

Inanición

No hay remedio posible para la depresión,
aparte de sentarse y morir
de frío de hambre de soledad extrema de dolores menstruales
de puro y patético tedio.

Siempre hay un camino que seguir
si tienes tiempo para perder
mirando las señales de los cruces de caminos.

Yo no lo tengo.

(Aunque lo tuviera creo que no estaría dispuesto
a desperdiciar ni un sólo minuto
en semejante gilipollez)

sábado, diciembre 12, 2009

Las lágrimas de un ciervo

No hay nada tan hermoso como las lágrimas de un ciervo.

Sería precioso si los ciervos lloraran.

Sería precioso si Antonio Arias fuera una persona
de verdad
y no un personaje de ficción hasta arriba de sustancias dopantes.

Sería precioso si Billy Corgan fuera de verdad,
o Clive Owen tuviera una verga hecha a mi medida,
o sí Natalie Portman no fuera judía.

Saltar al precipicio de tu mediocridad podría ser la mejor de las condenas
si no fuera por la espantosa cara de la muerte en el The End.

Nueva entrada

Hay mil cosas gloriosas que hacer antes de morir
pero ninguna es gratis. Ese es el problema.

El encabalgamiento es excesivo,
hay un aneurisma dentro de mí
conviviendo con el cáncer de mi hígado
y el pleonasmo que siempre me ronda.

Bucle. Bucle. Bucle
infinito.

Moriré siendo un poeta maldito
(lo siento pero no será así, moriré siendo nadie)

Moriré siendo un escritor proscrito
(o algo parecido a un paria sin royalties que cobrar)

La única verdad es que vivo sin vivir en mí
y muero porque no muero
y miles de jerigonzas sin sentido
que el DRAE no comprende.

(Cientos de indistintos dolores me rondan como ratas alrededor de un cadáver)

La Tierra por ser la Tierra

Hazlo lento, muy lento,
como lo haría un Fremen.

Y ahora nada importa aparte de la intensidad
de la decadencia.

Decadencia infinita.

Pero la Tierra es la Tierra, el Sol es el Sol,
y tú eres una puta llena de llagas.

Toda la noche sin salir

Sin salir de aquí
miles de sentimientos enfrentados,
luchando como guerreros y paladines en mazmorras oscuras,
drenando maná,
distorsionando el arte de la imperfección.

Muriendo mientras otros ríen.

Los pechos de las gorgonas están hechos de escayola,
el pene del David es una amalgama de yeso,
el pecho de Adán está hecho de placas de horizontes imperfectos.

Pero da absolutamente igual.

El Universo es Infinito y tú no eres más que una cruz más que añadir
a la improvisación de un mal artesano.

jueves, diciembre 10, 2009

Las cosas que me mueven

Aparte de seguir escribiendo poemas que nadie lee y novelas que nunca se publicarán, hay muchas más cosas. Abrazar a los amigos de los que me ha separado el tiempo, por ejemplo. Ser un cazador tauren en un videojuego de baratillo. El ronroneo de un gato cabrón. Un par de fotos de una noche de juerga. La temporada que viene (siempre es la temporada que viene) de Fórmula 1, de fútbol, de baloncesto. Los neumáticos de mi coche derrapando por la lluvia. Un ingreso a destiempo en mi cuenta corriente. La cogida de un torero. El toro indultado. El perro que me ladra con desgana.

Y sus besos.

Cosas que me mueven, aunque no sé en qué dirección.

Pero las calles están que arden

Treinta años y un día
podría ser una edad, o una fecha de caducidad,
o el tiempo de una condena.

Realmente no importa
cuando estás pendiente de un hilo
con la espada de Damocles sobre tu nuca.

Afilada como Fat Boy sobre tu sushi bar favorito.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...