domingo, febrero 07, 2010

La sangría de nuestros últimos días

Hay un coágulo en la encimera.
Hiede. Y su hedor no es podredumbre
sino el olor de la vida
que nos abandona día tras día.

(Seguramente sería más feliz
siendo un mercenario en Yemen)

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...