lunes, noviembre 22, 2010

The last song (i will dedicate to you)

Bramido. Bostezo.
Bienaventurados los que creen en Dios
o en Carlos Marx
porque su bilis alimenta
un infierno de lujuria añeja
que gusta paladear.

Murcia en la distancia,
Madrid en la distancia,
demasiados lugares que empiezan por eme,
demasiados pecados capitales
acumulados
moneda sobre moneda, golpe tras golpe,
en el hígado.

Bebimos para olvidar,
bebemos,
beberemos,
tiempos verbales que cambian, mas
la misma etiqueta
(el mismo hastío, el mismo
hartazgo emocional)

(la misma mierda
pero esta vez con distinto olor)

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...