miércoles, enero 19, 2011

Creación de entradas


Estabas tan quieta
diciendo que todo había terminado,
que las cosas iban a ir bien,
que jamás volveríamos a vernos

que te creí e invertí
en la compañía de sueños que ofrecías.

Inversión inicial:
unas lágrimas, un adiós,
un trozo sanguinolento de corazón

mi hígado, también mi hígado.

Estabas tan quieta,
tan hermosa,
purpúrea en tu halo
de fotograma hipnotizado,
tan quieta bajo los robles
tus manos temblando
la mirada esquiva
que no reparé en la guadaña que sostenías
sobre mi cuello

sobre mi cuello

---

Descartado el 4 de diciembre pasado. No lo he tocado: no está completo pero creo que es justo lo que quería decir en ese momento. Imperfectamente, claro. Como casi todo lo que toco.

2 comentarios:

Charlotte dijo...

Maravilloso.

Luchin dijo...

Me gusta mucho,
las inversiones.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...