lunes, marzo 21, 2011

Papier-mâché


Los espejos no pueden mentirnos,
envejeciendo pero siempre pendientes
de nuestra arritmia,
nuestra disfunción emocional,
arropados por recuerdos difuminados

[
aquel día en los soportales
comiéndonos a besos por última vez
ebrios
gritándonos condenas de muerte
perdidos
un día de playa de hace mil años
]

mirando unos ojos desconocidos
que las décadas no destruyen

carne de gallina ante el enésimo intento
un amor olvidado,
balas
y lágrimas
que inundan presentes alternativos que no existen.

1 comentario:

Cocó Violante dijo...

El título del poema es una pista, ¿no?

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...