jueves, abril 28, 2011

Una palabra que odio: Tolerancia

Define la palabra "tolerancia" el Diccionario de la Real Academia, en su segunda acepción, como

Respeto a las ideas, creencias o prácticas de los demás cuando son diferentes o contrarias a las propias.


Yo, sin embargo, le doy un significado algo distinto. Normalmente, cuando hablamos de tolerancia, o alguien se define como "tolerante", me huele a chamusquina. Respeto, sí, porque no hay más huevos, añado yo. Yo no soy tolerante con los homosexuales, los que votan a partidos que no me gustan o a los que les gusta el curling. No, no es tolerancia lo que siento ante sus ideas, creencias o prácticas, que son obviamente diferentes (o incluso contrarias, en el caso de la política) a las mías: creo que están en todo su derecho. Tolerar, para mí, es sinónimo de molestar. Y a mí no me molestan en nada. ¿Por qué debería ser tolerante con ellos? Los acepto, y no hay más vuelta de hoja.

Seguiré pensando que algo traman todos esos "tolerantes" que hay por todas partes. Y, de cierta manera, haré una excepción con ellos y los toleraré.

---

Mañana día 29 de abril, en el local de la Asociación Musical Undersound de Granada, en la calle Pintor Zuloaga número 2, presentaré mi nuevo libro, llamado "Histerias minúsculas", genialmente ilustrado por el dibujante catalán Gerard Tauste. Es mi cuarto libro publicado: teniendo en cuenta que los dos primeros fueron compendios de relatos, el tercero un poemario (escrito a cuatro manos con Gabriella Campbell) y éste es una antología de microrrelatos, y siguiendo la serie lógica, me temo que el siguiente será un poemario de haikus. Viva la ley del mínimo esfuerzo.

PD: No, ya en serio, ya hablé de uno de mis proyectos, el de un poemario ilustrado por la ilustradora Soraya Molina. No es el único: también con ella estoy preparando un libro infantil cuyo título provisional es "Chloe y el huevo", y que espero que no tenga referencias específicas a Bataille (por lo que pudiera pasar). Otro proyecto a corto plazo es modificar uno de mis relatos para convertirlo en cortometraje (el cineasta en ciernes Daniel Corredera tiene la culpa) y convertir en palabras unas fotografías de Elena, una fotógrafa madrileña. Vamos a ver.

2 comentarios:

Ekaitz Ortega dijo...

El Gran Wyoming:

-Se toleran las cosas que te duelen o te dan por culo. A mí la gente distinta me gusta, no tengo que tolerarla.

Cocó Violante dijo...

Lo del repelús por esa palabra me lo comentaba un amigo mío también, mejor respetar que tolerar.

Suerte en la presentación :)

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...