miércoles, mayo 18, 2011

Y vosotros tan callados


Os lo confieso, estoy francamente decepcionado con mucha gente de mi entorno, gente rondando (si no superando ya ampliamente) la treintena, desempleados, en trabajos de mierda, autónomos que no llegan a fin de mes, o incluso funcionarios mileuristas (¿es que os creéis que todos los funcionarios viven como rajás?). Muy decepcionado. Están observando lo que está pasando estos últimos días y callan. Como si no fuera con ellos.

No pasaría nada si fueran de esa clase de gente, que también la hay en mi entorno, que es feliz con lo poco que tiene. Pero no, la mayoría son de los que luego, en petit comité, se quejan amargamente de lo mal que los trata la vida a nivel laboral. Pobrecitos ellos, que viven de forma precaria y sufren la coyuntura de una crisis que han provocado otros. Pobrecitos ellos cada vez que el banco les cobra la comisión de mantenimiento, cada vez que tienen que sacar dinero en un cajero que no es de su entidad y les clavan una comisión abusiva, cada vez que les suben la hipoteca. Pobrecitos ellos cuando ven cómo se convocan oposiciones con requisitos que sólo cumple el sobrino del alcalde. Pobres.

Ahora callan, callan como putas, como se dice vulgarmente. Como si no fuera con ellos. Se seguirán quejando en privado, pero miran las noticias, o navegan por internet, y no quieren ver que lo que está pasando les afecta. Que toda esa gente que acude a manifestaciones, o que acampa en diversas ciudades de España, lo hace también por ellos. Que cada golpe que un miembro de las fuerzas de seguridad del estado da tiene detrás a los políticos y banqueros que les joden la existencia.

La mayor decepción de todas, no lo niego, me viene de una parte de mi entorno que se considera progresista y que aplaudió las revueltas en el mundo islámico o en Islandia pero que ahora calla porque sienten que todo esto es un ataque contra el partido político (el PSOE, que hay que decirlo todo) al que ellos apoyan de manera cerril, pase lo que pase. Mi tristeza en este aspecto es infinita: ya es bastante deprimente que nos sigan vendiendo la moto de que hay dos Españas, la de los "fachas" (el PP) y la de los progresistas (el PSOE), y que se siga compartimentando en dos a una sociedad tan múltiple como la nuestra de una forma tan estúpida. Ahora, encima, estos amigos míos "progresistas" no se atreven a reconocer las actitudes fascistas del gobierno actual. Ellos eran los mismos que acusaron de dictador a José María Aznar, por supuesto.

Recapacito, y pienso que si Aznar hubiera hecho la mitad de lo que Zapatero ha consentido en estos dos últimos años, estos mismos que ahora callan habrían montado una revolución. Y me vuelve a invadir la decepción más absoluta.

2 comentarios:

Carneiro dijo...

Totalmente de acuerdo. Confío en la juventud, que se está comportando como tal: soñando con un mundo nuevo.
El resto, ya solo parece esperar a los bárbaros, como diría el poeta.

Virtu dijo...

La militancia no entiende de momentos históricos, se comporta como la religión y ofrece una verdad única y eterna: el partido.

un saludo

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...