sábado, julio 02, 2011

Esas pequeñísimas incertidumbres

Hay una piel morena en el enjambre
lleno de nidos
y de pústulas sanas
llenas de herrumbre

Ahora me sumerjo, y te veo,
te has quitado el corazón para mí
(órganos tocando un réquiem)

Delgada como eres, y convexa,
una sierpe recorre tu pelo y lo enrreda
en mil jirones

Y esos mil jirones de pelo
y de esencia, y de raíz,
son mil gritos de silencio y ruina
y de ruina y sangre
y de sangre y quietud

La quietud desmesurada de una ausencia
que se multiplica
mientras pienso en pieles morenas que no son tan claras
como la tuya.

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...