viernes, agosto 12, 2011

Нижний


Escruté un boceto antiguo de anhelo
parido en la tranquilidad de los bares de viejos,
apenas un esbozo añejo de inacabadas historias épicas infumables.

(Casi tanto como el último verso frase pensamiento)

La escombrera de tu boca llenó de bastas cadenas
la compleja atarazana que vomitó la obra.
Tus manos raudas desfiguraron mi conciencia,
introduciendo blasfemas controversias
con la excusa del amor eterno.

Mi magnum opus ultrajada, hecha jirones,
estúpidos jirones de amnesia y olvido,
tejida la vacuidad de la prisa
de los adolescentes recuerdos de tu coño,
con la quimérica existencia de una inteligencia afín
y perversa.

Río y maldigo, río
y mi boca calla en la risa más profunda
al observar que el manuscrito no ardió por completo, que
aunque es uno,
puede refundirse con sueño y miedo,
y risas de levante, y lenguas rápidas de amigos.

Y el príncipe levanta la bastarda
y secciona de un único golpe la testa de la hembra.

Ya está pensando el asesino en recomponer la obra a golpe de hacha.

Ya está ultimando los detalles de una dedicatoria sangrienta y esquiva.


---

No del todo afortunado, pero iba a decir exactamente lo mismo en prosa (añadiendo que yo, cansado y aburrido, sí fui puntual a mi cita) y no quedaba tan lucido. Ha sido un día tan productivo que casi da miedo. Llevaba diez años o más gestando mentalmente todo esto y prorrogando la fecha del parto que parece mentira que hoy (ya ayer), 11 de agosto de 2011, lo haya hecho. Felicidad, felicidad plena al estar ante la página en blanco y verla llena de garabatos, esquemas, mapas y demás. La puta felicidad que no podrán darme jamás ni una copa, ni un coño, ni un balón de fútbol. Sólo hay dos cosas que igualarán este día, que no es más que el del comienzo: el del fin y, por encima de todo...

No, espera, dejemos un poco de misterio. Mañana, fiesta de rusos blancos. Allí pensaré un poco en la gente que he conocido esta semana, y sobre todo en la que conoceré. Dejemos que el futuro decida si ese otro día glorioso verá la luz o se perderá en mi epitafio (seguramente como nota al pie de sepulcro).

---

Editando: ¿Pues no que al releerlo he visto dos fallos garrafales? El primero es que esa felicidad sí se puede repetir en un coño. Claro. El segundo, Jehová/Yahvé/Allah me perdone, es que si el Granada gana la Liga o la Copa supongo que sería equiparable.

Veo las dos opciones imposibles, así que haced caso omiso del "editando". ;)

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...