lunes, agosto 15, 2011

Y suena la flauta



... cuando menos te lo esperas. Otra idea más que llega a mi cabeza y que, vaya, no tengo ni que meditar. Acabo de darme cuenta, mientras veía del tirón los capítulos 2/6 al 6/6 de "Apocalipsis: La Segunda Guerra Mundial" (los dos primeros ya los había visto al completo, así que es casi como si hubiera visto la serie entera), de algo muy importante para lo que estoy escribiendo. Tan importante como saber la voz del libro.

Lo tengo. Estoy feliz. Era lo que más me preocupaba, porque la idea que tengo en mi cabeza lleva incubando tres lustros y esto todavía no estaba resuelto. Sin embargo, la solución que ha accedido a mi cabeza por ciencia infusa es perfecta, y se adapta por completo a mi manera de escribir.

Ahora, euforia. Mañana, ya veremos.

PD: Sonando de fondo lo último de The New Raemon. Llevo unos días con él y con Vetusta Morla, pero sobre todo con The National, Flogging Molly y The Gaslight Anthem. Estos tres últimos grupos son muy recomendables. Que me gusten los últimos discos de Vetusta Morla y The New Raemon... bueno, supongo que es porque todavía estoy emocionalmente disoluto, porque si no, no lo entiendo.

PD2: Editando, añado el vídeo con la canción que más me obsesiona ahora mismo, "Boca en la tierra", de Vetusta Morla. Me gusta, y me identifico, y todo eso.

Nos dejaron las balas
y un enjambre de abejas
ése fue su tesoro y una noche oxidada.

Nos alzaron en brazos
descubrimos planetas
nos creímos tan fuertes como héroes de guerra.

Y en mitad del relámpago llegó el mal de altura
fuimos sed en el aire pero boca en la tierra.

Ahora alumbras las horas
con guiños que se escapan
cubriendo el recuerdo con bandejas de plata.

Y nos echamos tanto de menos
que nos da por despegar
en avenidas de pegamento, clavados por las rodillas.

Y en mitad del relámpago llegó el mal de altura
fuimos sed en el aire pero boca en la tierra.

La antena está abierta esperando una señal
la señal que no llega a esta sala de espera es una eternidad.
Y el tesoro perfecto lo cubrió la tormenta
con aviones cruzándose en la noche más negra.

Y en mitad del relámpago llegó el mal de altura
fuimos sed en el aire pero boca en la tierra


PD3: Haceos cargo de que tres lustros de mi vida es casi la mitad. Muchísimo tiempo. Demasiado tiempo.

1 comentario:

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...