viernes, noviembre 18, 2011

The Big Bang Theory

Hay amores que son inmortales, y los hay de dos tipos:

-Los que son imposibles. Esos se recuerdan siempre y te acompañan hasta la tumba. Un puñado de recuerdos o de deseos frustrados. Tal vez un par de encuentros torpes, quizá ni siquiera un beso. Aquella vez que coincidieron las miradas, que ella rió un chiste de él o él completó una frase de ella. O un roce de manos, o una sonrisa furtiva. Un algo pequeño y deshecho que convirtió en un momento, y sólo por un instante, lo imposible en posible. Luego la realidad lo sepultó, pero en las mentes quedó ese amor que pudo ser y no fue. Un amor inmortal, después de todo, pues no hubo roce ni rutina que lo pudiera destruir. Un amor que, aunque durara años, siempre parecía nuevo, a estrenar, pues estaba compuesto de retazos de nada o trozos de muy poco.

-Los que son posibles y ocurren, pero son frustrados sobre la marcha antes de que aparezca el deterioro del paso de los años. Sobre todo si uno de los amantes va y, vaya ocurrencia, se muere.

---

Otra teoría peregrina de los últimos días y semanas construida a base de escuchar a la gente. No de oírla, sino de escucharla.

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...