martes, agosto 30, 2011

Unsere Gärten


Una tranquilidad de infarto llegó temblando entre nubes y almendras.

Es lo que tienen los días fértiles de obuses,
la sinceridad clavada a un palo sangrante.

Me he enamorado de una sombra
pasada y futura, ajada
de presentes inciertos y sombríos.

Ojeras y rímel fucsia, todo en uno,
sembrando vísperas de funeral en cada tono de móvil.

Primero segundo tercero cuar
ahora coges, ahora saludas, ahora te enervas evitándome
-no me digas eso, no tengo las ganas, ni el tiempo,
no tengo la opción de elegir, ni-

Lo que no tienes es el valor
de aceptar que las cosas nacen y mueren
y estás acostada hace años en un lecho marchito
fecundo de ilusiones rotas y machacadas esperanzas.

miércoles, agosto 24, 2011

Diez años


Tenemos los codos desgastados de esperar a la intemperie
subidos como estamos en andamios alados.

(Tienes un cabello color cobre que me marchita el alma,
¿lo sabes, niña?)

1. Obertura

Seguramente yo no era más que un hijo del arado,
mazorca de maíz incompleta, pan y pluma
llegaron a mi noche estrellada
de infartos involuntarios, qué sé yo
de gatos olfateando la niebla.

Mas el felino degusta la sombra
y yo me convierto en el felino.

Veo tu cara en un espejo y grito
hay voces, hay voces
que cocean verdades duras como tumbas.
Me gusta tu aliento, me gustan las raíces de tu losa,
me gustan los ácaros que anidan en las sierpes de tu pelo.

Me gustas tú, en suma,
el amor llegará luego
e inundará mi alma o, tal vez,
simplemente me sumergiré en las aguas oscuras del desvelo.

2. Nudo

Llámalo amor, llámalo un te quiero
con miles de sonrisas desazonadas y envueltas en sangre
(seremos pobres, seremos viejos;
sí, estoy llorando en este mismo momento)
raquíticas ramas de tormenta hundidas en la noche más oscura
brillando
brillando y humeantes
cada vez que rompíamos reglas inquebrantables no escritas
o jodíamos musarapas de esquirlas de odio.

Está bien, somos sinceros,
y eso lo coagula todo, incluso la tempestad.
Incluso la lujuria que no llega,
ese sentimiento de estar perdiéndonos todo,
la angustia de las horas secas,
el sexo vano, el sexo cruel y monotemático,
las cosas que yo sé de ti y que ignoras.

Ese aire que respiras ya pasó por mi garganta
y casi me ahoga.

3. Casi el desenlace

Sigo llorando y escucho
trompetas inundando mi alma.

Es el catecismo de tu cuerpo
que implora:
saca la espada y saja mi cuello
ahora, antes fue pronto y después será tarde
y lo sabes.

Mis tristes y torpes poemas no se equipararán nunca
a tus bordados de letras. Lo sé.
No conozco más tinta que el añil deleble
mientras tú succionas sangre jugos gástricos y esperma
con una total
y absoluta
indiferencia.

4. Conclusión

Vivo en carne viva y penando
con esferas incandescentes de tu cuerpo
sobre mi eterna cabeza.

(Si me la corto se convertirá
en poco más que una pelota)

Hubo un amor, y hubo un rostro,
y tus ojos fueron el teatro de la ausencia.

Que te añoro, eso lo sabe cualquiera.

El amor es hueco, se puede rellenar de penitencias,
y la madre de mis hijos no conocerá jamás
esta verdad ausente con ojos ensangrentados
que desafía gravedades con la máscara
de la más pura complacencia.

--

El último párrafo lo cambié a última hora por ser demasiado explícito. Eso hizo que fuera muy malo. Vale, menos da una piedra.

lunes, agosto 15, 2011

Y suena la flauta



... cuando menos te lo esperas. Otra idea más que llega a mi cabeza y que, vaya, no tengo ni que meditar. Acabo de darme cuenta, mientras veía del tirón los capítulos 2/6 al 6/6 de "Apocalipsis: La Segunda Guerra Mundial" (los dos primeros ya los había visto al completo, así que es casi como si hubiera visto la serie entera), de algo muy importante para lo que estoy escribiendo. Tan importante como saber la voz del libro.

Lo tengo. Estoy feliz. Era lo que más me preocupaba, porque la idea que tengo en mi cabeza lleva incubando tres lustros y esto todavía no estaba resuelto. Sin embargo, la solución que ha accedido a mi cabeza por ciencia infusa es perfecta, y se adapta por completo a mi manera de escribir.

Ahora, euforia. Mañana, ya veremos.

PD: Sonando de fondo lo último de The New Raemon. Llevo unos días con él y con Vetusta Morla, pero sobre todo con The National, Flogging Molly y The Gaslight Anthem. Estos tres últimos grupos son muy recomendables. Que me gusten los últimos discos de Vetusta Morla y The New Raemon... bueno, supongo que es porque todavía estoy emocionalmente disoluto, porque si no, no lo entiendo.

PD2: Editando, añado el vídeo con la canción que más me obsesiona ahora mismo, "Boca en la tierra", de Vetusta Morla. Me gusta, y me identifico, y todo eso.

Nos dejaron las balas
y un enjambre de abejas
ése fue su tesoro y una noche oxidada.

Nos alzaron en brazos
descubrimos planetas
nos creímos tan fuertes como héroes de guerra.

Y en mitad del relámpago llegó el mal de altura
fuimos sed en el aire pero boca en la tierra.

Ahora alumbras las horas
con guiños que se escapan
cubriendo el recuerdo con bandejas de plata.

Y nos echamos tanto de menos
que nos da por despegar
en avenidas de pegamento, clavados por las rodillas.

Y en mitad del relámpago llegó el mal de altura
fuimos sed en el aire pero boca en la tierra.

La antena está abierta esperando una señal
la señal que no llega a esta sala de espera es una eternidad.
Y el tesoro perfecto lo cubrió la tormenta
con aviones cruzándose en la noche más negra.

Y en mitad del relámpago llegó el mal de altura
fuimos sed en el aire pero boca en la tierra


PD3: Haceos cargo de que tres lustros de mi vida es casi la mitad. Muchísimo tiempo. Demasiado tiempo.

viernes, agosto 12, 2011

Нижний


Escruté un boceto antiguo de anhelo
parido en la tranquilidad de los bares de viejos,
apenas un esbozo añejo de inacabadas historias épicas infumables.

(Casi tanto como el último verso frase pensamiento)

La escombrera de tu boca llenó de bastas cadenas
la compleja atarazana que vomitó la obra.
Tus manos raudas desfiguraron mi conciencia,
introduciendo blasfemas controversias
con la excusa del amor eterno.

Mi magnum opus ultrajada, hecha jirones,
estúpidos jirones de amnesia y olvido,
tejida la vacuidad de la prisa
de los adolescentes recuerdos de tu coño,
con la quimérica existencia de una inteligencia afín
y perversa.

Río y maldigo, río
y mi boca calla en la risa más profunda
al observar que el manuscrito no ardió por completo, que
aunque es uno,
puede refundirse con sueño y miedo,
y risas de levante, y lenguas rápidas de amigos.

Y el príncipe levanta la bastarda
y secciona de un único golpe la testa de la hembra.

Ya está pensando el asesino en recomponer la obra a golpe de hacha.

Ya está ultimando los detalles de una dedicatoria sangrienta y esquiva.


---

No del todo afortunado, pero iba a decir exactamente lo mismo en prosa (añadiendo que yo, cansado y aburrido, sí fui puntual a mi cita) y no quedaba tan lucido. Ha sido un día tan productivo que casi da miedo. Llevaba diez años o más gestando mentalmente todo esto y prorrogando la fecha del parto que parece mentira que hoy (ya ayer), 11 de agosto de 2011, lo haya hecho. Felicidad, felicidad plena al estar ante la página en blanco y verla llena de garabatos, esquemas, mapas y demás. La puta felicidad que no podrán darme jamás ni una copa, ni un coño, ni un balón de fútbol. Sólo hay dos cosas que igualarán este día, que no es más que el del comienzo: el del fin y, por encima de todo...

No, espera, dejemos un poco de misterio. Mañana, fiesta de rusos blancos. Allí pensaré un poco en la gente que he conocido esta semana, y sobre todo en la que conoceré. Dejemos que el futuro decida si ese otro día glorioso verá la luz o se perderá en mi epitafio (seguramente como nota al pie de sepulcro).

---

Editando: ¿Pues no que al releerlo he visto dos fallos garrafales? El primero es que esa felicidad sí se puede repetir en un coño. Claro. El segundo, Jehová/Yahvé/Allah me perdone, es que si el Granada gana la Liga o la Copa supongo que sería equiparable.

Veo las dos opciones imposibles, así que haced caso omiso del "editando". ;)

jueves, agosto 11, 2011

De maíz


Y con sus garras el Leviatán asfixia y mata,
como predijeron Auster, Hobbes, Mastodon y Jehová.
Él sube la mano blanquecina sosteniendo un corazón inflamado
y lanza una jabalina sangrante
hacia un campo de desechos sembrado de escarcha.

Si te fijas ves que no es más que semen que se desperdicia,
ámbar gris de un cachalote olvidado, al que creían extinto,
protagonizando cuentos, haciendo furtivas apariciones
en sueños de desamparadas niñas de pelo suelto, lacio, moreno,
piel oscura, manos flacas
(de esas que lloran cada noche al recordar
un marido futuro y calvo de nombre bisílabo),
tocándose unos pechos apenas floridos
de la incertidumbre.

Es entonces cuando el gigante cetáceo sonríe a destiempo
y la gente aplaude y las chicas lloran.

Hay un niño gordito y con gafas en primera fila de butacas
que sorbe mocos ahumados sintiéndose uno con la ballena gigante y barbuda,
mascando ya sus próximas pesadillas de niñitas aullantes de desconsuelo.

¿Qué es lo que gritan, madre? ¿Qué es?
¿Acaso mi nombre bisílabo anclado a un epitafio que no leerá en voz alta
nadie?

---

Blogger se carga el puto formato del texto. Si alguien tiene el más mínimo interés, que pregunte.

viernes, agosto 05, 2011

miércoles, agosto 03, 2011

Seré sincero


Hay una hilera de hormigas subiendo por mi pierna
y no sé qué quieren.

Tampoco sé qué busco en tus viejas cartas ajadas
fotos en blancoynegro de anteayer
mensajes al móvil
emails inquietantes y sinceros.

Son insectos, me repito, son insectos
mordiendo con minúsculas mandíbulas
mi rodilla, mi codo, mi entrepierna.

Ahora las tengo en mis ojos,
ahora las oigo desgarrar la carne
ahora
ahora
ahora
ahora muero, y renazco, y desfallezco,
y me hago carne y gotas de agua y sangre.

Y lágrimas
sobre todo infinitas lágrimas.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...