lunes, junio 25, 2012

Stellar


Me decían "pronto llegará el deshielo",
y yo pensaba en la tortura de creerse viejo, cínico,
ajeno a las primaveras y veranos y solsticios
de buena suerte, manos cogidas, besos elásticos.

"Podría conformarme con un sucedáneo", me dije,
y espasmódicamente aspiraba por la boca,
a la manera de un pez carpa violáceo,
los fragmentos de vida y luz que me regalaba la noche.

Uno, dos, cuatro, quince fragmentos de nube
ahora se clavan en tus ojos oblicuos,
los resortes subterráneos activados, la risa a flor de labios,
unos pequeños dedos pellizcando, inclementes,
como gritando "despierta, despierta,
ha entrado la luz del día por tu sucia ventana,
los cristales empañados de niebla ahora lucen translúcidos y puros y simples,
tu habitación parece más grande, tú pareces
casi otra persona más quieta, más viva, más..."

Más brillante que los ojos de la paloma que anida en tu pelo,
que el calor de tu vientre, el incienso de tu pecho,

o nuestras bocas entrelazadas en la oscuridad perpetua.


No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...