viernes, noviembre 23, 2012

El Zócalo




Es una nuez minúscula que,
acunada en el hueco que forman
las manos de la durmiente
que con sus ojos mutila
a todas las bellas y hadas y brujas
nacidas y por nacer,
vibra primorosa, latido tras latido,
al ritmo presuroso
de los más pequeños sintientes.

Es un fruto tuyo, mío,
nuestro,

de pequeñas manos enroscadas,
párpados traslúcidos, lengua puntiaguda,
semilla que refleja a pequeña escala
nuestra imagen,
mientras clava las pequeñas uñas
en lo que esconden nuestras meninges,
en lo que bombea la sangre,
en lo que nos convierte

en ti, en mí,
en nosotros.   

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...