domingo, septiembre 28, 2014

Aduladora


La bien pagada añora las cosas sencillas del pasado
-vestir de luto, vestir de fiesta, la verbena, el algodón de azúcar-
mientras se lustra unos zapatos de charol raídos.

Los llevaba puestos cuando el primer beso. 
Estarán con ella para siempre. 

Tiene marcas en los labios de morder carne y masticar rabia
-esa ira mal contenida de futuro mal encauzado-
y ojeras tan grandes como el Mar Negro.

Las llevaba puestas cuando el primer beso.
Estarán con ella para siempre.

Los planes de vida sucumbieron a la propia vida
-casa propia, un árbol frutal, un amor que perdure-
y el miedo a la muerte es un ladrón que acecha.

Los llevaba puestos cuando el primer beso.
Y estarán con ella para siempre. 

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...