sábado, mayo 16, 2015

Polvo somos

Nací muerto. Como todos.
Porque, no te engañes, tú llegada a este mundo hiede a cadáver:
la mujer que quieres no perdurará,
tus hijos te sobrevivirán y luego se harán polvo,
tu perro, tu gato, el dueño de la casa
serán cenizas tarde o temprano.

El que vigila tu hipoteca desde una atalaya insomne,
los que te juzgaron en exámenes, oposiciones y concursos,
el camarero que emborracha tus noches,
la cocinera de tus platos favoritos.

El taxista, el policía, el juez,
la que te puso la multa aquella mañana de frío intenso,
el árbitro que, cuando eras niño, te pitó un penalty injusto.

Todos están muertos desde la cuna. Todos
huelen como huele la carne reseca en la encimera
después de un julio angosto o un agosto reseco.

Olor a muerte. Es el tuyo, hazte el cuerpo a él.

Porque olerás y luego desaparecerás y luego
(con un poco de suerte)
solo serás una entrada que nadie leerá en wikipedia. 




No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...